Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 18 11 2004 11 75.000 toneladas de residuos del Prestige están sin reciclar por un pulso entre el Gobierno y la Xunta Los nacionalistas denuncian el pacto oculto entre PSOE y PP para dirigir a su antojo la comisión Los letrados del Congreso no ponen pegas a que Zaplana pueda interrogar a Aznar y Zapatero mandos de la Guardia Civil permitirá, por un lado, aclarar los puntos oscuros relativos a la trama asturiana de los explosivos usados el 11- M y, por otro, garantizar que las últimas declaraciones no sufrirán interferencias. Para Cuesta, las nuevas comparecencias colman, desde el punto de vista político, las expectativas de las indagaciones y las necesidades objetivas de la comisión parlamentaria. Por su parte, el portavoz de los comisionados del PP, Vicente Martínez- Pujalte, sostuvo que las nuevas comparecencias de mandos de la Guardia Civil responden a que su grupo señaló caminos que ahora se confirman y exigió al PSOE que no ponga límites a la investigación. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, se mostró a favor de las nuevas citaciones del órgano investigador porque, según dijo, se trata de no dejar ningún cabo suelto sobre la trama de Asturias. Por otra parte, la comisión también estudió las intenciones del PP de incorporar a las indagaciones a su portavoz, Eduardo Zaplana, para los interrogatorios de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Los letrados confirmaron que el Reglamento del Congreso permite a los grupos tal posibilidad, comunicándolo previamente al presidente de la comisión y dando de baja a alguno de sus actuales comisionados. Aunque Rivero y ERC no ven inconvenientes formales a esa sustitución, IU y el Grupo Mixto expresaron su discrepancia por entender que se pretende politizar la comisión. Cuesta, por su parte, dijo no ve muy justificado el cambio que pretende el PP. El PSOE trata hoy de responsabilizar a Astarloa de los errores en la investigación El PP recuerda que no era secretario de Estado para la seguridad en 2001 hoy a un duro interrogatorio al ahora diputado para culparle de la descoordinación policial tras los atentados de Madrid J. L. L. C. H. MADRID. El PSOE tratará de responsabilizar al ex secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Astarloa- -que comparece hoy ante la comisión parlamentaria del 11- M- de la descoordinación policial que siguió, en su opinión, a los atentados de Madrid y, sobre todo, intentará culparle de los errores en la investigación de la trama asturiana de los explosivos. Conscientes de que se trata de su penúltimo cartucho para probar sus acusaciones de imprevisión contra el Gobierno de Aznar, los socialistas someterán hoy a un duro interrogatorio a Astarloa, según confirmaron fuentes del primer grupo de la Cámara. Los portavoces parlamentarios interrogarán a Astarloa sobre lo ocurrido entre los días 11 y 14 de marzo, y concretamente acerca de las reuniones que en esas fechas mantuvo con distintos responsables policiales y con el entonces ministro del Interior, Ángel Acebes, para conocer la marcha de las investigaciones sobre los atentados. Astarloa presidió la reunión de las doce el mediodía del 11 de marzo, en la que los mandos policiales transmitieron al Gobierno el dato- -que luego se comprobó que era erróneo- -de que el explosivo utilizado era Titadyne con cordón detonante la dinamitada usada habitualmente por la banda terrorista ETA. El ex secretario de Estado de Seguridad también será preguntado por la denominada trama de los explosivos, después de que se haya conocido que ya en los años 2001 y 2003, cuando el PP estaba en el Gobierno, varios confidentes alertaron de que el ex mineb Los socialistas someterán son eficaces, heroicas afirman los mismos medios consultados por ABC ante el temor de que circunstancias como éstas puedan desacreditarlas. De hecho, Astarloa pondrá el acento durante su comparecencia en la defensa de las FSE. La dirección del PP también se ha puesto en contacto con el entonces director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso, que ya compareció ante la comisión de investigación y que ha confesado su absoluto desconocimiento de un acontecimiento que se quedó en Asturias, que no llegó ni a los de información ni a los de lucha antiterrorista Investigación sin límites En el PP admiten que lo sucedido en Asturias no tiene nada de normal ni de lógico y no es el comportamiento habitual de todos los guardias civiles Que los hechos ocurrieran, en todo caso, mientras gobernaba el PP, no es algo que inquiete en la sede nacional del partido por entender que la responsabilidad política ya la hemos pagado y ahora quieren que se investigue lo que haga falta y durante todo el tiempo que sea necesario. En este sentido mantienen su paquete de petición de comparecencias que incluye a confidentes y responsables de medios de comunicación e insisten en que, si se produjeran dichas comparecencias, solicitarían una segunda tanda a la luz de los datos que hubieran arrojado éstas. Fuentes próximas a Astarloa sostuvieron ayer que el ex secretario de Estado subrayará durante el interrogatorio las posibles conexiones entre ETA y el terrorismo islamista, algo que ya hizo Acebes en su comparecencia de julio ante la comisión. Astarloa, según las mismas fuentes, hará hincapié en que el anterior Gobierno no mintió, sino todo lo contrario: hizo el mejor ejercicio posible de transparencia en una situación así Ignacio Astarloa ro José Emilio Suárez Trashorras y su cuñado Antonio Toro disponían de grandes cantidades de dinamita para vender. En la dirección del PP se da por descontado que a Astarloa le van a preguntar mucho por la trama asturiana, pero recuerdan, en su defensa, que en el año 2001 el ex secretario de Estado para la Seguridad no había llegado todavía al Ministerio del Interior, donde estaba Pedro Morenés, al que sustituyó. De la narración de los hechos realizada por el propio agente de la Benemérita Jesús Campillo, lo único que puede decir Astarloa es que se determinen las responsabilidades y si ha habido un comportamiento irregular de algunos guardias civiles, en un cuerpo que son miles de agentes, pues hasta el final con ellos Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han demostrado que