Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 11 2004 11 El general Navarro reconoce que se identificaron los cuerpos del Yak mediante insignias y guerreras La comisión del 11- M ha sido un fiasco El líder del PP no parece esperar mucho de la comisión parlamentaria del 11- M, ni siquiera ante la anunciada comparecencia de su anterior jefe de filas y presidente de honor de su partido, José María Aznar, el lunes de la semana que viene. Rajoy confesó que no tenía previsto acudir ese día al Parlamento. Es una comparecencia normal, como ha pedido el ex presidente. No se trata de ir allí a hacer nada distinto de lo que ha ocurrido con cualquiera de los comparecientes, por relevante que sea la presencia de Aznar o la del presidente del Gobierno, que lo hará la semana siguiente. Él mismo lo ha pedido puntualizó. En todo caso, no dudó en calificar de fiasco los trabajos de la comisión, y pidió que se siga investigando, si es necesario durante años, que es el tiempo necesario- -dijo- -para desentrañar los grandes atentados. Tras subrayar que él se apuntará al pacto contra el terrorismo islámico que ha propuesto Zapatero, reiteró que la comisión debería haber investigado aspectos colaterales sobre los que el PP se interroga desde los atentados islamistas de Madrid. Esto es: cómo se convocaron las manifestaciones a las puertas de las sedes del PP el día de reflexión; de dónde surgió el rumor de que el PP intentó organizar un golpe de Estado -del que, se quejó, se hicieron eco algunos cargos institucionales ahora en el Gobierno- y saber de dónde salieron algunas informaciones como la de la existencia de terroristas suicidas. A juicio de Rajoy, lo único que ha aclarado la comisión hasta el momento es que el último Ejecutivo del PP no faltó a la verdad Precisamente, aunque no lo dijo, ese será el objetivo de la comparecencia de Aznar. El presidente del PP responde a las preguntas formuladas por el director de ABC, Ignacio Camacho debate, pero quiso dejar muy claro que no permitirá que dicha reforma dilapide el clima de comodidad que la Constitución de 1978 ha proporcionado Consciente de que cualquier cambio en la Carta Magna debe pasar por el apoyo de su partido, Rajoy fue mucho más lejos en su advertencia al señalar que, si dichas propuestas de reforma lo que pretenden es ofrecer comodidad a unos pocos a cambio de incomodidades para la mayoría el PP se plantará Es más, si esta reforma no es más que un precio que hay que pagar porque el Gobierno socialista necesita el apoyo de quienes se sienten incómodos con la Constitución, entonces ya les adelanto que el Partido Popular dirá que no, que no cuenten con nosotros aseveró. Al hilo de esta reflexión, Rajoy habló de su oposición a las hipotecas constitucionales y mostró su temor a que se haga inestable el marco constitucional, por considerar que repercute sobre la confianza que ofrece la arquitectura social, económica y política de un país. IGNACIO GIL Batasuna En el coloquio posterior, la primera pregunta planteada por el director de ABC hizo referencia al acto organizado por Batasuna el pasado domingo en el Velódromo de Anoeta. Tras recordar Rajoy que se trataba de un acto de una formación política ilegalizada, recordó que debería haber sido el Gobierno vasco el que impidiera el mitin, y apoyó la investigación abierta por el Fiscal General del Estado. En todo caso, consideró que lo más importante es que subyace un problema de fondo, el mismo por el cual después de años fructíferos en la lucha contra ETA, culminados en un pacto antiterrorista, aho- ra salgan algunos como el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza- -al que no citó por su nombre- que defienden la legalización de Batasuna y el acercamiento de los presos, lo que le parece un error descomunal además de producirle inquietud. En cuanto a la reelección de George Bush, reiteró la teoría del PP de que el triunfo de Kerry no hubiera cambiado la política exterior de los Estados Unidos y que, frente a las preferencias personales, deben primar los intereses de tu país Interrogado sobre la capacidad de mediación del PP y de José María Aznar, invitó a dar tiempo al tiempo cumplir los compromisos internacionales, no hacer genialidades y, sobre todo, no hacer la pelota En todo caso, reveló que hay algunas empresas españolas que se están acercando a quien pueda darles un trato más equitativo