Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 11 2004 Opinión 5 No hay trato Genio y figura, imprevisible y coherente, Albert Boadella ha decidido rechazar la Cruz de Sant Jordi otorgada por la Generalitat catalana. Los últimos episodios de la historia de su compañía han estado marcados por los desencuentros con la misma institución que ahora pretende hacer borrón y cuenta nueva en unas relaciones odiosas, pero el patrón de Els Joglars ha visto, bajo el premio, la letra de un trato tardío e inaceptable. Mea culpa Íntegramente y de forma personal según declaró en la Audiencia Nacional, el general Vicente Carlos Navarro asumió ayer toda la responsabilidad en las identificaciones erróneas de los cadáveres de las víctimas del Yak- 42. Las derivas políticas y judiciales de la tragedia aérea han llevado al veterano militar a cargar con todas las culpas para evitar que el caso salpique a superiores y subordinados, un gesto que le honra, pero que quizá no sea suficiente para detener en seco y sobre sus hombros, como pretende, la maquinaria sobre la que gira la larga cadena de errores de un caso que no se detiene. En el aire Tras un largo paréntesis, el Gobiernoha reanudado su actividad de lanzamiento de globos- sonda. A través del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ayer anunció la posibilidad de reducir las ventajas fiscales de los fondos de pensiones. De aquí a un año, plazo puesto para la reforma tributaria, queda el suficiente tiempo para comprobar qué queda del globo. Su despegue ha sido espectacular. NO SERÁ FÁCIL CALZAR SUS ZAPATOS ANA PALACIO E ERNESTO AGUDO L carácter, la trayectoria de Colin Powell, su trabajo al frente del Departamento de Estado norteamericano durante la primera Administración del presidente George W. Bush no se entienden sin tener en cuenta dos circunstancias. Colin Powell es, en primer lugar, epítome del sueño americano hecho realidad. Su historia es la del hijo de un inmigrante jamaicano que llega a Nueva York en un barco platanero sin un dólar, que tiene una infancia de suburbio en esa gran ciudad, que se topa, casi por casualidad, con uno de los muchos programas del Ejército americano, que descubre en él su vocación y que, a partir de ese Ejército, recorre todas las vicisitudes que han marcado su país desde el comienzo de los años sesenta, desde la discriminación a la guerra de Vietnan, llegando a ocupar los más altos cargos en las Fuerzas Armadas y en el Gobierno. En segundo lugar, ante todo él es- -continúa siendo- -un militar. Y su vida es en gran medida un tributo al Ejército como institución vertebradora de la sociedad americana, integradora de las minorías en el mainstream Aún sigue cambiando el tono de la voz cuando habla de los jóvenes (a los que se refiere siempre como my que arriesgan su vida por Estados Unidos. Colin Powell es un personaje de estatura y calado en lo profesional y en lo privado, tanto intelectual como humanamente. It won t be easy to fill his shoes (No será fácil calzar sus zapatos) Regreso a casa. Creo que ahora que han pasado las elecciones me ha llegado el momento de dimitir y de regresar a la vida privada Con estas palabras empieza la carta que el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, remitió con fecha del pasado día 12 a George W. Bush para renunciar a su puesto. En la misiva, que ayer fue dada a conocer por la Casa Blanca (al igual que las de otros tres secretarios del gabinete presidencial) Powell agradece al presidente el honor y privilegio que supuso para él encabezar la diplomacia estadounidense y se declara satisfecho de haber formado parte del equipo que lanzó la Guerra Global contra el Terror, que liberó a los pueblos de Afganistán e Irak En la imagen, Powell y Ana Palacio en una reunión celebrada, en Madrid, en mayo de 2003.