Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad LUNES 15 11 2004 ABC Medio Ambiente No hay casi margen para el error. El último estudio sobre los efectos del cambio climático en el Ártico se basa en la media de cinco modelos diferentes. Las palabras posible, seguramente y con toda seguridad aparecen por doquier en el informe, lo que significa entre un 50 y un 100 por 100 de probabilidad. Pero lo más importante es que el cambio ya ha comenzado y a velocidad de vértigo El Ártico hace aguas TEXTO: ARACELI ACOSTA MADRID. Son 30 millones de kilómetros cuadrados repartidos por Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y Estados Unidos, y ya han encendido su farolillo rojo. Los resultados del estudio más completo realizado hasta el momento sobre esta parte del globo han disparado la alerta sobre los efectos tan inmediatos y tangibles del calentamiento del planeta. Lo que ocurra en estas zonas dará la pista de lo que sucederá en el resto del mundo, pues ya advertían los científicos que los polos serían los sensores naturales del cambio climático. Algunos también apostaron por que este cambio se produciría a mayor velocidad en EL ÁRTICO, SENSOR DEL CAMBIO CLIMÁTICO Radiación solar reflejada al espacio el Ártico que en la Antártida- -la explicación está en que, aunque el dióxido de carbono en la atmósfera está promediado, la producción inmediata es mayor en el hemisferio norte porque hay más población y mayor consumo de combustibles fósiles- -y a tenor de los datos del estudio Valoración del impacto del clima ártico sus predicciones no fallaron. Como ingredientes adicionales a los impactos del cambio climático, otras muchas presiones derivadas de la actividad humana están afectando simultáneamente la vida en el Ártico, incluyendo la contaminación del aire y del agua, la sobrepesca, el incremento en los niveles de radiación ultravioleta debido al agujero de ozono, la alteración del hábitat y la contaminación por culpa de la extracción de recursos, y un incremento en la presión sobre la tierra y los recursos por la creciente población en la región. La suma de estos factores amenaza la capacidad de adaptación de las poblaciones- -en la actualidad viven en la región cuatro millones de personas- -y los ecosistemas del Ártico. Veámos cómo. Cambios en la humedad del suelo. El deshielo del permafrost provocará la formación de lagos y que las tierras húmedas drenen en algunas áreas, mientras se crean más zonas húmedas en otras partes. El balance de estos cambios no es del todo conocido, pero si los hábitats de agua dulce se modifican de esta manera, es probable que se produzcan grandes movimientos de especies. Una carrera hacia el Norte. Se prevé que las áreas donde viven muchas especies de animales y plantas extiendan sus límites hacia el Norte, resultando un incremento del número de especies en el Ártico. Esto afectará a las especies que actualmente tienen a esta región como su campamento base. Lo mismo ocurrirá con la vegetación, con bosques que invadirán la tundra, y lo mismo hará ésta en los desiertos polares. Si bien se espera que las limitacio- nes en la cantidad y calidad del suelo ralenticen esta transición en algunas áreas. Especies marinas en riesgo. Las especies que dependen del hielo marino, como osos polares, focas, morsas y algunas aves marinas, es más que probable que sufran drásticos declives en su población, y muchas de ellas se enfrentarán cara a cara con la extinción. Especies de tierra en peligro. Las especies específicamente adaptadas al clima ártico están especialmente en riesgo, como los musgos y líquenes, el lemming (un pequeño roedor) el zorro, el ratón de campo y la lechuza blanca. Aumentan los incendios y los insectos. Los incendios forestales, la plagas de insectos y otros disturbios se incrementarán en frecuencia e intensidad. Estos episodios harán a estos ecosistemas susceptibles de ser invadidos por especies foráneas. Radiación ultravioleta. El incremento en la radiación ultravioleta que alcanza la superficie terrestre como consecuencia del agujero de la capa de ozono, la reducción de la nieve en primavera y la fusión de la capa de hielo impactarán tanto en los ecosistemas terrestres como en los acuáticos. La s up Ra di fría por la e se en ner gía icie erf ascendente ífica lor ca ac ió n so la r Calor atrapado Los glaciares se derriten El efecto invernadero es un fenómeno atmosférico natural que permite mantener la temperatura del planeta, al retener parte de la energía proveniente del sol. El aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO 2) procedente del uso de combustibles fósiles ha provocado la intensificación del fenómeno y el consecuente aumento de la temperatura global, el derretimiento de los hielos polares y el aumento del nivel de los océanos El retroceso especialmente rápido de los glaciares de Alaska representa la mitad de la pérdida de masa de los glaciares en el mundo, y la mayor contribución al aumento del nivel del mar