Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MARTES 16 11 2004 ABC La Juan XXIII aboga por el diálogo entre la Iglesia y el PSOE J. B. MADRID. La Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII emitió ayer un comunicado en el que critica la confrontación y la tensión entre la Conferencia Episcopal Española y el actual Gobierno así como las calificaciones destempladas hacia la jerarquía episcopal, la Iglesia católica y el hecho mismo religioso por parte del PSOE y otras agrupaciones. Los teólogos progresistas también denunciaron cómo obispos y algunos sectores católicos fomentan actitudes beligerantes y amenazan con campañas públicas frente a las propuestas socialistas respecto a la enseñanza de la religión en la escuela, la financiación estatal a la Iglesia católica así como otras disposiciones reguladoras del matrimonio de homosexuales, aborto, divorcio, investigación con células madre embrionarias y eutanasia La Juan XXIII aboga para que haya distensión y diálogo, sincero y sereno, entre la Iglesia católica y el Gobierno y pide a ambas instituciones la búsqueda de espacios de acuerdo en este campo concreto de lo ético y lo religioso como un compromiso en la defensa de la democracia en un Estado no confesional Un fármaco específico para la población negra dispara la polémica en EE. UU. Las autoridades estudian aprobarlo para casos de insuficiencia cardiaca b La posible autorización de un fármaco dirigido a los afroamericanos suscita dudas éticas, por el temor a que fomente una medicina basada en el concepto de raza A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. Un medicamento que reduce la mortalidad por insuficiencia cardiaca en la población negra ha suscitado en Estados Unidos un vivo debate ético y biomédico, ya que puede ser el primero que aprueba la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) a partir de su eficacia observada en un grupo de población específico. Todo dependerá de si un segundo ensayo clínico confirma los resultados descritos el pasado jueves en The New England Journal of Medicine la revista médica de más impacto internacional. En esas pruebas hospitalarias se evaluó la eficacia de ese fármaco llamado BiDil frente a una sustancia inocua en 1.050 afroamericanos. Todos ellos padecían un trastorno degenerativo que dificulta el bombeo de sangre por el corazón, órgano que progresivamente aumenta de tamaño y sufre arritmias. El estudio se detuvo en julio al observar que la supervivencia entre quienes recibieron el fármaco en combinación con la terapia estándar era muy superior. El número de muertes fue un 43 menor en los tratados con BiDil. Y la hospitalización, un tercio más baja. En principio todo parecían buenas noticias, especialmente para la población negra de Estados Unidos. Se sabe que esa enfermedad cardiaca les afecta con más frecuencia. Y si se produce el diagnóstico, el riesgo de muerte es 2,5 veces superior. La causa directa es que una importante familia de fármacos para esa dolencia funciona mejor en los blancos de origen caucásico que en los negros de origen afroamericano. Los fármacos para la hipertensión son menos eficaces en la población negra O. HUERTAS Una imagen desvirtuada Por otro lado, el presidente de la Conferencia de Religiosos Españoles (Confer) Ignacio Zabala, destacó ayer en rueda de prensa cómo la imagen pública de la Iglesia está absolutamente desvirtuada por medios de comunicación y sociedad civil, aunque reconoció que si el mundo cambia, la Iglesia tiene que cambiar. Los cambios son necesarios. La cuestión es saber hacia dónde Zabala, religioso marianista, también opinó sobre la severa autocrítica lanzada por monseñor Sebastián durante el Congreso Nacional de Apostolado Seglar. Para el presidente de Confer, que reconoció la existencia de tensiones entre la jerarquía y la vida religiosa, la Iglesia tiene que ser capaz de autocriticarse Zabala reclamó la necesidad de que en la Iglesia tenga cabida la pluralidad. La comunión en la Iglesia no puede estar reñida con la pluralidad. En lo fundamental debe haber una comunión muy profunda, y la hay, pero en otras cuestiones cabe la discusión Por último, el presidente de Confer manifestó que esta asociación no se ha planteado participar en las movilizaciones contra el Ejecutivo, aunque hay determinadas propuestas de este Gobierno que no me gustan. Yo no me siento perseguido, pero existe un error no sólo en algunas leyes, sino en el estilo de vida que se quiere transmitir Del fracaso al éxito médico en treinta años El fármaco experimentado en la población negra de EE. UU. no es fruto de los avances de la genómica. En realidad es una combinación de dos medicamentos diseñados hace 30 años por el médico Jay Cohn, de la Universidad de Minnesota. En sus primeras pruebas, BiDil no se mostró especialmente eficaz. Sin embargo, cuando su creador revisó hace pocos años todos los datos clínicos apreció un rendimiento positivo en un conjunto de pacientes. Al analizar la información observó que todos eran afromericanos. Con la ayuda de la Asociación de Cardiólogos Negros de EE. UU. Cohn puso en marcha el ensayo clínico, cuyos resultados acaban de ser publicados. Los investigadores no saben con exactitud cuál es la causa de la mayor eficacia del fármaco en afroamericanos. Se sabe sólo que fue diseñado para incrementar los niveles de óxido nítrico, un mensajero químico con importantes funciones en el sistema cardiovascular. También que la cantidad de óxido nítrico tiende a ser más baja en la población negra porque mejora la retención de sal en los climas más cálidos. nias no dominantes en la sociedad estadounidenses. En declaraciones a The New York Times Georgia Dunston, especialista en genética de la Universidad Howard, señaló que la posible comercialización del BiDil como un fármaco para negros podría fomentar prácticas médicas basadas en el concepto biológico de raza, una puerta abierta para los abusos. Dunston puntualiza que ese medicamento no es eficaz en todos los afroamericanos y añade que además se desconoce si es útil para otros grupos de población. Medicamentos y perfiles genéticos El concepto de raza cayó aún más en desgracia entre los investigadores desde que la investigación del genoma humano aportó resultados. El análisis de nuestro ADN demostró que las diferencias entre los seres humanos, cualquiera que sea su origen étnico, se reducen a menos de un 1 Sin embargo, también es cierto que en esas mínimas variaciones entre individuos y grupos de población están las claves que explican por qué la fibrosis quística afecta más a la población blanca y un tipo de anemia más a la población negra. Con los fármacos ocurre otro tanto. Se sabe que al menos 29 medicamentos actúan de forma distinta en negros que en blancos, según un estudio publicado en Nature Genetics Por ejemplo, los fármacos para la hipertensión arterial son menos eficaces en la población negra. Ajustar los fármacos al perfil genético de cada paciente es precisamente el reto de la farmacogenómica, una disciplina paralela al estudio del genoma. Un tabú en el mundo académico También parecía motivo de satisfacción la realización de un ensayo con una muestra tan grande de población exclusivamente afroamericana. Históricamente, ese numeroso colectivo de EE. UU. ha estado poco representado en la experimentación biomédica. Casi todos los fármacos hoy disponibles se ensayaron en adultos blancos hasta que en 1997 la FDA exigió a la industria farmacéutica que incluyera en sus pruebas a grupos étnicos y mujeres. Sin embargo, la comercialización de un fármaco específicamente dirigido a la población negra ha provocado muchos recelos entre los expertos en bioética, incluso en el seno de la comunidad afroamericana. Desde hace mucho tiempo, el concepto biológico de raza ha sido un asunto tabú en los círculos académicos ante el temor de que su uso pudiera legitimar actitudes y políticas discriminatorias con las et-