Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 11 2004 Economía 87 JUAN VELARDE FUERTES EL SOBRESALTO QUE VIENE DE FRANCIA D os cuestiones planteadas más allá de nuestras fronteras, se vinculan con eso que se puede llamar la pedagogía económica. Ambas afectan directamente a España. Una de ellas es el llamado Consenso de Copenhague Como señala Alfonso Carbajo en un artículo publicado en Cuadernos de Información Económica septiembre- octubre 2004, lo que se trató de superar con este Consenso de Copenhague era la carencia de reacciones creíbles en el debate social diario- -con su lado político- proclive a solucionar los problemas sin base científica, para proporcionar un núcleo de conocimientos bien contrastados de los que se pueden derivar actuaciones públicas relevantes, que desgraciadamente no gozan de respaldo social suficiente debido a la escasa proyección del mundo científico sobre la realidad cotidiana Casi simultáneamente en Francia se ha hecho otro esfuerzo de pedagogía económica con el Informe de la Comisión Camdessus sobre la economía francesa que, con el membrete de Rapport officiel acaba de publicarse bajo el título llamativo de Le sursaut. Vers une nouvelle croissance pour la France (La Documentation Françcaise, 2004) Este informe debería provocar un doble sobresalto a los españoles. En primer lugar, porque, dentro de los panoramas de la posible decadencia de Francia abierto por el libro de Nicolas Baverez, La France qui tombe (Perrin, 2003) si esto tiene lugar, España sufrirá de modo obligado. Basta observar los datos de nuestra balanza comercial, o la parte gala de los capitales extranjeros que se dirigen a Basta observar los datos de nuestra balanza comercial para comprender que Francia es, sin duda, el país cuya coyuntura repercute más en la española España, para comprender que Francia es, sin duda, el país cuya coyuntura repercute más en la española. Pero además, conforme se lee el Informe Camdessus, surgen advertencias paralelas para quienes dirigen la economía española. Casi me atrevería a decir que este informe debería ser su libro de cabecera. Lo elaborado por Camdessus, es también un prontuario de nuestros problemas, porque España tiene asimismo que enfrentarse, y no me atrevo a decir que en peores condiciones que Francia, con un triple choque: el demográfico- -también nuestra esperanza de vida crece, y a su compás las prestaciones de nuestro Estado de Bienestar, como una y cien veces han demostrado José Antonio Herce y José Barea y ahora Fukuyama, van pronto a resultar intolerables si es que se quieren mantener elementales equilibrios macroeconómicos- el tecnológico- -y nosotros no podemos presentar ese activo que sí coloca el Informe Camdessus orgullosamente como alto en lo que Francia puede confiar: la industria nuclear... los más modernos medios de transporte, la in- dustria eroespacial o el tener cinco empresas en el grupo de las 50 mayores del mundo- finalmente, el derivado de la globalización La primera parte del trabajo de la Comisión Camdessus es un típico catálogo de los males de la Patria Al leerlos, aparece, más de una vez, la impresión de que es una exposición reiterativa. Nada de eso. Se trata de una exposición de pasivos de Francia que sólo si son reiterados a la sociedad, la harán reaccionar. También es pura pedagogía económica la crítica que en el curso del último cuarto de siglo, las diversas medidas de reducción del tiempo de trabajo se han presentado como un medio para atenuar el choque del paro que de otro modo aparecería Un economista diría, ¡estamos arreglados si a estas alturas tenemos que volver a retroceder a McCulloch y su artículo Political Economy en la edición de 1823 de la Enciclopedia Británica sobre el fondo de salarios y toda la polémica posterior, incluido el modelo explicativo de James Mill! Pero es que esto no lo conoce la opinión pública, y es necesario destruirlo sin llegar a las tomas definitivas de postura que ofreció el marginalismo. ¿Qué hacer, pues? No se puede ocultar, para los españoles, que este Informe- -a pesar de que en la Comisión se encontraba nuestro compatriota, Guillermo de la Dehesa- no habla para nada de España ni siquiera cuando ofrece en el capítulo II, Otros lo han hecho el panorama de cinco países- -Finlandia, Reino Unido, Suecia, Canadá y Dinamarca- que tenían un crecimiento por habitante claramente superior al de Francia, mientras que ponían en marcha reformas atrevidas y ponían orden en sus cuentas públicas España, hasta el año 2003, era un ejemplo claro de esas reformas atrevidas y de la puesta en orden de la Hacienda, como ahora puede ser de un país contagiado del mal económico francés. De Irlanda, por cierto, aparte alguna alusión muy pasajera, tampoco se dice nada. Pero