Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 15 11 2004 ABC MADRID AL DÍA FRÍO IGNACIO RUIZ QUINTANO n Madrid hace ya tanto frío que hasta Gallardón, esa fiera de la recaudación, lleva las manos metidas en sus propios bolsillos. El frío da un tono triste a la ciudad, que lleva tristeando desde el día de San Martín, fecha, curiosamente, en que el Rais accedió a descender al sepulcro, vistiendo así de luto a los pobres, en particular, y al movimiento olímpico, en general. Para combatir este frío que hace que hasta Gallardón, esa fiera de la recaudación, lleve las manos metidas en sus propios bolsillos, algún modisto de progreso podría lanzar al mercado un pack para el nuevo hombre triste de otoño, que consistiría en una bolsa de Munich 72 con un jersey de cuello vuelto a lo Sampedro y un kefieh -o kufiya o kefiya -a lo Arafat. Sólo La Habana gana a tristeza a Madrid en este noviembre funeral: la desaparición del compañero Arafat supone, según Fidel, un duro golpe para el movimiento progresista mundial y entonces uno se acuerda de aquella canción que dice Te voy a enseñar cómo se hacen las maracas Se coge una guira, se le abre un hoyito, se saca la tripa y se pone a secar. Y por el hoyito, por buenas razones, se echan municiones. Se mete un palito, se pone un clavito, y luego a tocar. Y ya está... En esa isla hicieron los indios el primer chiste americano: como vieran a los españoles vestidos, dijeron con sorna: Van así para taparse el rabo. El rabo, el pestorejo y la coronilla hay que taparse en Madrid de tanto frío como el que hace que hasta Gallardón, esa fiera de la recaudación, lleve las manos metidas en sus propios bolsillos. No es ninguna broma. El ministro Clouseau viene preparándonos para un ataque nuclear y el bonito Milá lució corbata negra para cantar el gorigori del Rais. Ni imaginar quiere uno la prenda de estos lutos milanos- ¡Milano bonito! -si el Señor decidiera asestar otro duro golpe al movimiento progresista mundial llamando a su seno al líder insurgente Pep Vedella, otro milagro en equilibrio. ¿Quién nos lo iba a decir cuando en primavera Lucía Etxeberría y Mónica Randall visitaron al gallo pimpante de Ramala? E La opinión del lector El garrafón El Ayuntamiento prohíbe el botellón con lo que estoy totalmente de acuerdo. Pero ¿no podría también dedicar ciertos recursos a realizar inspecciones de sanidad a los establecimientos de copas que están envenenando a los jóvenes? En realidad, no te dan lo que se supone que tú has pedido, sino una bebida adulterada mucho más tóxica. Mientras, los locales de copas (cada vez más llenos por estar prohibido el botellón y con los precios de las copas mucho más altos) y el Ayuntamiento (con las licencias y las multas) ganan mucho dinero. Los jóvenes esperamos a que se empiecen a notar las consecuencias de todo esto... En mi opinión, como casi todo en esta sociedad de hoy en día, es una cuestión de dinero en la que los políticos no van a ceder porque todo son apariencias, y en realidad, no me parece que les preocupemos tanto como aseguran. Javier Gutiérrez. Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 91 742 41 04. Por correo electrónico: cartas abc. es IGNACIO GIL Aparcacoches espontáneos El Ayuntamiento de Madrid decidió convertir en zona de pago numerosas calles de la ciudad. Pero eso no significa desentenderse de otras zonas sin este impuesto indirecto. Así, se ven cada vez más aparcacoches espontáneos que montan su particular negocio sobre la solapada coacción al automovilista, como en el Tanatorio de la M- 30 y la Estación de Autobuses, donde actúan de manera agresiva. José María Ortega Asaltantes impunes Muchos días, cuando circulo por la Castellana, desde plaza de castilla en dirección a Cibeles, a la altura de Raimundo Fernández Villaverde veo cómo unos chicos saltan al asfalto fingiendo vender pañuelos, pero su misión es realmente intentar abrir las puertas de los coches para atrapar lo que les sea posible y lanzarse a la carrera ante la sorpresa de todos los conductores. Estas actuaciones se repiten a diario y llamo a la Policía cada vez que lo observo, pero la situación continúa en una de las calles más importantes de Madrid. Vi un vehículo de Policía Municipal y les informé de todo lo anterior. Los agentes me informaron de que se trata de rumanos, pero que cuando ellos llegan al lugar de los hechos los mencionados rumanos se dan a la fuga. Ante tal situación comenté a los agentes que esa situación no se podía consentir. Estos me manifestaron que, si se les hace difícil la situación, se irían a otra zona. Les he comparado el caso de la Castellana con el de la calle de la Montera como ejemplo de dejadez de vigilancia. Así se degrada la ciudad. Luis García Fernández