Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 11 2004 97 Deportes España gana y sale ilesa Sergio García y Miguel Ángel Jiménez, al asalto de la Copa del Mundo de golf, que comienza hoy en Sevilla ESPAÑA INGLATERRA 1 0 Más patadas que fútbol en un partido nada amistoso en el que Xavi lideró a una selección que jugó disputó treinta minutos muy buenos ENRIQUE ORTEGO MADRID. ¿Amistoso contra Inglaterra? Nunca jamás. Ni en las colonias, que diría Luis. Los que inventaron esto del fútbol juegan con antifaz y con un balón por medio se pegan hasta con su padre. Y Rooney, la última joya del Imperio Británico, fue un hooligan de pub metido a futbolista. Tiene maneras y detalles de buen jugador, pero cuando se ofusca reacciona como un niñato mal criado. El correctivo que le dio su seleccionador- -Eriksson sí que es un gentleman -sustituyéndole antes del descanso y antes de que acabara expulsado debe servir para bajarle los humos. El partido del V Centenario de la selección fue casi Trafalgar. La batalla fue campal en lugar de naval. A falta de fútbol, una ración de patadas. Sobre todo en la primera parte, hasta que Raúl y Beckham, en el descanso, firmaron un armisticio. Los ingleses las reparten como consumen fish chips Van a todo. Al bulto y el balón. Y siempre dejan el pie. Una forma de atemorizar al adversario como otra cualquiera. Con su juego, por lo menos ayer, es casi imposible que asusten a nadie. Arrancó la selección con una brillantez que si tuviera una mínima continuidad invitaría a la esperanza. Pero las burbujas de su fútbol se apagaron a la media hora. Luego, sólo nos queda Xavi. El azulgrana se ganó a un Bernabéu medio lleno de quinceañeros y supporters con otra lección de fútbol práctico y preciosista. Liberado de la posición clásica de medio centro acapara espacios con una inteligencia reservada a los privilegiados. Pasa, conduce, tiene retrovisores panorámicos. Volvió a ser el líder de un equipo que, hasta que se sintió cosido a patadas, interpretó un fútbol abierto, fluido y profundo, pero falto de remate. desperdició (m. 24) un penalti que no había sido- -Robinson no le derribó- -y hasta el descanso el partido fue el despropósito de patadas ya comentado. Ya con la paz firmada, Luis dio entrada a Guti (Raúl) Luque (Torres) y Pablo (Marchena) Curioso que el seleccionador colocara al madridista como segundo delantero, cuando está jugando en su equipo de medio centro. Domi- nio total de España en esa segunda parte, pero con igual falta de efectividad que en la primera. Inglaterra, inadvertida. Eriksson, fiel a su costumbre, realizó sus cambios a partir del minuto 60 y sus hombres se dedicaron a pasar el tiempo ya sin sus mejores jugadores, es un decir, en el campo. Lamentable la segunda parte, pues un partido con 12 cambios no podía tener ya fluidez. España (4- 1- 3- 2) Casillas; Míchel Salgado, Juanito, Marchena (Pablo, m. 46) Del Horno; Xabi Alonso (Orbaiz, m 69) Joaquín (Romero, m. 78) Xavi, Reyes (Angulo, m. 58) Raúl (Guti, m. 46) y Torres (Luque, m. 46) Inglaterra (4- 4- 2) Robinson; Gary Neville, Ferdinand (Carragher, m. 62) Terry (Upson, m. 65) A. Cole (Defoe, m. 78) Beckham (Wright Philips, m. 60) Butt, Lampard (Jenas, m. 60) Bridge; Rooney (Smith, m. 42) y Owen. Árbitro Georges Kasnaferis (Grecia) Mostró cartulina amarilla a Rooney y A. Cole. Se equivocó en la acción del penalti. No hubo derribo a Raúl. Gol 1- 0. m. 10: Del Horno. Casillas acabó estampado contra la valla por un empujón de Rooney, imagen de lo bronco que fue e primer tiempo ANGEL DE ANTONIO Joaquín, aliado de Xavi Hasta que se le acabó el aire- -media horita larga- Joaquín fue el mejor aliado de Xavi. Por su banda la selección hizo daño, a pesar de que por ahí Inglaterra tenía dos laterales zurdos, uno reconvertido en centrocampista. Sin embargo, por la otra banda Reyes no estuvo tan brillante. Definitivamente le pesa la camiseta nacional. Se encoge, no es el del Arsenal. Casi tanto como a Fernando Torres, a quien, además, le puede le ansiedad. El tempranero tanto de Del Horno, en un despiste defensivo inglés a la salida de un córner, permitió a España jugar sin la necesidad de arriesgar demasiado. Atrás se mantuvo firme y cuando Xavi encontraba aliados encadenaba circulaciones largas de balón coreadas con olés, pero con nula efectividad para el marco contrario. Raúl ASÍ JUGARON ESPAÑA Casillas: bien. Salgado: bien. Juanito: bien. Marchena: bien. Del Horno: notable. Xabi Alonso: bien. Joaquín: bien. Xavi: muy bien. Reyes: mal. Raúl: regular. Torres: mal. Guti: regular. Pablo: regular. Luque: regular. Angulo: regular. Orbaiz: regular. El técnico. Luis Aragonés. Bien. El equipo comienza a asimilar sus conceptos, sobre todo defensivos. Tácticamente bien plantado, pero con poco remate. Lo mejor: el arranque del partido, con fútbol fluido y por las bandas, sobre todo la derecha. Xavi, líder indiscutible, se movió con jerarquía. Lo peor: la poca continuidad en el juego y la escasa llegada. Hay jugadores que rinden en la selección por debajo de lo normal, caso de Torres y Reyes. INGLATERRA Robinson: regular. G. Neville: regular. Ferdinand: regular. Terry: bien. A. Cole: regular. Beckham: mal. Butt: mal. Lampard: mal. Bridge: mal. Owen: mal. Rooney: mal. Carragher: regular. Upson: regular. Jenas: mal. Smith: regular. Wright Philips: regular. Defoe: sin calificar. El técnico. Sven Goran Eriksson: regular. Buen detalle el quitar a Rooney, pero muy poco juego en su equipo, con escasos recursos técnicos y tácticamente previsibles. Lo mejor: su sentido profesional y su entrega hasta el final. Buena parada de Robinson en el penalti de Raúl. Lo peor: su ínfima calidad individual, nulos en el centro del campo y con pocas llegadas arriba. Dieciséis heridos por incidentes entre ambas aficiones AFP MADRID. El partido amistoso frente a Inglaterra no resultó tan amigable en lo referente a las dos aficiones. Antes del comienzo del encuentro, los aficionados de ambos equipos se enfrentaron en los alrededores del Santiago Bernabéu y los incidentes se saldaron con diciséis heridos leves, según fuentes policiales. Las fuerzas del orden actuaron con rapidez para separar a los dos grupos. Cuatro de los heridos, tres ingleses y un español, presentaban hematomas diversos por golpes y contusiones.