Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 11 2004 Cultura 61 Para Eduardo Mendoza, el subsidio ha empobrecido la cultura catalana El escritor considera que se ha creado una España dolorida b Eduardo Mendoza pronunció una conferencia en el Instituto Cervantes de Berlín, en la que manifestó, entre otras cosas, que el nacionalismo no es de izquierdas RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El escritor barcelonés Eduardo Mendoza diseccionó para este diario los delicados hilos que mueven las identidades catalana y española, criticó un exceso de simbolismo que calificó de pre- político así como una verticalidad excluyente en el nacionalismo heredada del franquismo también el ejercicio de la reclamación como único programa y el contradictorio nacionalismo juvenil como huida de una realidad apolítica y sin emociones Se ha creado una España dolorida lamentó Mendoza de la política actual y de la novedad de pedir o exigir perdones pero sería un enfrentamiento en términos abstractos y políticos, porque la gente sigue tratándose con la cordialidad de siempre La faceta na- cionalista dominaría la escena española, según el autor de El año del diluvio en parte porque en el tardofranquismo los partidos prefirieron no desgastarse y dejaron sitio a unos nacionalistas que necesitaban hacer base social antes de que la democracia los postergara, de ahí el mito del nacionalismo como antifranquista Pero sería tan culpable un torpe ritmo de transferencias autonómicas como práctica negociadora de Madrid que eternizó la práctica de la reclamación Guerracivilismo recurrente En intervención posterior en el Instituto Cervantes de Berlín, Mendoza lamentó tener que defraudar al respetable, pero el nacionalismo no es de izquierdas opinó que la cultura catalana se ha empobrecido y ha perdido creatividad desde que es promovida; calificó como absurdo pero explicable el guerracivilismo recurrente, y comparó a ETA con las bandas latinoamericanas que secuestran y negocian por dinero: Esto no es sólo de izquierdas El autor de La ciudad de los prodi- gios que estrena en Barcelona Greus qüestions dijo temer hablar de identidad, porque es algo muy cercano al sistema nervioso pero adujo que el nacionalismo en sí es violento porque necesita excluir y forzar la realidad a su gusto, aunque pueda abstenerse de practicar violencia mostrarse civilizado e incluso darnos a los no nacionalistas alguna medalla dijo en referencia a la de Sant Jordi que ha rechazado Albert Boadella. Pese a sus contradicciones defendió la normalización lingüística como discriminación positiva para recuperar el catalán, pero no ha dado el resultado proclamado Criticó el uso frívolo de la palabra genocidio para la cultura y defendió el bilingüismo como el fenómeno más natural y extendido en el mundo. En cambio ironizó sobre la defensa del mestizaje; me temo que es algo muy superficial: más bien suele ser uno el que mesticea al otro Los jóvenes hoy se encontrarían en la trampa de ser nacionalistas pero pro- mestizaje, ahora siempre que éste sea exótico, claro no de la región vecina. Eduardo Mendoza