Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 17 11 2004 Espectáculos 61 El Nuevo Ballet Español vuelve sus ojos hacia Romeo y Julieta b Ángel Rojas y Carlos Rodríguez Juan Mayorga regresa al María Guerrero con una obra sobre el Holocausto Himmelweg Camino del cielo abre mañana la temporada del CDN en este teatro el montaje, que protagonizan Alberto Jiménez, Pere Ponce y José Pedro Carrión y que está basado en un hecho real sucedido en 1942 JULIO BRAVO MADRID. Juan Mayorga, uno de nuestros dramaturgos jóvenes con mayor proyección, vuelve al Centro Dramático Nacional y al teatro María Guerrero (donde ya estrenó, en septiembre de 1999, Cartas de amor a Stalin para presentar Himmelweg (Camino del cielo) una obra que, según su propio autor, a primera vista parece teatro histórico, pero es en realidad una obra de actualidad Himmelweg -que significa Camino del cielo, y que era el nombre que los nazis daban a la rampa que llevaba hacia la cámara de gas- -parte de un hecho real: la visita de un delegado de la Cruz Roja a un campo de exterminio nazi, tras la cual emitió un informe favorable. Me interesó mucho ese personaje- -dijo ayer Mayorga- Él quiere la verdad pero acepta lo que le dicen sin ver que en realidad estaba ante un decorado; se encontraba en el centro de una gran mentira, estaba viajando por el infierno sin saberlo o sin querer saberlo La dirección de este montaje, primero de la era Vera en el María Guerreb Antoni Simón dirige MÚSICA POPULAR II Mostra Portuguesa Concierto de Mafalda Arnauth y Carlos Martins Quinteto. Lugar: Conde Duque. Fecha: 12 y 14- 11- 04 presentan hoy en el Teatro de Madrid su versión coreografiada de la inmortal tragedia de Shakespeare J. B. MADRID. El Teatro de Madrid acoge hoy el reestreno de Romeo y Julieta un montaje del Nuevo Ballet Español, que vuelve a la escena madrileña totalmente renovado según palabras de sus creadores, Ángel Rojas y Carlos Rodríguez. Romeo y Julieta -coreografiada por el propio Rodríguez- -es el primer ballet con argumento que afronta esta compañía, uno de los más renovadores conjuntos de nuestro baile flamenco. Se estrenó en abril del año pasado, dentro del festival Madrid en Danza. Se trata- -dicen los dos bailarines- -de un montaje muy diferente, porque sigue la esencia de la historia pero se han cambiado muchas cosas tratando de mejorar el espectáculo. Cuando enfrentas un trabajo así al público y ves sus reacciones y lo ruedas, ves cosas que no se habían visto durante el proceso de creación Rojas y Rodríguez aseguran que Romeo y Julieta fue la mejor opción para afrontar el que había de ser su primer ballet con argumento. La sensibilidad de Shakespeare tiene mucho que ver con el flamenco. Los personajes de Romeo y Julieta son muy pasionales, que llegan al límite por amor, y que nosotros comprendemos muy bien Los dos artistas, una de las parejas mejor avenidas de nuestra danza, acaban de llegar de Londres, en cuyo Peacock Theatre han presentado Flamenco Directo y a la capital británica volverá la compañía a principios de diciembre para participar en la presentación de la película El fantasma de la ópera Nos llena de orgullo- -afirman- -ver cómo se consolida un estilo propio, porque a estas dos propuestas hay que añadir el musical Don Juan que se está representando en Montreal, y que cuenta con coreografía nuestra Hay que dejar que el flamenco se beneficie de todos los cambios que está viviendo nuestra época concluyen. En Romeo y Julieta Rojas y Rodríguez están acompañados por las bailarinas Mayte Bajo y Olga Pericet (que interpretan a Julieta y al Ama, respectivamente) y a Chevi Muraday (Fray Lorenzo) Estas intervenciones- -dice Rodríguez- -son el signo de nuestra intención; Mayte es una bailarina más clásica, y Olga representa un poco más, lo mismo que Ángel, el flamenco más tradicional; yo me muevo más en la fusión, y Chevi Muraday es el rostro más contemporáneo de la función BUENA CONCLUSIÓN IGNACIO ABAD C Juan Mayorga EFE ro, es del barcelonés Antoni Simón, que ha conseguido, según Mayorga, levantar un gran espectáculo sin asfixiar el fondo moral de la obra El reparto está encabezado por Alberto Jiménez, que interpreta al delegado de la Cruz Roja; Pere Ponce, comandante del campo de exterminio, y José Pedro Carrión, que interpreta al alcalde judío. La escenografía- onírica y cercana al mundo del inconsciente según Simón- -es de Jon Berrondo; Albert Faura firma la iluminación, Alejandro Andújar el vestuario y Luis Delgado la música. omo había quedado anunciado en el programa, la Mostra Portuguesa convocó en el final de su desarrollo a dos intérpretes de diferentes procedencias estéticas: Mafalda Arnauth, desde el fado, y Carlos Martins, saxofonista de jazz. Bajo la protección de una fonográfica que puede permitirse apostar fuerte, la primera es, junto a Katia Guerreiro, la cantante más prometedora del nuevo capítulo de exportación que vive el fado. Las creaciones del disco que vino a presentar, Encantamento pusieron en juego todos los elementos de la joven canción portuguesa del momento. La intención sigue siendo diáfana: tomar carrerilla y situarse a la altura de oponentes tan vistosas como Mariza, Cristina Branco, Misia o Dulce Pontes. El recital de Mafalda Arnauth hizo recorrido por la parte más festera, más popular, del fado. Y tanto hizo aplaudir y cantar al público con el repertorio, que la extraña lejanía entre Portugal y España daba la impresión de acortarse por momentos. El fado no solo es queja que alumbra la saudade también es alegría que la bellísima y poderosa voz de Mafalda sabe adornar con un trío instrumental de brillantes y exquisitas facultades. El cierre de este encuentro llegó con la imaginativa savia del jazz. Un quinteto a cuyo frente se sitúa un saxofonista inteligente y muy expresivo- -aún por descubrir entre nosotros- -que atiende por el nombre de Carlos Martins. Se le ha visto entre los créditos de algunos discos de Cindy Blackman, pero jamás en uno propio, y menos, todavía, en directo. Un directo que desparrama un sonido amplio, dialéctico, penetrante y muy digerible para los oídos no acostumbrados a la libertad del jazz. Este saxofonista le entró con la misma facilidad a las influencias africana y brasileña en la música popular de Portugal, que al fado o a las canciones más emblemáticas de la Revolución de los Claveles. En todos los casos derrochó inventiva. Versiones como la de Maio maduro maio de Zeca Afonso, son ideales para seguir ratificando que no es estrictamente necesario que el jazz más competente esté interpretado exclusivamente por músicos estadounidenses. Los tópicos sonoros de alguna pieza propia no empañaron una actuación valiente y gratificante. Tan es así que una de estas composiciones, de melodía solazada y bien definida, fue el broche idóneo para su concierto.