Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 15 11 2004 ABC Nacional Defensa abrirá el acceso de extranjeros a la Flota para remediar la falta de marineros La Armada pierde cada mes entre 50 y 60 tripulantes, según el Ministerio b Para hacer atractivo el alistamiento en los barcos, se estudia una subida salarial en los puestos operativos más complicados, como los de los submarinos LAURA L. CARO MADRID. El Ministerio de Defensa abrirá en 2005 el acceso de extranjeros a las unidades que integran la Flota española, y dentro de ellas al menos en las especialidades de Maniobras y Operaciones Mecánica y Hostelería dentro de los buques, todo ello como fórmula para intentar remediar la caída en picado del reclutamiento en la Armada, que, según fuentes oficiales, se encuentra bajo mínimos y registra una pérdida de entre 50 y 60 marineros al mes La medida aparecerá en el decreto que a partir de 2005 ampliará el cupo máximo de presencia de extranjeros en los Ejércitos españoles del 2 al 7 por ciento, anunciada recientemente por José Bono, que también dispondrá el acceso de jóvenes de otros países a las brigadas Acorazadas y Blindadas de Tierra. La situación en la Armada Efectivos (1 octubre 2004) Tropa y marinería 71.711 Número de extranjeros: 1.051 Por Ejércitos (junio 2004) Tierra 48.374 Aire 11.785 Armada 12.194 Pérdida de marineros en la Armada 12.400 12.300 12.200 12.100 12.000 11.900 11.800 Extranjeros en las FF. AA. españolas Argentina Bolivia 2 10 16 4 Chile 5 1 Colombia Ecuador El Salvador Guatemala Guinea Ecuatorial 1 3 1 40 53 73 334 390 12.400 12.194 1 Nicaragua 1 Panamá 2 Perú Rep. Dominicana Uruguay Venezuela 11.800 Paraguay 47 4 3 5 3 1 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 200 300 400 Infografía ABC 37 14 Hombres Mujeres TOTAL 905 146 11.700 Abril Agosto Octubre Descenso medio: 50- 60 marineros mes alcanzar el objetivo, prorrogado para 2005, de sumar 80.000 profesionales en tropa y marinería, y se esté en cifras como los 71.711 de octubre, que constituye una de las más bajas de la historia de España. La dificultad para nutrir las filas en tiene el año, muy diferente a otros Ejércitos, donde los horarios son razonables y uno puede irse a dormir a casa A ello cabe sumar, explican, otros inconvenientes, como unas expectativas de reinserción en el mercado privado no demasiado alentadoras una vez finalizado el compromiso de dos o tres años y unos salarios que, muchas veces, no compensan. En concreto, el programa de Retribuciones de Tropa y Marinería 2004 establecía un sueldo base para soldados o marineros temporales de 542,47 euros, con complementos a añadir según el empleo- -58,47 euros- -y su responsabilidad- -hasta 185,38- de los cuales sólo cabe percibir el 75 por ciento durante los dos primeros años. Hay también ingresos adicionales en función de las especiales condiciones de la Unidad, que irían de los 18,71 euros mensuales a los 82,56, y en concepto de especial rendimiento hasta 173 euros, con lo que, en el mejor de los casos no se llega a los mil euros al mes. Conscientes de que el nivel de los salarios no ayuda a la captación, Defensa procederá a un mejora retributiva, que la Ley de Presupuestos ya permite abordar y que se orientará de forma selectiva a aquellos puestos operativos de más difícil cobertura como los de la flotilla de submarinos, con el fin de hacerlos atractivos a unos aspirantes que se resisten a alistarse. La medida se acompañará en 2005 con otras, como la modificación de los contenidos curriculares para hacer la formación menos libresca y más orientada a las especialidades de las Fuerzas Armadas y el esfuerzo por consolidar un mayor porcentaje de marineros en condiciones de permanencia. El lastre de las Fuerzas Armadas El comentario hecho el pasado agosto por el titular de Defensa, en el que advertía que lo más ridículo que