Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional ACCIDENTE DEL YAK- 42 MARTES 16 11 2004 ABC El general Navarro exculpa a Trillo y asume los errores en las identificaciones Reconoce que puso nombre a los cuerpos basándose en objetos como insignias o guerreras de la actuación española en Trebisonda admite que firmó el protocolo turco en el que se dejaba constancia de que 30 cuerpos estaban sin identificar NATI VILLANUEVA MADRID. El general Vicente Navarro, quien coordinó los trabajos de identificación y repatriación de los 62 militares fallecidos en Turquía en el accidente aéreo del Yak- 42, declaró ayer ante la juez Teresa Palacios que asume toda la responsabilidad en las identificaciones de los cadáveres- -30 fueron erróneas- -y exculpó tanto al ex ministro Trillo como a sus subordinados de los fallos que se cometieron. Navarro, quien compareció durante casi cuatro horas en el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, calificó las pruebas médicas practicadas a los cuerpos de los militares como autopsias light cuando con anterioridad a su declaración, otro de los imputados, el capitán médico Miguel Ángel Sáez había asegurado que las necropsias se habían limitado a realizar una descripción física del estado en que habían quedado los cuerpos: Por eso casi todos los informes eran iguales señalaron fuentes jurídicas. El general, máximo responsable de los trabajos de identificación españoles en Turquía, expuso ante la juez tres hipótesis que, en su opinión, explicab El coordinador Para lo que hicimos podría haber ido cualquiera MADRID. Para lo que nosotros hicimos podría haber ido cualquier persona Así se pronunció ayer el capitán médico Miguel Ángel Sáez García, quien se encargó de realizar los reconocimientos externos -que no autopsias- -de los cuerpos de los militares fallecidos, una labor en la que estuvo acompañado por el comandante médico Ramón Ramírez García. Ambos declararon ayer ante la juez Palacios en calidad de imputados. Sáez señaló que cuando se les ordenó viajar a Turquía nadie les dijo lo que tenían que hacer allí, que carecían de medios materiales para llevar a cabo las autopsias y que ni siquiera contaron con un traductor. Reconoció que los cadáveres que su compañero y él examinaron fueron identificados previamente por Vicente Navarro y que su trabajo se limitó a describir los desperfectos que tenía cada cuerpo, por lo que no practicaron ni siquiera una escisión. Declaró que fueron unas jornadas tremendas, con muchas limitaciones y presión. Hicimos lo que pudimos dijo. Navarro, en segundo plano, a su llegada ayer a la Audiencia Nacional rían los errores en la identificación de 30 militares españoles: la primera, que el informe toxicológico que emitieron las autoridades turcas fuera incorrecto; segundo, que hubiera una manipulación de cadáveres durante el tiempo que éstos estuvieron almacenados en una nave de Trebisonda- -en este sentido recordó que algunas bolsas se rompieron y los restos que estaban en ellas tuvieron que ser cambiados a otras- y tercero, que él se equivocara al poner nombres y apellidos a cada uno de los militares mal identificados, una responsabilidad que, en cualquier caso, recalcó, sería personal según informaron las mismas fuentes. Navarro negó que recibiera ninguna orden desde Madrid- -ni del Ministerio de Defensa ni del Gobierno- -en el sentido de que había que proceder con urgencia a la repatriación de las víctimas, lo único que podría explicar EFE la actuación contrarreloj que se llevó a cabo en Trebisonda para traer los cuerpos de los militares a España en un tiempo récord. Sin embargo, sí reconoció que firmó el protocolo de identificación de las víctimas elaborado por las autoridades turcas el 28 de mayo de 2003- -dos días después del siniestro aéreo- -en el que se dejaba constancia de que 30 de ellas estaban sin identificar. Navarro justificó su firma en este documento en que el traductor turco que les leyó el protocolo omitió el párrafo que hacía referencia a la situación en la que se encontraban esos 30 militares. Ariscas y esquivas A la pregunta de por qué no se pidió a Turquía una copia de los resultados de las muestras y tejidos que se extrajeron de los cuerpos, Navarro señaló que no lo hizo porque los turcos estaban ariscos y esquivos y entendieron que no era necesario. Los familiares de los fallecidos solicitaron reiteradamente al Ministerio de Defensa estas muestras de ADN en cuanto empezaron a sospechar que la identificación de los cadáveres había sido errónea. Los reconocimientos que el general llamó autopsias light se basaron, según declaró él mismo, en identificar a las víctimas de forma estimativa fijándose en las guerreras, insignias, solapas u otros objetos externos que portaban los cuerpos, y admitió que en ningún caso hubo actos médicos propiamente dichos porque, según manifestó, las autoridades turcas impidieron a los españoles tomar muestras de los cadáveres de los militares fallecidos. Anteriormente, el capitán Sáez había reconocido que el equipo viajó a Turquía sin medios materiales para proceder a las tareas de identificación. Vicente Navarro justificó su presencia en Turquía porque el ex ministro Federico Trillo se lo pidió basándose en su experiencia en casos de este tipo como el de Julio Anguita Parrado, el periodista abatido en la guerra de Irak, cuya identificación corrió a cargo de este general. PSOE y PP desoyen a Marín y negociarán el nuevo Reglamento del Congreso en una ponencia J. L. LORENTE MADRID. Los dos grupos mayoritarios del Congreso- -PSOE y PP- -no hacen caso de las recomendaciones del presidente de la Cámara, el socialista Manuel Marín, y negociarán la reforma del Reglamento de la Cámara en una ponencia. Marín llegó ayer a la reunión de la Comisión de Reglamento con tres posibilidades debajo del brazo: la primera, mantener el grupo de trabajo, como hasta ahora; la segunda, adoptar el texto de reforma que han elaborado los servicios jurídicos de la Cámara y formalizarlo como un documento de ponencia; la tercera- -precisamente, por la que apostaba el presidente del Congreso- -se centra en que el Pleno confirme de la voluntad política de concluir el nuevo Reglamento a lo largo del próximo período de sesiones (de febrero a junio de 2005) Todos los grupos parlamentarios- -excepto CiU y el PNV- -apostaron por la segunda vía. Es decir, los diputados aceptan el informe de los servicios jurídicos como texto provisional de trabajo, fijan un plazo de enmiendas, abren una ponencia y, posteriormente, cuando ésta acuerde su dictamen, se reunirá la Comisión de Reglamento para elaborar el documento final, que será publicado en el Boletín Oficial de las Cortes. ¿Qué diferencias existen entre las tres posibilidades? La ponencia tendrá actas de sus reuniones- -no así el grupo de trabajo- aunque las sesiones no serán públicas. Por otra parte, la po- nencia no trabajará a plazo fijo como exigía Marín en su propósito de que el Pleno de la Cámara se pronunciase. El portavoz del PP en la Comisión de Reglamento, Gabriel Elorriaga, expresó sus dudas sobre la propuesta del presidente de la Cámara, al considerar que un pronunciamiento del Pleno podría generar más dificultades de las que trata de resolver Por su parte, el portavoz del PSOE, Diego López Garrido, se inclinó por procedimientos que faciliten el consenso en lugar de forzarlo Marín se quejó amargamente de la postura de los grupos mayoritarios y recordó que la reforma se negocia desde hace nada menos que 15 años y nueve meses. Tras apelar a la necesidad de que el Congreso recupere su autoestima el presidente de la Cámara hizo hincapié en que la Constitución de 1978 se aprobó en un año y medio; el Reglamento del Congreso de 1982, en un año y nueve meses; el Código Penal de la Democracia, en nueve meses; y la reforma europea de Maastricht, en mes y medio.