Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MIÉRCOLES 17 11 2004 ABC Sergio Pitol protagoniza una gran semana en la Casa de América A. A. MADRID. Sergio Pitol, parte esencial de la generación mexicana del medio siglo junto a Juan García Ponce, Salvador Elizondo, Inés Arredondo y Juan Vicente Mello, es uno de los grandes renovadores de las letras mexicanas a partir de los años 60 del pasado siglo. En la Casa de América glosó el renacimiento extraordinario que ha vivido el idioma que nos une: el español, tanto a un lado como a otro de la orilla. Argentina, Colombia, Perú, Guatemala son, quizás, la cobertura ahora de un vacío que sentíamos posiblemente después del llamado boom Hay una serie de escritores que empezaron a escribir cuando el boom estaba desmoronado y que dio como fruto una novelística y poética excelentes Como fue poco a la escuela por enfermedad, el autor de títulos como Juan Soriano, el perpetuo rebelde leía de sol a sol. Y entre esas obras, el Quijote: Uno relee la magistral obra cervantina y cada vez encuentra nuevas cosas. En el Quijote y en las novelas ejemplares ve uno cosas de ahora: los problemas a los que nos enfrentamos Para Sergio Pitol, Faulkner y Borges son dos autores esenciales en su formación. La obra de Pitol es analizada en la Casa de América por Jorge Herralde, Enrique Vila Matas, Juan Villoro, Cristina Fernández Cubas, Marcos Giralt, Soledad Puértolas, Juan Antonio Masoliver, Mercedes Monmany y Álvaro Pombo. La semana concluirá el viernes con la lectura Pitol por Pitol Santos Juliá recorre las Historias de las dos Españas desde 1808 a la Transición No cree que las identidades únicas y excluyentes vayan a consolidarse b Traza una panorámica de las hornadas de intelectuales que jalonan los últimos siglos en España, desde la Guerra de la Independencia al final del franquismo A. A. MADRID. Cuando José Ortega y Gasset dijo que dos Españas están trabadas en una lucha incesante: una España muerta, hueca y carcomida y una España nueva, afanosa, aspirante, que entiende la vida no hacía más que recoger y condensar- -explica Santos Juliá- -una larga tradición que había visto en la existencia de dos Españas la clave de las luchas ideológicas y políticas del siglo XIX y la entraña misma de la constitución de España en los primeros años del XX. Dos Españas que son, más que el resultado de un análisis, el gran relato de un pasado con el propósito de abrir un futuro. Santos Juliá analiza las Historias de las dos España (Taurus) desde la creación cultural y los nombres que la echaron a rodar: de los primeros escritores públicos, testigos de la revolución liberal de principios del siglo XIX, a los jóvenes intelectuales de mediados del siglo XX, protagonistas de la recusación del gran relato de las dos Españas. Según Santos Juliá, el relato se construye siempre como una dualidad, lo cual da idea de una escisión en el concepto de nación ¿Cuáles son esos grandes relatos? Julia los enumera: El pueblo en guerra por su independencia y su libertad; la muerte y de- Desde Joaquín Costa a Ruiz- Giménez, pasando por Donoso Cortés, Balmes, Prat de la Riba, Ortega, Unamuno, Azaña, Dionisio Ridruejo y Laín Entralgo, el autor pone a disposición del lector las hipótesis, enfrentamientos y evoluciones de los intelectuales. Crear ciencia y europeizar Los hombres de 1808 miran a los godos y a las Cortes castellanas para inventar una tradición y justificar su singular revolución con la Guerra de la Independencia y la Constitución de Cádiz. El pueblo, en lucha contra las tropas napoleónicas, es el sujeto de ese relato. La generación del 98 construye los relatos de la muerte y resurrección de España, en clave de tragedia, tras el desastre colonial: Para Ortega, el gran intelectual de la primera mitad del siglo XX, España no existe como nación; es un dolor enorme. Es preciso crear ciencia original y europeizar. El sujeto ya no es el pueblo sino una minoría selecta cuya misión es educar a las masas Tras glosar el gran relato del intelectual católico- -cuya meta es reconquistar España para Cristo- -y del intelectual fascista, con una curiosa combinación de idealismo, poesía y nostalgias imperiales Santos Juliá cierra su recorrido por las Historias de las dos Españas con la apuesta por la reconciliación que se produce en los años 60 y culmina en la Transición cuando opositores y disidentes sólo pudieron encontrarse hablando un lenguaje de democracia El historiador no cree que las identidades únicas y excluyentes vayan a consolidarse Santos Juliá EFE cadencia de España; la nación dormida, inconsciente de que un poder ajeno le impide crecer; la vieja y nueva España; el romance del pueblo en guerra contra invasores y traidores; el mito de la única España verdadera contra la anti- España espuria y extranjera