Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MARTES 16 11 2004 ABC Internacional Colin Powell confirma su renuncia a seguir en el segundo mandato del presidente Bush Condoleezza Rice se perfila como posible relevo para el Departamento de Estado b De los quince puestos ministeria- La carta de despedida Querido Sr. Presidente: Tal como hablamos en los últimos meses, creo que ahora que las elecciones han terminado ha llegado el momento de que presente mi renuncia como secretario de Estado para regresar a la vida privada. Presento por tanto mi dimisión como 65 sectetario de Estado, efectiva a partir del momento que usted indique. Sr. Presidente, le agradezco el honor y el privilegio de haberle servido a usted y al pueblo norteamericano durante casi los últimos cuatro años. Me complace haber sido parte de un equipo que lanzó la Guerra Global contra el Terror, liberó al pueblo afgano y al iraquí, centró la atención mundial en el problema de la proliferación, reafirmó nuestras alianzas, se ajustó al mundo de la posguerra fría y llevó a cabo grandes iniciativas para afrontar el problema de la pobreza y las enfermedades en el Tercer Mundo. En éstas y en otras áreas su liderazgo fue la fuerza motora de nuestro éxito. Estoy especialmente orgulloso de haber encabezado a nuestros hombres y mujeres del Departamento de Estado. Todos ellos sirven a diario con nobleza la causa del pueblo norteamericano y de la libertad en todo el mundo. Le agradezco a usted y a Laura la gentileza y amistad que nos han brindado a Alma y a mí. Finalmente, le deseo todo el éxito en su tarea de dirigir a nuestra amada nación. Respetuosamente. Colin L. Powell les que componen el Gobierno, la Administración Bush acumula media docena de bajas en una cascada de significativos cambios PEDRO RODRIGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Colin Powell- -con gran diferencia el miembro más popular y respetado de la Administración Bush dentro y fuera del gigante americano- -ha confirmado ayer su deseo de abandonar la jefatura del Departamento de Estado. Con esta dimisión anticipada desde hace meses, la Casa Blanca se enfrenta ahora al reto de media docena de vacantes acumuladas desde los comicios del 2 de noviembre entre los quince puestos ministeriales que componen la cúpula del gobierno federal, incluida la consiguiente cascada de cargos intermedios. Pese a recientes especulaciones sobre una prórroga para aprovechar las oportunidades negociadoras creadas por la muerte de Arafat o hasta la celebración de elecciones en Irak previstas para enero, el secretario de Estado ha indicado ayer su deseo de retornar a la vida privada en cuanto tenga sucesor. A su juicio, la reestructuración gubernamental en curso es el momento más adecuado para formalizar su salida de un gobierno en el que ha actuado como una especie de leal opositor interno. Durante un breve encuentro con pe- Colin Powell, ayer en rueda de prensa, tras conocerse su renuncia al cargo riodistas, Powell ha indicado que su partida es fruto de un mutuo acuerdo con el presidente Bush. Mensaje de sintonía también coreado por la Casa Blanca, cuyo portavoz oficial ha negado con vehemencia que el secretario de Estado hubiera sido forzado a dimitir. Según Scott McClellan, ha sido su decisión y él la ha tomado por sus propias razones En junio, el jefe de gabinete de Powell, Larry Wilkerson, ya describió a Colin Powell cansado, mental y físicamente El dimisionario secretario de Estado ha recalcado ayer su intención de no bajar la guardia durante la recta final de su gestión, con un posible viaje a Cisjordania para renovar contactos con los nuevos líderes palestinos. La agenda de Powell para la próxima semana incluye un desplazamiento a Egipto para participar en una conferencia internacional sobre Irak. Planes de futuro Preguntado específicamente sobre sus planes de futuro a los 67 años y después de haber batallado con éxito un cáncer de próstata, Colin Powell ha indicado no tener todavía una idea clara. Pero entre las opciones más citadas figura la presidencia del Banco Mundial, institución gubernamental que al año presta 20.000 millones de dólares para proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo. Durante sus cuatro años al frente del Departamento de Estado, Colin Powell se ha ganado una fama internacional moderación en un gobierno dominado por halcones. Al mismo tiempo durante su mandato diplomático, Powell también ha demostrado su lealtad al presidente Bush. Fidelidad encarnada en su famosa intervención ante el consejo de Seguridad de Naciones Unidas, defendiendo en febrero del 2003 el uso de la fuerza contra el régimen de Sadam Husein. El secretario de Estado, Colin Powell, con Condoleeza Rice, posible sucesora, y con el presidente George W. Bush AP