Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 11 2004 47 Un fármaco específico para la población negra dispara la polémica en EE. UU. El cuidado de las personas dependientes frena el progreso laboral de la mujer El Alto Tribunal falló en 1995 a favor de la gestión compartida frente a la competencia exclusiva del Estado Los ecologistas temen que las Autonomías sean más susceptibles a las presiones de los agentes territoriales a la Red de Parques Nacionales al tiempo que mostraron su profunda preocupación por las consecuencias que la sentencia del Tribunal Constitucional puede tener en la conservación de los parques nacionales Desde Ecologistas en Acción, Theo Oberhuber señaló que excluir de la gestión al Estado supone un error muy grave En primer lugar, porque se pone en riesgo toda la red, ya que los parques no son entes aislados sino que forman parte de un modelo común En segundo lugar, porque en los últimos diez años el Ministerio ha actuado como garante de la conservación, puesto que las Comunidades Autónomas, al estar más cercanas al territorio, también están más expuestas a los intereses de los agentes territoriales Distribución de los Parques Nacionales de España Picos de Europa Islas Atlánticas Ordesa y Monte Perdido Caldera de Taburiente Cabañeros Garajonay Aigüestortes i Estany de Sant Maurici Tablas de Daimiel Picos de Europa, o la gestión en los reinos de taifas La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, dijo ayer que lo que quedará en manos de las Comunidades donde estén localizados estos espacios es la gestión diaria. Por este mismo motivo, el parque nacional más afectado por el fallo del TC será sin duda Picos de Europa, por encontrarse en un territorio perteneciente a tres Comunidades. Avelino Cárcaba, miembro del Patronato y de la Comisión Permanente del Parque Nacional de Picos de Europa, explicó a ABC que cada día se ponen de manifiesto los diferentes criterios de las tres Comunidades con representación en el Parque, Castilla y León, Cantabria y Asturias. Pero hasta ahora, el Estado, a través del Ministerio de Medio Ambiente, había actuado como mediador Por eso, para Cárcaba, el fallo supone la desgregación de Picos de Europa pues la naturaleza no conoce fronteras administrativas Como ejemplo baste decir que cada una de las regiones entiende el Plan Rector de Uso y Gestión a su manera, por lo que, por ejemplo, la caza sólo se permite en la parte del Parque correspondiente a Castilla y León. Esta misma Comunidad es la que en la última reunión de la Comisión Mixta de Gestión, en octubre, propuso que hubiera un director del Parque diferente por cada una de las tres regiones. Y eso ocurría con una gestión compartida, por lo que Cárcaba vaticina que las consecuencias del fallo van a ser muy graves Timanfaya Teide Doñana Archipiélago de Cabrera P. SÁNCHEZ Sierra Nevada Satisfacción del Ministerio No lo ha entendido igual el Ministerio de Medio Ambiente, que en una nota se congratulaba de la nitidez con la que el Tribunal Constitucional delimita las competencias sobre las gestión de los parques nacionales argumentando que así no se repetirá una interpretación errónea y difícil de aplicar como la realizada por el anterior gobierno Preguntado por esta afirmación del Ministerio, Oberhuber dijo a ABC que no creía que esto fuera así y por eso los ecologistas siempre han estado a favor del modelo de gestión compartida. Un modelo que hasta ahora sólo tenía una excepción, el del Parque Nacional de Aigüestortes y lago de San Mauricio, en la provincia de Lérida, donde la gestión corresponde a la Generalitat de Cataluña. Lo cierto es que a pesar de que Aigüestortes fue declarado parque nacional en 1955, las competencias que en espacios naturales correspondían a la Generalitat le permitieron mantenerse fuera de la red estatal que se creó en 1989 y hasta 1997, después de la primera sentencia del Constitucional, no pide incorporarse a la Red, pero con gestión autonómica exclusiva. Esto se permite porque, entre otras cuestiones, es el único parque nacional que cuenta con un acuerdo de financiación, tal como marca la normativa