Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 15 11 2004 ABC Cartas al director Nombre de santo Quizás muchos no hayan reparado en el nombre impuesto al niño bautizado civilmente en Igualada. No se trata de un nombre demasiado laico, sino que coincide con el nombre cristiano de Marcel. Marcelo, o san Marcelo. Un santo español, centurión de las legiones romanas destacadas en León, que fue ejecutado por el poder civil a finales del siglo III al negarse a dar culto público al emperador en una ceremonia. No me quejo de la realización de un acto como el de Igualada, sino del significado que algunos han querido darle al denominarlo bautizo civil mezclando lo civil con lo religioso y pretendiendo que la ceremonia civil fuera como un sustitutivo de la cristiana. Pero ni el niño Marcel está excluido del bautismo religioso, ni los que han pasado por la Iglesia tienen menos derecho a que los reciban en el Ayuntamiento. Al César lo que es del César... pero no volvamos al culto al emperador. Manuel G. de Madariaga. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es La libertad de la Prensa En Francia, un proyecto de ley de represión de las expresiones homófobas ha suscitado una gran polémica. El periódico Le Monde lo ve con recelo y sus abogados han señalado la ambigüedad e imprecisión de lo que se podrían considerar como expresiones homófobas. También la asociación Reporteros sin Fronteras está preocupada por lo que entiende como una restricción de la libertad de expresión. Sin embargo, no sólo los periodistas están preocupados por el peligro que esta ley encapsula, sino también ciertos sectores de la sociedad francesa. No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta cómo lo van a utilizar los militantes homosexuales para aplastar y silenciar a los que no opinan como ellos. Paul Kiely. Badajoz. Carta a Zapatero En el mes de julio me publicaron en Cartas al Director un escrito en el que le decía: Señor presidente, España está infectada de termitas carroñera y de marabunta destructiva del nacionalismo que no rugen pero crecen como una enredadera en el porche de La Moncloa Esto es consecuencia de que el Estado español está secuestrado por una región y el Gobierno de España- -rehén de sus socios- -es tan frágil que concede todo a los independentistas (con tal de mantenerse en el poder) ante su cómoda ambigüedad. ¿Por qué? Como el Gobierno no tome rápidas medidas en el Estado de las Autonomías, España se hará añicos, presidente. Todavía estamos pagando algunas de las decisiones de la Transición por no haber aplicado- -en su momento- -el artículo 155 de la Carta Magna. La mayoría de los españoles nos damos cuenta de que el árbitro de la vida nacional es Carod. Últimamente se le han concedido doce millones de euros para fomentar el catalán, el idioma del poder y el español, que lo hablan más de 400 millones de personas, es el de la ciudadanía. ¡Qué pena! ¿Por qué los destinos de mi Patria están dirigidos por un señor que no quiere pertenecer a ella, ni llamarse español? Espero que el honor colectivo y los sentimientos patrióticos individuales de los españoles impidan lo que sugiere Maragall: Una common well federalista pues somos herederos de una noble historia y tendremos que continuarla. A. Ramírez Díaz. La Granja de Torrehermosa (Badajoz) Dos radicalismos Radical es un adjetivo de esos que cambian de significado según a quién se aplique. Por un lado tiene un sentido peyorativo si se refiere a, por ejemplo, un provida, un político que no oculta sus convicciones religiosas, a quienes defendemos que el matrimonio es sólo la unión entre hombre y mujer... en estos casos radical es sinónimo de fanático, extremista o intolerante. Ahora bien, pasa a tener connotaciones positivas en cuanto se aplica a activista antiglobalización, ecologista, feminista... Aquí califica al personaje que no transige ante el adversario, que tiene un pensamien- to provocativo y transgresor. Ciertamente, no quiero radicalizar pero todos somos iguales y por eso se tiene que escuchar a todos, no sólo a determinadas minorías, que, eso sí, hacen mucho ruido. Javier Murciano Calles. Granada. Unidad frente al terror Si hubo un Gobierno en Europa que supo aunar todos los esfuerzos para conseguir aislar al terrorismo, ése fue el de Aznar, pero tanto es así que no se quedó en lucha europea sino que supo ver que la amenaza integrista podía hacerse real un día en España y se alió con EE. UU. constituyendo una verdadera alianza de civilizaciones contra el terror. Es cierto que los terroristas del 11- M aprovecharon todos los resquicios del Estado para llevar a cabo su siniestra trama, pero las palabras de López Garrido, haciendo gala del lema la mejor defensa es un buen ataque ¿qué es lo que tienen que esconder Zapatero y su Gobierno? ¿por qué impiden una y otra vez que declaren en la comisión quienes pueden arrojar luz sobre dicha trama? son profundamente injustas, pues no hubo imprevisión del anterior Ministerio del Inte- rior, porque todas las defensas del Estado estaban alerta, toda vez que el curso de las investigaciones está demostrando la no relación causa- efecto entre la invasión de Irak y el atentado, quedando aún muchas cuestiones por esclarecer, pero que hacen callar a quienes entre los días 11 y 14 de marzo llamaron asesino al ex presidente que más se ha esforzado contra el terrorismo. Loreto Bassy García- Morato. Málaga. Fumadores pasivos Parece que el Gobierno quiere sorprendernos con un decreto que respetará los derechos de los fumadores pasivos prohibiendo fumar en los lugares públicos a partir de 2006 A los señores ministros, no sé si alguno será o no fumador pasivo, les debe importar poco que tengamos que esperar un año para que las miles de personas que no fumamos podamos hacer valer nuestros derechos impidiendo, vía ley, que una serie de personas, con poca educación y menos sensibilidad, nos hagan fumar, no sólo sus cigarrillos sino también sus puros, en lugares tan públicos como las oficinas de la Administración pública, vulgarmente denominadas ministerios, direcciones denerales, empresas estatales... ¿No saben los señores del Gobierno que en sus ministerios la prohibición de fumar es papel mojado? Tenemos que aguantar que en la mesa de al lado un individuo encienda cigarro tras cigarro o habano tras puro, y cuando se lo recriminamos lo más suave que escuchamos es fascista En Estados Unidos nadie enciende un cigarrillo en una oficina pública. En el aeropuerto de algún país considerado tercermundista el que enciendo un cigarro termina en la comisaría, en el mejor de los casos con una reprimenda y si la cosa va a más con una multa. Por tanto, no creo que sea mucho pedir que la ley se empiece a aplicar en 2005. Victoria Eugenia Molina García. La Coruña.