Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 16 11 2004 ABC Nacional Rajoy acusa a Zapatero de minar la confianza de los españoles por su continua falta de criterio Recuerda que correspondía al Ejecutivo vasco impedir el acto de Batasuna b El PP se plantará -advierte- ESTRATEGIA DEL PSOE Desplegar una cortina de humo y echar balones fuera son estrategias muy socorridas para quien necesita distraer la atención, porque carece de programas, y ganar tiempo para improvisarlos REFORMA CONSTITUCIONAL No estamos dispuestos en el PP a que la reforma constitucional dilapide el clima de comodidad que la Constitución de 1978 ha proporcionado UNIÓN EUROPEA El único criterio posible, defender los intereses de los españoles, lo ciega una apuesta precipitada y demagógica por Europa RELACIONES CON LA IGLESIA Dentro de las cosas que nunca se debieran haber hecho, está organizar polémicas gratuitas y jalear los bautizos civiles si con la reforma constitucional el PSOE pretende pagar el apoyo de quienes se sienten incómodos con la Carta Magna CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Ausencia de criterios, principios y programa. Falta de claridad, iniciativas confusas y demagogia. Estas fueron sólo algunas de las palabras, que no todas, escogidas por el líder del PP, Mariano Rajoy, para describir la actuación política del actual Gobierno. Constituyó un intento de atacar la línea de flotación del PSOE, en general, y de su líder y jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, en particular. Donde falta el criterio, abundan los bandazos, la precipitación y las contradicciones que luego tratan de resolverse entreteniendo a la sociedad española en debates artificiales fue otro de los argumentos centrales de la intervención de Rajoy en el Foro ABC organizado por Deloitte. El líder del PP aseguró que está preocupado tanto por la falta de claridad como por el estilo de hacer política del Gobierno, pues entiende que lo que se vislumbra después de estos meses de meros gestos y promesas es poco tranquilizador Tras considerar que la confianza que debería transmitir el Ejecutivo es cada vez más débil atribuyó también al Gobierno una cierta dejadez contemplativa que nos abandona a la iniciativa de otros tanto dentro como fuera de nuestras fronteras dijo. Rajoy llegó a admitir que el Gobierno socialista muestra criterio en algunas cuestiones, pero eso sí, objetó, del modo menos adecuado por tratarse de un criterio arbitrario y partidista que siembra debates y discordias donde no debieran aparecer A continuación puso ejemplos concretos, como los conflictos con la Iglesia y con Estados Unidos o el resucitar heridas históricas que se creían superadas tras la Transición; en definitiva, crear problemas donde no los hay Se trata de una estrategia muy socorrida que consiste en desplegar una cortina de humo y echar balones fuera para distraer la atención porque carece de programas y necesita ganar tiempo para improvisarlos. Lamentó Rajoy que Rodríguez Zapatero se dedique a molestar a la primera potencia del mundo o que organice polémicas gratuitas contra la Iglesia, como jalear los bautizos civiles o anunciar que se van a impartir clases de Islam cuando la religión va a dejar de ser evaluable En este sentido, y en el coloquio posterior dirigido por el director de ABC, Ignacio Camacho, Rajoy dejó entrever que apoyarán las movilizaciones convocadas por la Conferencia Episcopal, que responde a la sensibilidad de parte de su formación política. Alguna responsabilidad de esta situación se la atribuyó también Rajoy a la existencia de unos socios ocultos, no explícitos que obligan a gobernar al albur de los acontecimientos, con lo que el Gobierno se convierte en un distribuidor de incertidumbres y desconfianza El líder popular echó mano de la evolución de los datos del CIS desde abril hasta ahora para afirmar que el porcentaje de españoles que consideran que la situación económica es buena o muy buena ha bajado en veinte puntos (del 44,2 al 23,6 por ciento) y en quince el de los que creen lo mismo de la situación política (del 38,9 por ciento de abril al 23,6 actual) Lastre de inestabilidad El líder del PP propone un periodo transitorio en la UE para garantizar los Fondos de Cohesión C. H. MADRID. La reunión del Consejo Europeo del 17 de diciembre, que tiene previsto aprobar los principios y guías sobre las perspectivas financieras para la UE, es vital para que el presidente del Gobierno logre que se reconozca la situación excepcional en la que se encuentra España según defendió el líder del PP en referencia a los Fondos de Cohesión que recibe nuestro país, para los que propone un periodo transitorio. La propuesta que hay en estos momentos encima de la mesa, según explicó Rajoy, supone una pérdida del 40 por ciento de los fondos comunitarios para España y del 90 por ciento de su saldo favorable, por lo que los fondos europeos verán una merma de 5.700 millones de euros al año, convirtiendo a nuestro país en el principal contribuyente al esfuerzo de la ampliación de la UE. A ello se une el hecho de que los principales contribuyentes proponen reducir sustancialmente el presupuesto comunitario a un 1 por ciento de la Renta Nacional Bruta de la UE, cuando en la actualidad es del 1,24 por ciento. En definitiva, estas propuestas convertirán a nuestro país en un fuerte contribuyente neto, a pesar de no alcanzar la media de PIB por habitante de la Unión de los 25 miembros Para hacer frente a esta situación abogó por que España luche por un trato específico como ya consiguieron Francia en 1968, el Reino Unido en 1984, Grecia e Italia en 1986 (precisamente, por la adhesión de España y Portugal) e Irlanda en 1999. Se trataría, apuntó Rajoy en su discurso, de obtener un periodo transitorio para el Fondo de Cohesión. El líder del PP comentó que lo más curioso de este panorama es la sorprendente pasividad con la que actúa Rodríguez Zapatero sin advertir, dijo, que nos estamos jugando el futuro de España dentro de la UE Así, atribuyó esta actitud que dice detectar en Zapatero a que lo ciega una apuesta precipitada y demagógica por Europa que no ha medido las verdaderas consecuencias de decir amén a todo lo que deciden sus pretendidos aliados, Francia y Alemania Están creando un clima de inestabilidad que daña la confianza dentro y fuera de nuestro país opinó Rajoy, para agregar a continuación que el lastre de inestabilidad y desconfianza que hemos acumulado en estos meses de Gobierno socialista compromete nuestras posibilidades futuras El presidente del primer partido de la oposición vaticinó un panorama muy sombrío del futuro a pesar de que la inercia del pasado sigue proyectando su energía sobre el presente dijo. Tras criticar, por ejemplo, partidas presupuestarias como la dedicada a Educación o a I+ D +i- el parto de los montes en que se ha transformado la propuesta del Gobierno socialista es un símbolo de su estilo, un símbolo preocupante lanzó en otro momento de su intervención una advertencia muy seria al Ejecutivo respecto a la reforma de la Constitución. En este sentido, reiteró la disposición de su partido para no ser ajeno al