Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional ESPAÑA, BAJO LA AMENAZA DEL TERRORISMO ISLAMISTA JUEVES 18 11 2004 ABC General Laguna: Lo que pasa en Asturias es un acoso y derribo a la Guardia Civil Bolinaga es un excelente profesional que no le cae simpático a alguna gente afirma acusa de mentir en la comisión del 11- M, pero yo no puedo hablar de lo que desconozco. Nunca he mentido en mi vida, y menos en el Parlamento R. LANERO GIJÓN. Las actuaciones de la Guardia Civil en Asturias antes del 11- M se han cobrado ya la destitución de un alto mando y han colocado a la institución en el centro de todos los debates. Lo que está pasando en Asturias es un acoso y derribo al Cuerpo, y si no que venga Dios y lo vea Las lacónicas palabras al diario gijonés El Comercio de Vocento, del general Pedro Laguna Palacios, en su día máximo responsable del instituto armado en Asturias y superior inmediato del recién destituido jefe de la Comandancia de Gijón, Antonio Rodríguez Bolinaga, se estrellaron ayer contra las paredes de su nuevo despacho de general en León. La decisión del Ministerio del Interior de apartar a Bolinaga de sus funciones por una quiebra en el principio de confianza ha desatado la caja de los truenos, al ser la primera acción contra un miembro de las Fuerzas de Seguridad del Estado tras la matanza de Madrid. El general Laguna explicó ayer que Antonio ha asumido su destitución como un guardia civil, con disciplina, y yo he de hacer lo mismo. Lo único que puedo decir es que es un excelente profesional que no le cae simpático a alguna gente Estas son las primeras declaraciones de Laguna tras la aparición en Cancienes (Corvera) de la cinta con las revelaciones del confidente Lavandero sobre el 11- M. La dirección general de la Guardia Civil mantiene abierta la investigación en Asturias para tratar de esclarecer qué cauce se le dio a las informaciones aportadas por Lavandero en 2001 sobre la trama de los explosivos. De hecho, no se descartan nuevas destituciones, aunque en principio éstas no afectarán a mandos de rango superior al del coronel Luis Antonio Búrdalo, actual jefe de la zona de Asturias y responsable de las pesquisas. Mientras tanto, la investigación judicial sigue su curso. El martes, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo tomó declaración al confidente y al guardia civil Campillo, el agente del Servicio de Información de la Comandancia de Gijón que grabó la cinta en 2001. Lavandero mantuvo una segunda entrevista con varios mandos de la Comandancia de Gijón, grabadora en mano, a los que también explicó las intenciones de Toro y Trashorras y su relación con los explosivos. Sin embarb Se me go, esta segunda casete no ha sido requerida, hasta el momento, por el juez instructor de los atentados. Quien sí ha sido llamado en calidad de testigo es Jesús Gómez, en su día teniente del Servicio de Información de Gijón, para explicar qué hizo con la cinta de Lavandero cuando el responsable de la compañía de Avilés, a la que pertenece el puesto de Cancienes, se la entregó el pasado 16 de octubre. Toda la información facilitada por el confidente dio pie en 2001 al inicio de una investigación, la operación serpiente llevada a cabo por la Policía Judicial de Gijón. Las pesquisas de los hombres del teniente Carlos Montero no se tradujeron en resultados claros, y en ningún momento apuntaron hacia el tráfico de dinamita. Además, en esa época Toro estaba en prisión por la operación antidroga Pipol Tras dos meses de trabajo, el caso se cerró. El general Pedro Laguna, en primer plano seguido de Bolinaga mos días. Desde la pasada semana procura que sus intervenciones públicas sean las mínimas posibles. Confiesa desde León que ya no es capaz ni de leer los periódicos, escuchar la radio o ver la televisión. Me han hecho mucho daño dice. Laguna hizo hincapié en los envidiables índices de eficacia de las comandancias de Gijón y Oviedo y lamentó que se haya ensuciado su nombre al recordar escándalos como los de Llanes, Sama o el de los vales de la gasolina: Ese contubernio es una sandez. Lo que tienen que hacer es mirar las sentencias judi- EFE Mucho daño Somos los únicos que hemos trabajado en este tema afirma con vehemencia Laguna. El general, en un ejercicio de humildad, reconoce que se habrá hecho mejor o peor, pero el caso es que se ha hecho Considera que está sometido a un gran acoso mediático, por lo que ya ha contactado con un abogado para emprender las acciones judiciales oportunas y lavar así su nombre, uno de los más escuchados en los últi- ciales que hay en estos casos y luego hablar Desde que salió a la luz pública la cinta de Lavandero tiene una espina clavada. Me acusan de mentir en la comisión del 11- M, pero yo no puedo hablar de lo que desconozco. Nunca he mentido en mi vida, y mucho menos en el Parlamento asevera elevando el tono de voz. De sus palabras se desprende que no conocía, presuntamente, la existencia de la grabación, y que por eso no dio cuenta de ella en la comisión de investigación, donde sí se refirió a la operación serpiente El instructor del 11- M acuerda nuevas diligencias tras someter a un careo a Trashorras y Zouhier N. V. MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que investiga los atentados del 11- M en Madrid, ordenó ayer la práctica de nuevas diligencias tras someter a un careo a Antonio Toro y al confidente de la Guardia Civil Rafa Zouhier, ambos imputados en el sumario de la matanza por su vinculación con la trama de explosivos de Asturias. Según informaron fuentes jurídicas, estas diligencias obligaron a aplazar, probablemente hasta mañana, otro careo que tendría que haber tenido lugar ayer: entre el cuñado de Toro, Emilio Suárez Trashorras, también imputado en el 11- M por facilitar a los terroristas islamistas los explosivos con los que se cometieron los atentados de Madrid, y Rafa Zouhier. Del Olmo acordó estas medidas el martes por la noche, tras someter a un careo a Trashorras y Toro- -al apreciar contradicciones en sus declaraciones- -y a los dos con Javier Villazón Lavandera, alias Lavandero el confidente y testigo protegido que, en una conversación que mantuvo en 2001 con el agente de Información Jesús Campillo, aseguró que dos asturianos que disponían de gran cantidad de explosivos estaban buscando a alguien que supiera activar bombas con teléfonos móviles. Las fuentes antes citadas señalaron que durante el careo de ayer entre Antonio Toro y Rafa Zouhier, ambos mantuvieron con firmeza las manifestaciones de sus anteriores comparecencias ante el juez y la práctica de las nuevas diligencias que ha ordenado el juez tienen como objetivo comprobar con otro de los imputados- -Trasho- rras- -la veracidad de algunas informaciones vertidas en ese cara a cara. Al término de la comparecencia de Zouhier y Toro- -cuñado del ex minero Trashorras- -ante el instructor del 11- M, el letrado de Toro aseguró que durante el interrogatorio Zouhier se había mostrado exaltado, algo que el abogado del confidente negó de forma tajante, señalando que su cliente había expresado sus argumentos con gran firmeza y que son los mismos que lleva defendiendo durante los últimos ocho meses. Hace sólo unos días, en la que fue su quinta comparecencia ante Del Olmo, Zouhier volvió a proclamar su inocencia y aseguró ante los periodistas: Quiero mucho a España y aunque me condenen voy a querer a España igual Zouhier siempre ha sostenido que transmitió a la Guardia Civil que en los primeros meses de 2003 Suárez Trashorras y Toro le habían ofrecido la posibilidad de obtener sustancias explosivas y detonadores a quien estuviera interesado El confidente dice que puso esos hechos en conocimiento de la Benemérita y llegó incluso a obtener una muestra de explosivos.