Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 16 11 2004 ABC Cartas al director ¿Sueño o pesadilla? El lendakari ha tenido un sueño. El sueño basado en el racismo iluminado de Sabino Arana consiste, cosas del surrealismo, en que la izquierda radical de la bomba y la pistola vuelva a los Ayuntamientos del País Vasco. Ibarretxe afirma que éste es el sueño de los vascos, y yo me permito aclararle que al menos para la mitad de esos vascos su sueño es más bien una pesadilla que dura ya 30 años y ha costado 900 muertos, miles de familias destrozadas, decenas de miles de vascos huidos de su propia tierra y una sociedad profundamente dividida y con una preocupante tendencia a ignorar el miedo y el sufrimiento de su vecino. Esto de lo que hablo, señor Ibarretxe, no es un sueño, es una realidad, y somos cada vez más los vascos que deseamos fervientemente que regrese usted de esa Arcadia feliz donde parece vivir, se despierte un buen día en el País Vasco y se entere de que, mal que le pese, es el lendakari de todos los vascos y no sólo de los que jamás condenaron un asesinato o de los que miraron para otro lado. Joseba Aldecoa Urízar. Guecho (Vizcaya) Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es Blanco y las estadísticas Para mi gozo, he sido citado en una rueda de prensa por: José Blanco, que ha afirmado recientemente que la inmensa mayoría de los cristianos españoles aprueba las medidas tomadas por su Gobierno. Y yo, como cristiano que soy, me he dado por aludido. El problema es que no me incluyo entre esa supuesta inmensa mayoría que cita Blanco; es más, no sé de dónde la saca. Normalmente los expertos en opinión pública se molestan en hacer encuestas y manejar los datos para que les sean favorables. Sin embargo, parece que para José Blanco eso no es necesario: vale que lo diga para que sea una realidad. La verdad, esas afirmaciones en boca de una personalidad pública me parecen un insulto a la inteligencia, tanto de los profesionales de las encuestas, como de los cristianos. Finalmente, en su comunicado, destaca dos aspectos que le honran: es cristiano y está en contra de la guerra. Lo cierto es que esto último puede ser lo único en que, como cristiano, le una al Papa. Carlos González Martínez. Valladolid. permito hacer las siguientes reflexiones: la madre de Marcel, Carmella Planell, quien agradeció al Consistorio la oportunidad que brindaba a su hijo de ser acogido como ciudadano, posiblemente no recuerde que el ciudadano de hoy lo es en virtud al Estado del que es ciudadano, no de la ciudad en que vive o lo acoge. Uno puede ser barcelonés sin más, pero no ciudadano barcelonés, sino ciudadano español, porque es el Estado el que le reconoce la condición y los derechos del ciudadano, no la ciudad. No es la circunstancia de vivir en Barcelona o en Igualada la que le hace acreedor de esos derechos de ciudadanía, sino su condición de habitante del territorio español, derecho adquirido con la nacionalidad, por tal motivo destacar la fuerte carga simbólica de la ceremonia que sirvió para inculcar oficialmente los valores de la libertad, la igualdad y el respeto al niño es una payasada mediática, pues Marcel es ciudadano desde que nació. Y, como todos sabemos, los bautismos civiles son una tradición republicana francesa, que proliferaron durante la Revolución y que se instituyeron en Francia en 1792 como símbolo de la separación entre la Iglesia Católica y el Estado. Por tal motivo en España, donde no existen registros históricos de dicha tradición, no se justifican y tendríamos que ser muy tontos para no darnos cuenta de que la celebración de bautismos civiles tiene por único objeto desafiar y, por ende, agredir gratuitamente a la Iglesia y su ceremonia del bautismo, promoviendo un enfrentamiento y un encono que nuestra sociedad no necesitan. Edgardo Calvente Farizano. Barcelona. La verdad Por fin es posible que poco a poco lleguemos a saber la verdad de las cosas que nos preocupan. Quién nos iba a decir, después de hacernos creer de una u otra manera que el desastre del 11 de Marzo estaba relacionado con la guerra de Irak, que aparecerían unas cintas, a las que no se le dio el curso reglamentario, que hubieran evitado el golpe, y que demuestran que éste estaba preparado antes de que ocurrierá lo de las Torres Gemelas y, por consiguiente, de la guerra. Tampoco podíamos imaginar, en España, después de la fabulosa campaña de pancartas y manifestaciones contra la guerra, que iba a ganar por mayoría en su país su promotor, el señor Bush. Y esto unido a que en otras contiendas, como la actual en Costa de Marfil, nuestra izquierda está calladita, hace pensar que el famoso no a la guerra no lo es sólo por su carácter pacifista, dialogante, comprensivo y con talante, sino que también llevaba una fuerte carga electoralista y antiamericanista. La grandeza de la democracia está en que aparezca siempre la verdad por encima de todo, y estamos por buen camino y eso que Vera no ha tirado de la manta, ¿Qué habrá debajo de esa manta? ¿lo sabremos algún día? Jesús Martínez Martín. Miguel Esteban (Toledo) Datos preocupantes Soy un estudiante de la Universidad Carlos III, y el martes pasado tuve la oportunidad de conocer a Carod- Rovira, un personaje de verbo fácil, con un discurso sembrado de incongruencias y con una habilidad inconmensurable para mantener en jaque al Gobierno de toda una nación contando con sólo el 15 por ciento de los votos de Cataluña. Desde que ha comenzado la legislatura, hemos asistido con perplejidad a numerosos espectáculos bochornosos protagonizados por un Ejecutivo que destila un alto grado de bisoñez, y que no posee una mayoría suficiente para garantizar un Gobierno estable, algo realmente grave que está creando un clima de desconfianza y desconcierto de cara a los inversores, que no hace más que mermar el crecimiento de nuestra economía, y no lo digo yo, sino que lo cantan todos los indicadores económicos, como pueden ser los datos del IPC publicados, las cifras del paro y las constantes rectificaciones a la baja de nuestro crecimiento económico. No creo que un Gobierno con socios como ERC pueda sobrevivir a toda la legislatura, y si sus miembros tuviesen un escaso sentido institucional o de patriotismo, tan pronto como fuese posible convocarían elecciones para pedir al electorado que les diese el apoyo suficiente para poder gobernar con un mínimo de coherencia y sin atacar a las bases que sienta nuestra Constitución, o dejaría paso para otro gobierno mejor cualificado para afrontar estos retos. Pero señores, éste es el gobierno que ha salido de las urnas y el que nos merecemos, un Ejecutivo capitaneado por un señor al que, a mi juicio, le falta un hervor, como es Zapatero, que a su vez depende de Maragall, y éste último se encuentra hipotecado por Rovira. Quien lleva el timón de ésta embarcación es éste último, una nave al borde el naufragio. SOS. José Ramos García. Colmenarejo (Madrid) Bautizo civil En relación al bautizo civil de Marcel Planell celebrado en Igualada hace pocos días, me