Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 JUEVES 18 11 2004 ABC Nacional Las revelaciones sobre la trama asturiana retrasan los testimonios de Aznar y Zapatero por el 11- M PSOE y PP pactan que el ex jefe del Ejecutivo comparezca el día 29 y su sucesor el 13 de diciembre citar al jefe de la UCO, Félix Hernando, y la comisión sólo llamará al destituido Bolinaga, al coronel Búrdalo y al general Laguna J. L. LORENTE MADRID. La comisión del 11- M altera su guión. La caótica investigación de los mandos de la Guardia Civil en Asturias, desvelada por los medios de comunicación, ha hecho que los comisionados rectifiquen sus previsiones. Los dos partidos mayoritarios- -con el apoyo de IU y el rechazo de las formaciones nacionalistas- -pactaron ayer, en una reunión informal del órgano investigador, cambiar el orden de las comparecencias acordadas por unanimidad el pasado mes de octubre. De esta forma, se retrasan los testimonios del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y de su antecesor en el cargo, José María Aznar. El próximo lunes- -día en que debía comparecer Aznar- -lo harán en su lugar el destituido jefe de la Guardia Civil de Gijón, José Antonio Rodríguez Bolinaga; el anterior responsable de la Benemérita en Asturias, Pedro Laguna, y su sustituto, Luis Antonio Búrdalo. Así lo anunció el presidente de la comisión parlamentaria, Paulino Rivero, en rueda de prensa tras la sesión informal del comité investigador. b Los socialistas rechazan más dilaciones en la investigación de la trama asturiana- populares y socialistas pactaron que el próximo lunes comparezcan Laguna y Búrdalo- -a petición del PSOE- -y Bolinaga- -a exigencia del PP- De esta forma, Zapatero, junto a los representantes de las víctimas, declarará el último, no habrá ninguna otra comparecencia entre el jefe del Ejecutivo y su antecesor y la comisión cerrará sus trabajos antes de las fiestas navideñas. Los nacionalistas se oponen El acuerdo entre los partidos mayorios se cerró pese a que los socialistas no aceptaron la exigencia de los populares de llamar a declarar también al jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) del instituto armado, Félix Hernando. El PSOE justificó su rechazo en el hecho, en su opinión, de que no tiene mucho sentido citar de nuevo a ese mando de la Guardia Civil. El coronel Hernando prestó declaración en julio y dijo entonces que la UCO se desentendió de las indagaciones sobre la trama asturiana porque era una investigación de ámbito local En cambio, los populares intentaron sin éxito que la comisión aceptase otras comparececencias, como la del confidente Francisco Javier Villazón, alias Lavandero y Jesús Campillo, el agente que grabó las declaraciones del primero. Los cambios en el calendario de la comisión molestaron a los grupos minoritarios, salvo a IU. Sus portavoces comparecieron juntos en rueda de prensa para precisar que no se oponen a las nuevas comparecencias, pero sí al pacto oculto entre populares y socialistas para dirigir a su antojo los trabajos de la comisión. Las fuerzas nacionalistas coincidieron en destacar que dicho acuerdo supone dar una marcha atrás forzada y fomentar la impresión de que el trabajo no se hace con elementos de rigor En este sentido, dejaron patente su desacuerdo con que la comisión altere su calendario al vaivén de las noticias que aparezcan en los medios de comunicación y su temor a que se continúe mareando la perdiz con los testimonios de Aznar y Zapatero y se llegue a las vísperas de Navidad con la comisión aún abierta. El PSOE, por su parte, quiso dejar claro que la decisión no obedece a un acuerdo oscuro o tenebroso con el PP, sino simplemente a un consenso respecto a la necesidad de cerrar el asunto de los explosivos, para después ultimar las comparecencias ya previstas. El portavoz socialista en la comisión, Álvaro Cuesta, explicó que incluir nuevas comparecencias de los El agente Jesús Campillo entra en la consulta de un psicólogo ayer en Gijón PAÑEDA Oviedo y Gijón, cada uno por su lado R. L. GIJÓN. Lavandero no es el único informante que alertó a las Fuerzas de Seguridad de la trama asturiana de los explosivos. En 2003, dos años después de que se cerrase la operación serpiente Ignacio Fernández Nayo preso en Villabona por la operación pipol hizo llegar a la Comandancia de Oviedo una serie de informaciones que vinculaban a Toro y Trashorras con el tráfico de dinamita. El jefe de la Policía Judicial de Oviedo analizó los datos e informó al teniente coronel Fernando Aldea Juan, quien ordenó abrir una investigación para comprobar la veracidad de las afirmaciones de Intensa jornada de negociaciones El teniente coronel José Antonio Rodríguez Bolinaga fue destituido el pasado martes como jefe de la Comandancia en Gijón por dejar trascurrir casi un mes desde que recibió la cinta de Lavandero hasta que se puso a disposición de la Justicia. El general Pedro Laguna, que fue jefe de Zona en Asturias hasta ser destinado en junio a Castilla y León, era el responsable de la Benemérita en el Principado cuando se produjeron las confidencias de Lavandero y el robo de explosivos. Laguna compareció en la Cámara hace un mes. El coronel Luis Antonio Búrdalo, actual jefe de Zona de la Guardia Civil en Asturias, era el superior jerárquico de Rodríguez Bolinaga. Los dos grupos mayoritarios alcanzaron su acuerdo tras una intensa jornada de negociaciones. El PSOE seguía en sus trece de que sean Zapatero y las víctimas del 11- M quienes cierren la comisión. El PP, por su parte, se obstinaba en vetar que se incluyeran nuevas comparececias entre las citaciones del ex presidente del Gobierno y su sucesor. Así las cosas- -y ante la evidencia de que la comisión debía profundizar sin Nayo Se convocó una reunión en el acuartelamiento de El Rubín a la que asistieron los responsables del equipo de policía judicial de Gijón y Oviedo y el teniente coronel Aldea. Lo que sucedió en ese encuentro ha dado lugar a una nueva polémica. Así, mientras fuentes de la Comandancia de Oviedo aseguran que se compartió toda la información con la Policía Judicial de Gijón, desde esta última se apunta que en ningún momento se habló del confidente y que la explicación recibida sobre el caso fue parcial Las mismas fuentes indicaron que los guardias de Bolinaga realizaron algunas averiguaciones encargadas desde Oviedo. Sin embargo, la falta de claridad provocó, por razones aún no determinadas, que dejasen de colaborar en el esclarecimiento de los hechos, quedando las pesquisas en manos de la Policía Judicial de Oviedo. La situación provocó que se abriese la demarcación, con el objetivo de permitir que guardias de Oviedo trabajasen en territorio gijonés sin que surgiera un conflicto de competencias. La investigación sobre lo dicho por Nayo no dio resultados, tal y como Laguna y Aldea explicaron en la comisión del 11- M. No ha trascendido si desde Gijón se facilitaron datos de la investigación hecha en 2001 tras la denuncia de Lavandero