de 1997, que recoge la aportación económica por parte del Ministerio de Medio Ambiente y, previo acuerdo, por parte de las Comunidades Autónomas. A este marco financiero debía llegarse un año después de la aprobación de la ley, es decir, en 1998, pero las Comunidades AÑO DE CREACIÓN SUPERFICIE (Ha. PARQUE NATURAL Aigüestortes i Estany 14.119 1955 de Sant Maurici Archipiélago de Cabrera 10.021 1991 Cabañeros 39.000 1995 Caldera de Taburiente 4.690 1954 Doñana 54.252 1969 Garajonay 3.986 1981 Islas Atlánticas 8.480 2002 Ordesa y Monte Perdido 15.608 1918 Picos de Europa 64.660 1995 Sierra Nevada 86.208 1999 Tablas de Daimiel 1.928 1973 Teide 18.990 1954 Timanfaya 5.107 1974 Autónomas que han recurrido al Constitucional no han dado nunca los pasos en este sentido. Así las cosas, Cristina Narbona dijo ayer que el Ministerio velará para que estos espacios mantengan el máximo nivel de protección. Narbona se refirió además a la existencia del Consejo de SISTEMAS REPRESENTADOS Formaciones lacustres y fenómenos de glaciarismo Zonas costeras y plataforma continental Bosque mediterráneo Procesos volcánicos y vegetación asociada Zonas húmedas con influencia marina Bosque de laurisilva Zonas costeras y plataforma continental Formaciones de erosión y rocas sedimentarias Bosque atlántico Media y alta montaña mediterránea Zonas húmedas y continentales Procesos volcánicos y vegetación asociada Procesos volcánicos y vegetación asociada la Red de Parques (que reúne a Administraciones Públicas y agentes sociales) y advirtió que este órgano evaluará si cada parque cumple los criterios fijados en el Plan Director. Además, recordó que las Cortes son las que deciden si un espacio reúne las condiciones para ser Parque Nacional. UN MODELO MENOS ABIERTO Y MÁS OPACO JUAN LÓPEZ DE URALDE Director de Greenpeace España a Sentencia del Tribunal Constitucional que atribuye la competencia exclusiva en la gestión de los Parques Nacionales a las Comunidades Autónomas ha sido recibida con profunda preocupación por los defensores de la naturaleza. Si bien es cierto que se mantiene la Red de Parques Nacionales y algunas de sus competencias, no lo es menos que se avanza hacia el desmantelamiento de los Parques Nacionales entendidos como la red de las joyas de la Naturaleza española a preservar. La discusión para nosotros no es L sobre un modelo competencial, sino sobre la fórmula más efectiva para proteger nuestra maltratada Naturaleza más allá de intereses políticos de unos o de otros. En este contexto entendemos que un modelo de gestión tipo Agencia Estatal, ajena en lo posible a los vaivenes políticos, dotada con los recursos humanos y económicos adecuados, y cuyo objetivo único fuera la mejor gestión posible de esos espacios y de las especies que albergan, sería el ideal para nuestros Parques Nacionales, y en ese sentido nos vamos a mover. Evidentemente no cuestionamos la capacidad de las Comunidades Autónomas para gestionar sus propias redes de espacios protegidos. En este momento existen en la legislación española distintas figuras para la protección de un territorio- -los Parques Naturales, por ejemplo, son competencia exclusiva de las Comunidades Autónomas- -y ojalá fueran muchos más los espacios protegidos en las distintas autonomías. Sin embargo, entendemos que el Tribunal Constitucional no ha entendido la necesidad de que exista una red superior, de interés general del Estado, en la cual estén representados los mejores ejemplos de los hábitat y ecosistemas españoles. Durante los últimos 25 años en España, se ha organizado la que es seguramente la mejor Red de Parques Nacionales de Europa, y el modelo español de gestión compartida ha sido un ejemplo mundial para una nueva forma de entender la gestión de estos espacios protegidos, basada en la participación y la co- responsabilidad. Para Greenpeace y para todas las organizaciones ecologistas no tiene sentido abandonar este camino para ir a un modelo de exclusividad que no sólo no conserva mejor la naturaleza, sino que es menos abierto, menos participativo, más opaco y mucho más sensible a las presiones de agentes locales.