Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 11 2004 Internacional 31 Destituido un dirigente tory por mentir sobre una relación extramatrimonial Se le consideraba un posible recambio del actual líder conservador, Michael Howard EMILI J. BLASCO. CORRRESPONSAL LONDRES. Hay quien lo consideraba un posible recambio del actual líder del Partido Conservador, Michael Howard, pero la carrera política de Boris Johnson parece haber acabado con su destitución por haber mentido a su partido sobre su relación amorosa con una redactora de la revista The Spectator, de la que es director. El hasta ahora responsable tory de cultura y vicepresidente del partido, lamenta que se haya utilizado su vida privada en una maquinación política Boris Johnson, que tiene 40 años, está casado y cuenta con cuatro hijos, mantiene una larga relación con la periodista Petronella Wyatt, de 35 años, hija de un miembro de la Cámara de los Lores, a la que habría pagado un aborto en una clínica de Londres después de haberla dejado embarazada, según las revelaciones de la Prensa sensacionalista. Después de que se publicaran las primeras noticias del affair Johnson dio algunas explicaciones a Howard, pero éste ha decidido su destitución como responsable de cultura del partido y vicepresidente tras la publicación de nuevas informaciones. En su reciente discurso en el congreso tory Howard se había comprometido a devolver la credibilidad y la honestidad a la política. Johnson, un combativo periodista que dirige la revista de pensamiento The Spectator, integrada en el conservador Grupo Telegraph, fue fichado por Howard para su gabinete en la sombra Formado en Eaton y Oxford, con afán de notoriedad, el sucesor de Michael Heseltine en su acta de diputado es reconocible allí donde está, no sólo por su rubio casi albino pelo sino también por su gusto por el show presado su malestar por haber sido destituido en una conversación por teléfono con Howard, como reacción además a historias publicadas por la Prensa amarilla. Boris Johnson, a la izquierda, junto al líder conservador, Michael Howard AP Primer tropiezo Ya hace unas semanas Johnson tuvo un serio tropiezo cuando su revista publicó un editorial en el que se criticaba el sentimentalismo y la ñoñería de Liverpool durante el secuestro en Irak de Ken Bigley. A juicio de la publicación, la ciudad caía en el victimismo que la ha caracterizado los últimos decenios cuando la reacción de la ciudadanía debía haber sido de fría entereza ante el chantaje de los terroristas, que finalmente degollaron al rehén. Aunque el editorial no fue escrito personalmente por Johnson, él se hizo responsable como director, y tuvo que acudir a Liverpool para presentar sus excusas y tratar de no dañar las posibilidades electorales de su partido. Según The Sunday Telegraph, el eurodiputado ya se había planteado la dimisión a raíz de ese escándalo y había trasladado sus intenciones a Michael Howard. Por ello, Johnson ha ex-