Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 11 2004 Internacional 25 Europa y EE. UU. ¿Cree que el distanciamiento entre Europa y EE. UU. es más grande que nunca? -Eso dependerá de lo que ocurra durante los próximos cuatro años. Creo que también es importante destacar que las políticas de un Estado, ya sea tanto en EE. UU. como en Europa, no son siempre el reflejo de las opiniones de toda la gente de ese país. De cualquier forma, trabajando con la Unión Europea, el presidente de EE. UU. debe tener en cuenta las opiniones de Europa, así como otra clase de consideraciones que requieran una decisión política. Pero al igual que en todas las naciones, EE. UU. deberá actuar por lo que considere que sea de su propio interés. La jefe de campaña del senador John Kerry junto al candidato demócrata dos días antes del sufragio en EE. UU. que sentenció su derrota. Una pequeñísima parte de los 114 millones de votantes ha leído, si acaso, un simple libro lamenta Jeanne Shaheen cuestiones sociales, el miedo al terrorismo y el respaldo a la guerra de Irak. En cambio, la gente que votó a Kerry lo estuvo más por las cuestiones económicas y la oposición a la guerra. -Andrei Cherney, que fue director de redacción de discursos y consejero de política especial de John Kerry, dice que lo que tritura a los demócratas es la falta de un sentido claro de aquello por lo que el partido debe luchar. ¿Comparte esta reflexión? ¿Han abierto una discusión interna que dé a luz un partido capaz de ganar la Casa Blanca? -Como siempre, después de perder unas elecciones, el Partido Demócrata se tomará un tiempo para unirse a un nuevo líder y a un nuevo mensaje. -Parece que la experiencia que más marcó a Kerry, como a tantos americanos, fue la guerra de Vietnam. Durante unos meses mandó una patrullera fluvial y de aquellos tiempos guarda una doble herencia difícil de gestionar: la del combatiente condecorado y la del veterano que se dio a conocer en el movimiento contra la guerra. Esa dualidad ha servido al rival para tildarle de incoherente. ¿El votante americano peca de simplicidad? -El votante americano, al igual que el europeos, a veces maquilla su mente basándose en una serie de ideas. -No en vano el propio consejero republicano Karl Rove ha manifestado que las consecutivas votaciones de Kerry en la Cámara Alta, primero a favor de invadir Irak, y después contra el presupuesto especial para financiar la guerra, han sido un regalo para la candidatura de Bush. ¿Comparte esta observación? -Como admitió Kerry durante el primer debate, su declaración errónea sobre a favor o en contra de 87.000 millones de dólares para financiar la guerra de Irak fue una equivocación. -Una gran mayoría de los votantes de Bush han confesado hacerlo porque sentían la necesidad de protección y confiaban en que con él la tendrían. ¿EE. UU. es hoy más seguro? -No. ¿Cómo influyó la irrupción de Bin Laden al final de la campaña? -El video de Bin Laden hizo recordar a los votantes todos sus miedos al terrorismo, lo que no ayudó nada a Kerry. -Se ha dicho que si leyera libros sólo una tercera parte de los que ven televisión, Bush no hubiera tenido la menor posibilidad de ser reelegido: Nueve de cada diez libros publicados en los últimos tres años sobre los EE. UU. son críticas al presidente. ¿Los norteamericanos no leen o tienen un criterio propio infalible? -Insisto en que los votantes tomaron sus decisiones basándose en diversas cuestiones. Sin embargo, le aseguro que de los 114 millones de personas que participaron en estos comicios, sólo una pequeñísima parte del electorado leyó si acaso un simple libro. ¿Algunos apoyos de personajes populares han podido perjudicar el triunfo de Kerry? -No. Pienso que, en general, esos respaldos fueron de gran ayuda. -José María Aznar fue derrotado por el 11- M, ¿a Kerry también le ha derrotado el mismo terrorismo? -Desde luego que el terrorismo fue claramente un motivo para determinar la elección por uno u otro candidato, pero no estaba únicamente en el am- Como siempre, después de perder unas elecciones el Partido Demócrata se tomará un tiempo para después unirse a un nuevo líder y a un nuevo mensaje Ya lo admitió Kerry en el primer debate: su declaración errónea en contra de 87.000 millones de dólares para financiar la guerra fue una equivocación biente ese asunto sino otros que ayudaron a que los votantes se pronunciaran en un sentido determinado. ¿Qué tendría que cambiar en los próximos cuatro años para qué accediera a la Casa Blanca un demócrata: los votantes o el candidato? -Tanto los votantes como los candidatos se ven afectados por cuestiones y sucesos que cambian todo el tiempo. Yo asumo que todos cambiaremos durante los próximos cuatro años. -Usted fue la primera mujer en ser gobernadora de New Hampshire, en 1996, con Bill Clinton en el poder, y sabe lo que es romper moldes. ¿Podría ser una mujer la próxima presidenta de EE. UU. -Cada vez más mujeres son elegidas para cargos de mayor importancia y con un poco de suerte veremos a más mujeres capacitadas para el cargo de presidente. Yo espero que veamos muy pronto a una mujer en la Casa Blanca, o al menos que no me muera sin presenciar ese momento. -Precisamente como gobernadora vetó en mayo de 2000 una ley que hubiese prohibido la pena de muerte en aquel estado, desoyendo peticiones exteriores como la del Nobel Desmond Tutu. Da la impresión de que no es tanto lo que separa a demócratas y republicanos. -La ley de pena de muerte en New Hampsire ha funcionado muy bien durante mucho tiempo y el Estado lleva sin ejecutar a nadie setenta años. Hay crímenes tan abyectos que ese castigo es el adecuado y por eso yo veté el proyecto de ley para derogarlo. ¿En qué se diferencia la patria que defiende Bush de la patria por la que ha luchado Kerry? -No estoy muy segura de entender su pregunta. Creo que los dos, tanto Bush como Kerry ven a Estados Unidos como su patria y saben y sienten que una de las funciones de presidente de la nación es defenderla contra cualquier tipo de ataque. En eso no hay diferencia. -Si Dios está del lado de los republicanos, según Bush, ¿a quién tienen ustedes como aliado? -No creo que Dios sea partidario de nadie. No olvide que una de las cosas que contempla la Constitución de EE. UU. es la separación de la Iglesia y el Estado.