cuando el Informe adquiere todo su interés es en la segunda parte, pues ahí es donde procura responder a la carta dirigida a Michel Camdessus el 17 de mayo de 2004 por parte de Nicolas Sarkozy, ministro de Economía, Hacienda e Industria, donde éste señalaba: La economía francesa conoce, desde hace varios años... atonía en el crecimiento, que... ha acarreado progresión en el paro y degradación en las finanzas públicas... Tengo la convicción de que revela... el final de nuestro modelo de crecimiento, en un momento en el que otras zonas del mundo experimentan un dinamismo económico impresionante La respuesta de Camdessus es bastante clara al buscar ese modelo de crecimiento: un cambio revolucionario y muy exigente en todos los niveles educativos; orientación de las pymes a través de un fuerte crecimiento de I+ D; aumentar la población activa, con la incorporación a ella de personas que ahora se jubilan; flexibilizar el mercado del trabajo, para facilitar la integración de los jóvenes; un nuevo seguro de desempleo combinado con medidas para que no desincentive la incorporación al empleo; no continuar con un salario mínimo garantizado tan elevado; incrementar la competitividad en los mercados, desregulándolos, -entre otras cosas, con más libertad sobre los días de apertura en el comercio mejorar la limpieza de los mercados bancarios y financieros; controlar con dureza el gasto público, con disminución de los funcionarios, y con avances hacia la contractualización en el sector público sin olvidar la exigencia de una mayor transparencia en sus cuentas; recordar que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento obliga a la Nación vincular con todo ello, una reforma fiscal que alivie bastantes cargas tributarias; finalmente, actuar en una Europa ya sin orillas. Cabalmente, casi exactamente el programa que España mantuvo con bastante tenacidad de 1996 a marzo de 2004. Preocupante se presenta la situación si es preciso ofrecer como probable novedad lo que debería ser, desde hace tiempo, lo habitual. Brufau confirmará a Kirchner y a Lula las inversiones de Repsol en Argentina y Brasil JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. El recién nombrado nuevo presidente del grupo Repsol YPF, Antonio Brufau, ha elegido Argentina y Brasil como destinos de su primer viaje institucional que empieza hoy. Brufau, que irá acompañado por el consejero delegado, Ramón Blanco, firmará en Buenos Aires un acuerdo para ampliar el gasoducto norte del país, que tiene un presupuesto de 100 millones de dólares. Asimismo, se entrevistará con el presidente Néstor Kirchner, a quien confirmó telefónicamente- -tras su nombramiento- -el plan inversor de Repsol YPF en Argentina. Hay que recordar que la petrolera española es la primera compañía inver- sora y exportadora de aquel país. En los primeros nueve meses del año, Repsol YPF invirtió en exploración y producción en Argentina unos 580 millones de euros, el 65 del total. Las ventas de productos petrolíferos en aquel país crecieron en ese periodo un 1,1 hasta los 9,6 millones de toneladas. Otro asunto que tratará Brufau con Kirchner es el de las tarifas de servicios públicos como el gas y los combustibles. Desde hace varios años, varias compañías, la mayoría españolas, están reclamando al Gobierno argentino un ajuste tarifario que compense la devaluación del peso en un 70 en 2002. Repsol YPF se ha visto también perjudicada en los últimos meses por la aplicación por parte del Gobierno argentino del impuesto a la exportación de gas natural (20 y del aumento adicional al 25 vigente hasta agosto del impuesto a la exportación de crudo (entre el 3 y el 20 para precios del crudo Texas de entre 32 y 45 dólares el barril. Kirchner, que mostró públicamente su satisfacción por el relevo de Cortina por Brufau, ha pedido a éste que confirme las inversiones anunciadas. No obstante, la compañía está llevando a cabo un plan de diversificación de la producción de hidrocarburos y en el último año Argentina ha representado el 67 del total (33 resto del mundo) frente al 72 de 2002. La visita de Brufau a Argentina se produce pocas semanas después de que el Gobierno de Kirchner haya aprobado la constitución de Enarsa, un nuevo grupo energético estatal que hará la competencia a Repsol YPF. Brufau y Blanco viajarán después a Brasil, donde se entrevistarán con su presidente, Luiz Inacio Lula. El grupo Antonio Brufau YOLANDA CARDO español está presente en este país en los negocios de exploración y producción, refino (posee el 30 de las refinería de Refap y Manguinhos) márketing (515 estaciones de servicio, de las que 48 son de gestión directa) y gas natural (distribución en Río de Janeiro y Sao Paulo y participación en la construcción de varios gasoductos)