Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid JUEVES 18 11 2004 ABC El Vega único autor material del asesinato de la familia gitana, según las autopsias Intentó cortarse las venas con un canto de ladrillo en el calabozo de la Policía Local de Torrevieja ingresado en prisión en Madrid en las últimas horas como presuntos autores de un delito de inducción al homicidio y encubrimiento CRUZ MORCILLO MADRID. David R. V. alias el Vega el presunto autor del crimen de una familia de etnia gitana, intentó cortarse las venas el martes por la tarde con un guijarro de ladrillo, arrancado de la pared, en los calabozos de la Policía Local de Torrevieja (Alicante) El intento de suicidio se produjo mientras esperaba su traslado a la cárcel de Foncalent, según fuentes policiales. Sólo unas horas antes, la juez de Instrucción número 6 de esa localidad había decretado su ingreso en prisión incondicional ante las evidencias que le presentaron los investigadores de que era la persona que acabó, en solitario, con la vida de Amalio M. V. Ada F. F. ambos de 17 años, y su bebé Nerea, de nueve meses. David reconoció a la Policía, de forma verbal, que mató a los tres menores porque Amalio era un cabrón y le amargaba la vida pero negó ante la juez ser el autor de los asesinatos. Sí admitió que conocía a las víctimas de toda la vida del barrio y que compraba cocaína a Amalio habitualmente. Explicó que había ido a Alicante para celebrar el cumpleaños de su hermano. b Otras tres personas han etnia gitana- -éstos le pagaban su trabajo en droga y habían intentado engañarlo- Según los investigadores, varias de las personas que allí se reunieron animaron a David a que matara a Amalio e, incluso, le proporcionaron un cuchillo de grandes dimensiones. David siguió consumiendo estupefacientes y ya de madrugada convenció a uno de sus conocidos de que lo acompañara a la casa del que ya era su rival, aunque su cómplice optó por esperarlo en el coche. Lloraba demasiado Amalio le abrió la puerta y el Vega le asestó una puñalada que dejó malherido al menor a la entrada del patio. Entonces se dirigió al interior e intentó acuchillar a Ada, pero ésta forcejeó con el agresor y logró arrebatarle el arma. En la refriega, David se cortó la mano con la hoja del cuchillo- -cuando fue detenido aún tenía la herida- El bebé comenzó a llorar desesperadamente y el asaltante también lo apuñaló dos veces. Cuando ya salía y al cruzar el patio Amalio, aún vivo, se enganchó a la Medidas en la cárcel para evitar que se lesione David R. V. será sometido a una especial vigilancia en la cárcel de Foncalent (Alicante) donde áun no había ingresado a última hora de la tarde de ayer, mientras se decide su traslado a Madrid. Se le aplicará el protocolo que Prisiones tiene establecido para aquellos reclusos que presentan riesgo de suicidio o son susceptibles de ser amenazados por otros internos, según confirmaron fuentes de Instituciones Penitenciarias. El hecho de que ya haya intentado autolesionarse y el terrible crimen del que se le acusa han motivado esta decisión, dado que existe el temor de que algunos reos de la misma etnia que las víctimas intenten vengarse de el Vega Las medidas incluyen asignarle una celda compartida con algún preso de confianza y son complementarias al régimen de aislamiento, según el cual sólo tendría contacto con dos o tres internos. Un hermano le advirtió La reconstrucción policial de los hechos, una vez conocidos los resultados de las autopsias, resalta que David R. V. es el único autor material de los asesinatos, como lo demuestran la forma y trayectoria de la docena de puñaladas que recibieron los tres menores, asestadas por una única mano. En las últimas semanas estaba haciendo reformas de albañilería en la casa de las víctimas y la tarde del crimen se reunió con un hermano de Amalio. Éste le advirtió que no fuera a la vivienda de Sánchez Preciado- -tenía intención de adquirir cocaína- -porque Amalio estaba muy enfadado con él, después de la última bronca que agresor y víctima habían mantenido horas antes. Así que él mismo le vendió una cantidad indeterminada de estupefaciente. Desde allí, el Vega se dirigió a un bar próximo del barrio donde estuvo bebiendo con varios amigos a los que contó sus problemas con la familia de