Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOS AÑOS DE LA CATÁSTROFE DEL PRESTIGE MARTES 16 11 2004 ABC Respuestas de la ciencia a las dudas sobre los efectos del vertido A. A. C. MADRID. La recuperación del fuel del Prestige supuso un desafío tecnológico sin precedentes que ha sido resuelto por ingenieros españoles de Repsol. Para la comunidad científica nacional, el desastre también representó un reto, ya que la magnitud y naturaleza del vertido planteó numerosas incógnitas. La Oficina Técnica que coordina los proyectos de investigación relacionados con esta catástrofe destaca cómo los científicos españoles han aportado respuestas en dos años a importantes interrogantes sobre la contaminación de los seres vivos, aguas y fondos. Estos son algunas: Revés para la vegetación. En las plantas adyacentes a la costa se ha observado pérdida de biodiversidad y reducción del tamaño de las poblaciones, con desaparición incluso de especies del primer cinturón de playa. Efectos de la limpieza. En algunas zonas contaminadas, las actividades de limpieza y la apertura de pistas tuvieron un impacto más negativo que el producido por el fuel del buque. En la zona rocoso- intermareal también detectan áreas desnudas debido a la acción de las hidrolimpiadoras. Pérdida de biodiversidad en playas. En general se detecta una pérdida de abundancia, biomasa y diversidad de los organismos de mayor tamaño que habitan las playas, Fitoplancton, sin daños. La eficiencia fotosintética es similar a la que existía antes del vertido. Descenso de larvas de percebe y mejillón. El erizo desapareció de zonas donde antes era abundante. Hidrocarburos aromáticos policíclicos. Aparecen en mayor concentración en los organismos de la zona intermareal que los que viven por debajo de la línea de bajamar, concentrándose principalmente en niveles bajos de la cadena alimentaria (herbívoros y suspensívoros) Estrés o salud deteriorada en mejillones, especialmente en las costas gallegas. Este hecho indica exposición a contaminantes tóxicos, lo que permitirá evaluar los efectos del vertido a largo plazo. Toxicidad reducida. Seis meses después del accidente, los sedimentos arenosos no mostraba toxicidad alta, ya que los hidrocarburos permanecen menos tiempo en las arenas que en los sedimentos finos. Sin impacto en los recursos pesqueros. En 2003 no se apreciaron variaciones en las capturas ni se encontró fuel en ningún estómago de pez o crustáceo, ni tampoco se observaron cambios en las dietas de las especies estudiadas. En los sedimentos no se detectó especies oportunistas que vendrían a ocupar los espacios liberados por especies que habitualmente viven en ellos. Los trabajos de extracción del fuel se realizaron desde el barco Odin que aparece en la imagen de archivo EFE Setecientas toneladas de fuel siguen en el Prestige pero sin posibilidad de fugas Se encuentran adheridas a las paredes de los tanques de popa del buque b Las condiciones meteorológicas adversas, que ponían en peligro los instrumentos y a los operarios, impidió la aplicación de las técnicas de biorremediación A. AGUIRRE DE CÁRCER MADRID. Nunca más, ningún país del mundo podrá alegar que la recuperación del crudo de un petrolero hundido a 4.000 metros bajo el mar es una misión imposible. En una operación tecnológica sin precedentes, apoyada en robot autónomos y un sistema de extracción con lanzaderas, los técnicos de Repsol acometieron en cinco meses- -de mayo a octubre pasado- -la recuperación de las 13.000 toneladas de fuel que contenían los tanques del buque. Los trabajos en el lugar donde reposa el pecio han concluido oficialmente, tras una inversión de 100 millones de euros, aunque permanecen en la popa 700 toneladas que iban a eliminarse con técnicas de biorremediación. La causa de la suspensión de esa fase final fue las adversas condiciones meteorológicas durante varios días en la zona, que ponían en riesgo no sólo los equipos técnicos sino también la integridad física de los operarios. El proyecto de biorremediación, diseñado en colaboración con la Universidad de Granada, pretendía acelerar la acción biodegradadora del fuel de las bacterias autóctonas de la zona del hundimiento. Esa operación exigía el uso de decenas de cilindros con unas 60 toneladas de nutrientes a base de nitrógeno, fósforo y potasio para su introducción, a través de un embudo, en los orificios creados para la extracción del fuel. Una vez descargado ese fertilizante, Fuel pendiente de tratamiento para su venta Las 13.000 toneladas de fuel extraídas del Prestige almacenadas temporalmente en la refinería de Repsol en La Coruña, no podrán venderse todavía en el mercado internacional por razones técnicas. Y es que el hidrocarburo recuperado no es idéntico al que originalmente transportaba el buque. Ahora está mezclado con agua y gasoil, que se inyectaron con bombeo a los tanques para facilitar la extracción de la carga en las lanzaderas. Para vender el fuel, primero tendrá que tratarse para eliminar el agua y el gasoil. operación de neutralización del combustible. El fuel pegado a las paredes de los tanques de popa, que no podía eliminarse con el método de extracción con lanzaderas rígidas, terminará por desaparecer en unos treinta años por la acción natural de las bacterias, según estiman los técnicos de Repsol. A profundidades abisales En cualquier caso, la amenaza del Prestige ha quedado totalmente desactivada con un proyecto de ingeniería que servirá de guía metodológica en el futuro para futuras intervenciones de este tipo. Y es que además de la recuperación de prácticamente todo el fuel depositado a profundidades abisales, cabe destacar que el proyecto se efectuó sin incidentes medioambientales o accidentes entre los operarios. La profundidad donde quedó el buque tras partirse a 105 millas de la costa suponía la primera dificultad operativa, ya que nunca se había realizado tareas de ingeniería a esas profundidades. Hasta el momento sólo había experiencia con robots de trabajo hasta 2.500 metros bajo la superficie del mar. Además de la situación del pecio, los científicos e ingenieros desconocían cuánto fuel quedaba en los tanques y cuál podía ser su comportamiento a las condiciones de presión y temperatura del fondo marino. Para resolver todos esos desafíos, una vez que Repsol recibió en febrero de 2003 el encargo del Gobierno, los ingenieros de esta empresa crearon un comité internacional con la participación de BP, Total, Eni, Petrobaras y Statoil. La solución finalmente elegida fue la extracción mediante bolsas lanzaderas de estructura rígida, que se acoplaban a válvulas en el casco del petrolero hundido. las válvulas se cierran y el pecio queda totalmente sellado de nuevo. Esa operación de limpieza final sí pude acometerse en los tanques de proa, donde estaba concentrado la gran mayoría del fuel. Fuentes de la Oficina del Comisionado del Gobierno para las acciones derivadas de la crisis del Prestige señalaron ayer a ABC que no existe riesgo de fugas porque las 700 toneladas de fuel almacenadas en la popa están adheridos a las paredes de los tanques, que además están completamente sellados y sobre una formación geológica estable. La biorremediación era la guinda del pastel. Todavía no se ha decidido sobre la posibilidad de llevarla a cabo más adelante señalan desde la Oficina del Comisionado, donde se considera concluida con éxito la