le podría ocurrir a una Armada es tener los buques atracados porque falta marinería -caso de Canadá- retrataba la preocupación, profunda en algunos casos, por la escasa capacidad de captación, y menos retención, del personal para la Armada. Es un un Ejército donde, en la primera convocatoria de 2004, sólo se llegaron a cubrir 183 de las 1.769 plazas ofrecidas. Una tendencia que no mejora y que está lastrando las cifras de reclutamiento de las Fuerzas Armadas. Y lo hace justo en el momento en que el Ejército de Tierra crece y empieza a ser motor en la provisión de personal- -en el último año natural se ha logrado la incorporación neta de 500 soldados, según Defensa- y el del Aire mantiene su atractivo con una plantilla cubierta al 92 por ciento y asignaciones en cada ciclo en torno al 90 por ciento de la oferta. Según fuentes de Defensa, el número de marineros en las tripulaciones ha descendido de los 12.400 en abril a 12.194 en agosto y hasta los alrededor de 11.800 que se computaban a fecha 1 de octubre. Una sangría -sostienen en medios del Ministerio- -responsable de que en 2004 no se haya logrado la Armada tiene mucho que ver- -reconocen en Defensa- -con la dureza y el nivel de exigencia del trabajo que se desarrolla en los barcos. Las condiciones de vida no son las de un acuartelamiento, se hacen hasta 250 ó 260 días de mar de los 365 que Atajar la fuga en los barcos Aparte de incrementar la capacidad de reclutamiento en la Armada, lo que se perseguirá también es atajar la fuga de personal, el gran número de bajas que causan los marineros cuando se niegan a renovar sus contratos y se van. Una situación que agrava, por Consolidar un tercio de tropa permanente en 10 ó 15 años El Ministerio de Defensa trabaja ya en una modificación del modelo de Ejército que permita mantener en condiciones de permanencia a un tercio del contingente de tropa y marinería, un objetivo a cumplir en 10 ó 15 años que superaría la situación actual, en la que el 91,6 por ciento de los soldados- -64.737 de los 70.695 en junio- -son temporales, y solo el 8,4 disfruta de la estabilidad profesional. Y es que, según fuentes del Departamento que dirige José Bono, la alta rotación de efectivos de tropa y marinería a que obliga el actual modelo se ha revelado como uno de los agujeros por los que hacen aguas los esfuerzos por alcanzar la cifra- objetivo de 80.000 efectivos. Según fuentes del Ministerio de Defensa, en realidad, el problema hoy no es tanto la captación como que no se afianza la gente que entra: cada año se reclutan unos 10.000 jóvenes, pero salen otros 10.000 cuando acaban los compromisos de dos o tres años que suscriben La operación, concebida a largo plazo, tendría como fin hacer el ingreso en la institución más atractivo: ofrecer un futuro con nosotros estable a quienes tengan vocación militar, en su nivel, por debajo de suboficial señala la fuente. La medida llevaría aparejados cambios en los requisitos de acceso, de modo que se elevarían las exigencias académicas y las correspondientes a las pruebas teórico- físicas. Seremos más selectivos con quienes nos quedamos No se trataría de inventar nada- -explican- sino de incorporar las experiencias que ya han desarrollado antes otros Ejércitos de Europa, donde lo habitual es tener en condiciones de permanencia a ese 33 por ciento (un tercio) de la tropa Aunque el horizonte es considerar en el futuro la plasmación de la iniciativa en un proyecto legislativo que modifique la Ley 17 1999 de Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas, el primer paso en este sentido se ha dado ya. En concreto, Defensa se remite a la presentación por parte del Grupo Parlamentario Socialista de una enmienda a los Presupuestos que recoge una convocatoria extraordinaria para 2005 de 1.500 plazas permanentes adicionales a las mil o 1.200 que se puedan ofertar