Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 11 2004 107 Televisión y radio Los Beckham planean, al parecer, llevar a cabo un reality show protagonizado por ellos mismos para mostrar al mundo cómo es su vida familiar y cotidiana, según informaciones de la prensa británica. España, la puerta entreabierta La oferta televisiva destinada al público gay está muy lejos en España de las de los países de nuestro entorno. Es cierto que se multiplican los personajes en las series de ficción Siete vidas Aquí no hay quien viva y Hospital Central han puesto un gay en sus tramas) pero faltan formatos que cubran la demanda de un rentable mercado como ya han hecho, con más habilidad, otros sectores del ocio y la cultura. La primera boda gay de la televisión española, celebrada en La casa de tu vida el pasado 2 de mayo de 2004 ante un 22,7 por ciento de la audiencia, no parece exactamente un paso en ese sentido. Aún cuesta imaginar una serie española al estilo de Will and Grace o de la alemana Trautes Heim una comedia protagonizada en exclusiva por tres homosexuales que comparten piso. Sin embargo, ciertas iniciativas aisladas han entreabierto la puerta, como el magazín UnoMás de laOtra en las madrugadas de Telemadrid, o el estreno, el pasado mes de septiembre, en Radio 5 Todo Noticias, del magazín Entiendas o no entiendas conducido por Leopoldo Alas. La célebre imagen de Mitterrand y Kohl en Verdún sirvió a la cadena francesa de temática gay Pink TV para ilustrar su polémica campañal promocional, que rezaba este lema: En la vida de pareja no sólo hay sexo REUTER La otra televisión rosa Desde las iniciales apariciones secundarias en series a la proliferación de canales temáticos, el público homosexual ha salido del armario catódico F. PÉREZ MADRID. Durante muchos años, el armario catódico parecía cerrado herméticamente. Como fiel espejo de la sociedad que reflejaba y deformaba, la televisión prestaba al público gay la misma atención que Homer Simpson a la pequeña Maggie. Pero los tiempos han cambiado. Al principio lo hicieron con timidez y abonándose a los tópicos: algunos personajes secundarios, con recurrente tendencia a la hiperexpresividad y otras alteraciones de la psicomotricidad, fueron apareciendo en las series de ficción. Pero el verdadero patadón a la puerta entreabierta llegó en el último lustro, especialmente en Estados Unidos, donde el público gay, alrededor de 14 millones de personas que gastan anualmente unos 500.000 millones de dólares, son un más que apetecible botín. Uno de los formatos que confirmó que el público gay reclama sus propios espacios y está ansioso por consumirlos fue Queer Eye for The Straight Guy En el programa, cinco estilistas homosexuales cambiaban el aspecto de un hetero. Tal fue su éxito que varios países ya han comprado los derechos, entre ellos España (Antena 3) El reality gay consiguió elevar a la cadena Bravo al segundo lugar de las audiencias desde su 38 puesto habitual. Mucho antes, los personajes homosexuales ya habían conseguido ganar cuota de pantalla en las series hasta convertirse en protagonistas absolutos en producciones como Queer as Folk Will and Grace (que aquí emite La 2) y The L Word Pero fue el éxito de Queer Eye for The Straight Guy el que confirmó que la rentabilidad del mercado gay era aplicable a todos los géneros, en especial a la pujante telerrealidad. Algunos programas eran realmente sorprendentes, como Playing it Straight de la Fox, en el que una mujer debía elegir entre 14 pretendientes. Varios eran homosexuales, y ganaba el gay que conseguía engañarla sobre su condición. También en el viejo continente En Europa, el Reino Unido fue pionero en la creación de programas de esta temática, como Straight Dates by Gay Mates en el que dos homosexulaes ayudaban a heterosexuales a encontrar pareja, y Gay, Straight or Take en el que una mujer acudía a tres citas para adivinar cuál de sus pretendientes era homosexual, cuál soltero y cuál tenía pareja. En Alemania, el magazín Gay- Watch abrió el camino en la televisión generalista; y en Francia, Follement gay en el que se revisaban en tono festivo los iconos gays, tendió un puente para Pink TV, primera cadena temática del país y una de las más ambiciosas de todo el mundo, apoyada por las grandes emisoras privadas. Fue el 25 de octubre cuando comenzó sus emisiones tras varios intentos fallidos por problemas legales y financieros. Con 12,2 millones de euros de presupuesto incial, esperan conseguir 180.000 abonados con una programación ecléctica (debates, ópera, cine, conciertos) en la que no faltan guiños a los gay friendly (amigos de los gay) para confirmar que el mercado homosexual es mucho más amplio de lo que podría suponerse. La polémica no ha faltado en su ruidosa puesta de largo. La campaña promocional utilizó la célebre imagen de Mitterrand y Kohl cogidos de la mano en el camposanto de Verdún, adornarda con el lema: En la vida de pareja no sólo hay sexo Los antecedentes temáticos Otros llegaron antes, pero con menos ímpetu. El primer canal temático fue el británico Rainbow Television, que nació en la primavera de 1998. PrideVision TV funciona en Canadá desde 2001, aunque sólo llega a 25.000 hogares. GAT. tv arrancó en mayo de 2002 en Italia, aunque con capital holandés, y también con una programación heterogénea que pretende no ceñirse en exclusiva a la comunidad gay. La tendencia es imparable. La cadena musical estadounidense MTV ya anunció que ha retomado su viejo proyecto de Logo, su canal gay, que tendrá forma en febrero del próximo año. Sean Hayes, uno de los protagonistas de Will Grace AP