Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 11 2004 51 Manifiesto de los obispos de Cataluña contra la adopción de niños por parte de homosexuales Un proyecto iniciado en 1996 Los tres vuelos realizados con aviones experimentales X 43- A, impulsados por motores de tecnología scramjet, forman parte de un proyecto iniciado por la NASA en el año 1996 con 230 millones de dólares. El motor scramjet utiliza hidrógeno como combustible, que se mezcla y reacciona con el oxígeno del aire, que entra a velocidad supersónica. En el último vuelo experimental alcanzó una velocidad 11.265 kms h, casi Mach 10, aunque este sistema de propulsión podría teóricamente superar quince veces la velocidad del sonido. El motor hipersónico sólo puede funcionar si el vehículo alcanza una velocidad Mach 4 con un motor a reacción convencional. Misiles, cohetes lanzadores de satélites y aviones comerciales podrían beneficiarse de esta tecnología. 230 millones de dólares. El primero se acometió en 2001, pero fue un fracaso. El avión X 43- A fue destruido antes de la ignición del motor scramjet porque el convencional falló y el ingenio se desvió de su curso. El segundo vuelo se efectuó, con éxito, en marzo pasado. El motor scramjet funcionó 11 segundos, como estaba previsto, propulsando el X 43- A a Mach 7. Durante ese vuelo se observó que los bordes de las alas del pequeño avión alcanzaron temperaturas muy elevadas, lo que obligó a reforzarlas para la tercera misión con fibra de carbono. Los responsables de este proyecto saben que queda mucho trabajo antes de que veamos volando vehículos con motores scramjet. Según las previsiones más optimistas, eso no podrá suceder antes de dos décadas. Primero habrá que idear métodos para lograr vehículos como el X- 43 A que puedan reutilizarse tras cada vuelo hipersónico. Esa próxima fase y las siguientes de desarrollo tecnológico necesitarán una partida presupuestaria muy superior a la destinada hasta ahora por la NASA. Sanidad condiciona la financiación de estudios con células madre en Valencia a la incorporación de dos científicos La Generalitat asegura que su proyecto ha estado siempre abierto b El Ministerio quiere que el gobierno valenciano incluya en sus grupos de investigadores a los equipos de Isabel Fariñas y Salvador Martínez L. DERQUI G. ZANZA VALENCIA MADRID. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, justificó ayer que no se haya firmado aún con el Gobierno valenciano un convenio para la investigación sobre terapia celular y medicina regenerativa por el hecho de que no se haya incluido a determinados investigadores. En una respuesta parlamentaria al senador del PP Antonio Román, la ministra aseguró que por razones que no nos han sido explicadas, en la propuesta presentada por la Generalitat no se incluían varios de los sin duda mejores grupos de investigación en este ámbito Salgado fue más allá en su respuesta ante el Pleno del Senado e incidió en que otros grupos de investigación muy importantes sólo colaboraban en el proyecto de manera muy colateral Además, la ministra vinculó la inclusión de estos científicos a la firma del convenio y la financiación del mismo: El Ministerio de Sanidad- -dijo- -ha invitado a la Generalitat a contemplar en su proyecto la participación de todos los investigadores de la Comunidad. Una vez que se tengan garantías de que están incluidos en el mismo, la financiación de ese convenio será similar a la de las otras Comunidades autónomas El Ministerio de Sanidad, según fuentes oficiales, quiere que la Generalitat valenciana incluya proyectos de investigación con células madre embrionarias con dos equipos; el liderado por Isabel Fariñas, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia, y el de Salvador Martínez, de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) El proyecto presentado por el Ejecutivo levantino incluye ocho grupos de investigadores, dirigidos por Carlos Simón, Almudena Ramón, Montero, García Verdugo, Álvarez Dolado, Antonio Barcia, Mullor y O Connor. Todos ellos llevan acabo distintos trabajos sobre obtención de líneas celulares, regeneración de tejidos infartados, tejidos neuronales y médula espinal, entre otros. El consejero de Sanidad de la Comunidad valenciana, Vicente Rambla, aseguró ayer que el Centro Superior de Alta Tecnología de Valencia siempre está siempre abierto a la investi- La firma de un acuerdo con Valencia acumula un retraso de 6 meses gación y no hay inconveniente, ni lo ha habido nunca, de que a sus proyectos se sumen todos aquellos científicos que puedan aportar un valor añadido El consejero afirmó, en declaraciones a Efe, que lamenta que Salgado hable de incluir más científicos, cuando este proyecto ha estado siempre abierto También indicó que desde la Consejería de Sanidad se ha defendido siempre la inclusión de científicos de cualquier sitio que puedan trabajar en estos proyectos La Generalitat valenciana estudia en estos momentos la segunda propuesta de convenio para la investigación en medicina regenerativa, para determinar si recoge las demandas E. MANZANA de la Comunidad y si incluye los mismos contenidos que el acuerdo firmado por el Ministerio con Cataluña y Valencia. Hace nueve días, la Generalitat anunció que no firmaría un acuerdo con el Ministerio para cofinanciar las investigaciones con células madre mientras no se modificase su contenido y fuese exactamente igual al rubricado con Cataluña y Andalucía. Vicente Rambla denunció que mientras las dos Comunidades gobernadas por el PSOE recibirán en marzo 5,4 millones de euros cada una en concepto de inversiones, el convenio para Valencia sólo incluía 1,5 millones para inversiones y, además, gastos de funcionamiento. Diseño de aviones reutilizables En el vuelo de esta semana, el avión X- 43 A fue propulsado hasta una velocidad de Mach 4 por un cohete Pegaso, que despegó en el aire desde la panza de un viejo bombardero B- 52. El gran reto es diseñar un sistema para que el X 43- A u otro avión similar pueda despegar desde el suelo con un motor convencional hasta alcanzar la velocidad necesaria para proceder entonces a la ignición del motor scramjet. Probablemente, los primeros vehículos con esa revolucionaria tecnología serían similares a los cohetes de varios pisos o etapas, con sus correspondientes propulsores, que se desprenden a medida que ganan velocidad y altitud. Con una longitud de 3,7 metros, los tres aviones X- 43 A construidos hasta ahora eran aparentemente idénticos, pero tenían ligeras diferencias en la geometría del motor scramjet en función de la velocidad que se esperaba alcanzar durante cada prueba. El Gobierno ultima un registro central de testamentos vitales G. Z. MADRID. El Ministerio de Sanidad remitió ayer a las Comunidades Autónomas el proyecto de Real Decreto por el que se regula el Registro Nacional de Instrucciones Previas. Este registro de testamentos vitales unificará los ya existentes en nueve Autonomías y dará cabida también a los ciudadanos que quieran expresar sus últimas voluntades pero que no tengan en su lugar de residencia un registro autonómico. Con este Real Decreto se pondrá fin a un vacío normativo existente desde hace dos años. Hasta ahora, los ciudadanos que ya habían expre- sado en sus lugares de residencia sus voluntades sobre futuros cuidados médicos o sobre el destino de su cuerpo o de sus órganos una vez que hubiese fallecido, podían no ver cumplidos sus deseos si finalmente fallecían en otra Comunidad. En estos momentos, nueve Comunidades han creado este registro de voluntades anticipadas. Andalucía, Aragón, Cataluña, Navarra, País Vasco, Madrid, Valencia y Extremadura cuentan con él. Allí pueden señalar qué tipo de actuaciones médicas desean en caso de estar imposibilitado para decidirlo por sí mismo.