Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Economía MIÉRCOLES 17 11 2004 ABC La mayoría del Ecofin opta por suavizar la reforma del Pacto de Estabilidad de Almunia Pedro Solbes apostó por seguir manteniendo el tope del 3 de deuda sobre el PIB b Varios ministros indicaron que podría bastar un período prolongado de crecimiento débil, o la puesta en marcha de reformas, para invocar la benevolencia AMADEU ALTAFAJ. CORRESPONSAL BRUSELAS. Los ministros de Economía de la Unión Europea (UE) convirtieron anteayer y ayer la discusión sobre la reforma del Pacto de Estabilidad y de Crecimiento en la redacción de la carta a los Reyes Magos. En lugar de trabajar sobre las ideas avanzadas en septiembre pasado por el comisario europeo de Economía, Joaquín Almunia, una mayoría de ministros optó por poner sobre la mesa propuestas que aliviarían el rigor de la norma según sus respectivos intereses nacionales. Según el ministro holandés y presidente de turno del Ecofin, Gerrit Zalm, existe un apoyo amplio a la idea de que el mecanismo de sanciones debe seguir poniéndose en marcha cuando un país supere el 3 del PIB de déficit público. Pero a partir de ahí, las divergencias son numerosas. Una mayoría se pronunció a favor de una aplicación más flexible del Pacto y de que en determinadas circunstancias puede ser necesario un ajuste temporal más flexible para regresar a la disciplina de la norma básica de la coordinación de las políticas económicas. Estas circunstancias están por definir, pero varios ministros indicaron que bastaría un período prolongado de crecimiento débil (y ya no de recesión, como prevén los reglamentos actuales) o la puesta en marcha de reformas estructurales para invocar esa benevolencia. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, expresó simpatía por esta aproximación, defendida entre otros por franceses y alemanes, aunque declaró que el 3 de déficit debe seguir siendo el límite tolerado. El español ve con buenos ojos introducir el concepto de calidad de las finanzas públicas en la evaluación de las políticas fiscales de los países del euro, valorando, en particular, aquellas inversiones que contribuyen al acercamiento a las metas de la agenda de Lisboa. Francia, por ejemplo, defendió la idea de que el gasto público en investigación y desarrollo no se compute en el cálculo del déficit público, aunque su propuesta no recabó muchos apoyos. Entendemos que no debería tomarse como una excepción para no respetar la norma del 3 comentó Alemania, que se encamina hacia su cuarta infracción consecutiva del límite del 3 de déficit, en 2005, partió en batalla para que se otorguen más facilidades para acomodarse a las exigencias del pacto a los países que más contribuyen al presupuesto comunitario. Otro punto de desacuerdo se refiere Joaquín Almunia, durante la reunión del Ecofin de ayer a la deuda pública. Almunia defendió que empezara a tomarse más en serio su reducción, para la que los tratados fijan un límite del 60 Italia, que se situó en el 106,2 en 2003, encabeza el frente de los descontentos con esta idea del comisario español, respaldada ayer por Solbes. AP El euro vuelve a zona de máximos frente al dólar El mercado se encargó ayer de tirar por tierra los esfuerzos de las autoridades estadounidenses y europeas por evitar que el euro siga revalorizándose. Al otro lado del Atlántico se hacen declaraciones públicas en defensa de un dólar fuerte y a este lado se advierte del peligro de estas turbulencias. Pero el mercado sigue a lo suyo y la moneda europea volvió ayer a amenazar seriamente la barrera de los 1,3 dólares. El Banco Central Europeo fijó un cambio oficial de 1,2971 dólares por euro, frente un máximo de 1,2977 del pasado día 10. En el mercado, no obstante, llegó a cotizarse a 1,2991 frente al dólar y en el mayor nivel en diez meses frente a la libra, rozando las 0,7 unidades. Volatilidad de divisas Pese al respiro que dieron los mercados de cambio en los últimos dos días, Solbes refirió la especial preocupación que se manifestó en la reunión del Ecofin por la evolución de los tipos de cambio entre el euro y el dólar, en particular, la volatilidad de la moneda y los cambios demasiado rápidos en las últimas semanas Con un euro por encima de 1,30 dólares, con fuertes vaivenes en las cotizaciones de un día para otro y con un barril de petróleo todavía por encima de los 40 dólares, aunque en claro descenso, las consecuencias sobre la demanda externa podrían ser pronto preocupantes para la economía europea, que no acaba de subirse al tren de una recuperación fuerte.