Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid LUNES 15 11 2004 ABC Los vecinos de El Pardo seguirán sin autobús de la EMT hasta el año 2013 Una empresa privada se encarga de dar servicio a este barrio madrileño injusticia que supone tratar como vecinos de segunda a los residentes en esta zona, que no pueden pagar sus viajes con metrobús ni abono S. M. MADRID. Los vecinos de El Pardo, un barrio madrileño que pertenece al distrito de Fuencarral, no tienen transporte público de la EMT, ni lo tendrán hasta 2013, según denuncia el PSOE. La cobertura de transporte colectivo en esta zona de la ciudad depende de una empresa privada, cuya concesión finalizaba este año y acaba de ser renovada por el Gobierno local por otros nueve años, con lo que los más de 4.000 residentes en El Pardo deberán elegir para desplazarse el vehículo privado o un autobús de una empresa también privada en el que no pueden utilizarse ni metrobús ni el abono transporte, critica el concejal Pedro Sánchez. Desde su grupo municipal se considera esta medida como un castigo a los vecinos del barrio, que llevan años reivindicando un transporte público con autobuses de la EMT, como existe en el resto de la ciudad. Lejos de escuchar su petición histórica, indica el portavoz del PSOE en Fuencarral, el Gobierno municipal ha ampliado el periodo de concesión de la empresa Alacuber S. A. que se encarga de la única línea de autobús que da servicio en la zona. b El PSOE denuncia la El PSOE propone erradicar símbolos franquistas de las calles madrileñas b Pide que la avenida del Arco de la Victoria pase a denominarse en el futuro del Arco de la Concordia y sustituir la estatua de Franco por otra dedicada a la paz ABC MADRID. El grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid ha presentado una proposición al próximo pleno para que el Gobierno municipal haga las gestiones necesarias y erradique de las calles los signos, símbolos y monumentos franquistas. Según explicó el portavoz adjunto del PSOE, Óscar Iglesias, se solicita en concreto la remodelación de la plaza de Santa Cruz, donde se ubica la estatua ecuestre de Franco, y la colocación en la misma de un monumento alegórico a la paz. Reclaman también, entre otros cambios de nombre, que la avenida donde se sitúa el Arco de la Victoria pase a llamarse del Arco de la Concordia barrio madrileño y Moncloa- -es de 1.05 euros. Al llegar al destino, tienen que pagar de nuevo por utilizar el Metro o algún autobús- -esta vez sí- -de la EMT. Pirámide de edad El edil Pedro Sánchez aseguró que las razones que ha recibido del responsable de Movilidad, Pedro Calvo, para ampliar la concesión a la empresa de autobuses privados que trabaja la zona de El Pardo son dos. Por un lado- -informó a ABC- se nos habla de que la pirámide de edad de los vecinos del barrio indica que es una población de edad muy avanzada, por lo que parece que deducen que sus necesidades de movilidad son menores El segundo motivo, indica Sánchez, es el resultado de un estudio realizado por el Consorcio Regional de Transportes entre los militares destinados a las instalaciones propias de la zona, en el que aseguraban no necesitar este medio de transporte público Al concejal socialista le resulta sorprendente que el citado estudio no haya tenido en cuenta a los vecinos que residen en la zona que son los principales perjudicados por la falta de un servicio regular de la EMT. Las razones que esgrime el PP- -añade el edil socialista- -son, cuando menos, peregrinas. Las personas mayores tienen el mismo derecho a moverse en autobuses de la EMT que las jóvenes, y los mayores de El Pardo deberían tener acceso al transporte público igual que lo tienen los de otros distritos de Madrid La EMT tiene en la actualidad un total de 195 líneas en servicio, incluidas las especiales, las que van a la ciudad universitaria y las nocturnas. Se mueven por prácticamente todos los distritos de Madrid, y llegan hasta algunos de los nuevos desarrollos urbanísticos que están comenzando a habitarse en este momento. Sin embargo, ninguno de estos recorridos tiene parada en El Pardo. Un bebé recordará a los madrileños la necesidad de ser menos ruidosos en una nueva campaña municipal S. M. MADRID. Madrid no es ruidosa; lo son sus ciudadanos Esta curiosa teoría es la base argumental de una nueva campaña de concienciación ciudadana contra el ruido que hoy inicia el Ayuntamiento de Madrid. En ella, un bebé que sufre esos malos hábitos de vecinos y visitantes intenta amortiguar las molestias colocándose el chupete en la oreja. La campaña incluirá cuñas de radio, spots de televisión y anuncios en prensa escrita. Se dividirá en cuatro oleadas. Comenzará hoy mismo y continuará en dos periodos del próximo año, para finalizar en el primer trimestre de 2006. Su coste será de 1.057.000 euros. Agravio comparativo Sólo se trata- -indicó el concejal- -de que pongan autobuses públicos como en el resto de los barrios de Madrid, y acaben con una injusticia que convierte a los habitantes de El Pardo en vecinos de segunda categoría El agravio comparativo que sufren se entiende si se echa un vistazo a la política de tarifas: los vecinos de El Pardo se quedan fuera de los abonos como el metrobús, o los especiales para la tercera edad. El billete de estos autobuses privados- -que hacen el recorrido entre el Los responsables de Medio Ambiente del Ayuntamiento madrileño han elegido para esta campaña el lema Madrid necesita descansar Su objetivo es sensibilizar a los madrileños frente a la contaminación acústica que se da en la ciudad. El Libro Blanco sobre el ruido, realizado en el anterior mandato municipal, señalaba que gran parte de la capital se encontraba sumida en niveles de ruido superiores a los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) Los actuales gobernantes locales han aprobado recientemente una nueva ordenanza contra el ruido, en la que se incrementan sensiblemente las multas- -que llegan hasta los 300.000 euros en los casos más graves y donde haya reincidencia- La campaña argumenta que Madrid no es ruidosa, lo son sus ciudadanos, así como los que nos visitan por trabajo, ocio, compras... De ahí que intente concienciar a los residentes para mantener buenos hábitos acústicos, ya que éstos son las mejores armas para evitar el exceso de ruido. ¿Y cuáles son esos hábitos? Entre ellos cuenta no utilizar la bocina del coche -multado, por otra parte, en la nueva ordenanza con hasta 600 euros- respetar el horario de descanso de los demás, no utilizar equipos audiovisuales a alto volumen y otros por el estilo que contribuyen a disminuir la contaminación acústica y a mejorar la calidad de vida de todos los madrileños La campaña que ahora empieza tiene como protagonista un bebé, el madrileño más sensible a la contaminación acústica y el más indefenso contra ella.