Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 15 11 2004 ABC JORGE TRIAS SAGNIER Como tantas y tantas otras cosas de la vida, la lucha contra el terrorismo es, también y principalmente, una cuestión de sentido común SI ZAPATERO CAMBIA RUMBO Zapatero retiró las tropas de Irak, incomodó al aliado norteamericano, abrazó el eje franco- alemán y picó en el anzuelo marroquí: esas cosas suceden y luego hay que ir pagando, mientras otros trenes pasan de largo N euro tan caliente preocupa en la Unión Europea exportadora por contraste con la baja del dólar, en el preciso momento en que ya se maniobra para mejorar las relaciones trasatlánticas, al amparo de la declaración Bush- Blair dando su apoyo a un Estado palestino. Simon Serfaty, tan buen conocedor de las relaciones UE- EE. UU. advierte que, respecto a Europa, Bush no dará el primer paso. Es un dato al que el Gobierno español habrá de atender, como hubiera debido acomodarse al hecho de que con Kerry en la Casa Blanca las cosas no resultaban gratis. Bush esperará que Europa dé el primer paso. Serfaty sugiere dos iniciativas: en primer lugar, que la Unión Europea invite a Bush a la cena inicial de la próxima cumbre europea bajo presidencia de Holanda, y en segundo lugar, aprovechar en mayo de 2005 el medio siglo de pertenencia alemana a la OTAN para convocar una megacumbre trasatlántica. En ambas ocasiones, es de importancia vital que Rodríguez Zapatero haya hecho los deberes. En realidad, puede hacerlos. En la era del mueble convertible, Zapatero ya ha dado algunas muestras de capacidad evasiva que parecen destinadas a tomar cuerpo como rectificaciones. Un cambio en política exterior no va a ser, ciertamente, como el muchacho ya con bozo que los padres conseguían entrar en el cine a precio de infante. Será más bien perceptible y vistoso. De no haber cambio, más trenes irán pasando de largo. vpuig abc. es U TERRORISMO Y SENTIDO COMÚN A ZNAR y sus tres ministros del Interior- -Mayor, Rajoy y Acebes- -sostuvieron durante ocho años que para combatir el terrorismo no había atajos ni acuerdos posibles. Tuvieron las ideas muy claras y gracias a esa política firme y contundente, junto con la colocación de las víctimas en el primer plano de atención gubernamental, ETA se encuentra hoy en trance de disolución. Pero, como en tantas otras ocasiones a lo largo de estos últimos treinta años, es probable que la serpiente criminal reaparezca con una nueva cabeza. Por esa razón afirmaba ayer Ignacio Camacho en estas páginas que no hay otro camino que el de la firmeza. Dar oxígeno a Batasuna, como pretenden algunos socialistas vascos, los de siempre, o deshacer toda la trama legislativa hilvanada laboriosamente a lo largo de las dos legislaturas populares constituiría uno de los peores errores que podría cometer el presidente del Gobierno. Por varios motivos. A corto plazo, el entorno de Batasuna anunciaría una nueva tregua unilateral y volverían a integrarse sus dirigentes, más o menos, en la vida política vasca, lo cual produciría nuevamente el retorno de la violencia callejera y el enfrentamiento radical con los partidos constitucionales. Esas oleadas de violencia, que han ido desapareciendo paulatinamente desde que el criptoterrorismo fue ilegalizado y sus actividades prohibidas, contarían con el apoyo encubierto de los socios independentistas catalanes de la Esquerra Republicana que parece que nunca han roto un plato y cuyo objetivo político último es exactamente el mismo, por medios más sutiles, que el de sus socios con quienes se entrevistan en Perpiñán. El hacer añicos la política antiterrorista del anterior Gobierno es probable que, a muy corto plazo, diese mayor tranquilidad al tripartito que gobierna en Cataluña y, como consecuencia de ello, favoreciese la gobernabilidad tras la aprobación del presupuesto. Pero esa estrategia tan corta de miras, con la que también comulgan un buen puñado de socialistas vascos, de momento ha contado con el rechazo inequívoco del PSOE y, por supuesto, del PP, que exigen, lo cual es como pedir peras a un olmo, que HB condene primero, y sin eufemismos, la violencia. Por otro lado, si los grandes partidos nacionales, para poder aprobar los presupuestos, es decir, para poder gobernar, van a tener que contar con el apoyo, no del nacionalismo democráticocomo puedeserelquerepresentanCiUoelPNV, sinodelradical o terrorista, como son la Esquerra (por lo de radical) y Batasuna (por lo de terroristas) la idea constitucional de España, que parece que todavía no está en discusión, quedará seriamente dañada. Para combatir el terrorismo, efectivamente, no hay atajos. Pero los ciudadanos queremos estar bien informados. Queremos saber. Queremos saber que se seguirá persiguiendo con contundencia aquienes asesinaron a tantos y tantos policías, empresarios, guardias civiles, militares opolíticos populares, socialistas e incluso a alguno nacionalista. Y que el Gobierno hará todo lo posible para evitar que brote, no una nueva cabeza de serpiente, sino un inmenso dragón islámico en nuestro suelo, encubierto por el velo de las mezquitas, capaz de aplastar la libertad. Como tantas y tantas otras cosas de la vida, la lucha contra el terrorismo es, también y principalmente, una cuestión de sentido común. C haya venido mejor a ZapateUANDO una política ro que una victoria de Keexterior chirría por rry que le hubiese obligado tantas partes no hay a uncirse rápidamente en soluciones de quitaipón, peun soi disant multilateraro uno puede efectuar ajuslismo para llevar la demotes o matizaciones que a la cracia a Irak. Aun así, cualarga equivalgan a un camtro años de Bush en la Casa bio en el dorsal de la camiseVALENTÍ PUIG Blanca es mucho tiempo pata. Aquí lo importante no es ra plantarse en el antiameel menoscabo en el amor ricanismo. Ya está la Unión Europropio ni la supervivencia de uno o pea ajustando rumbo para rehacer dos ministros, sino que los árbitros puentes y restablecer el potencial fácticos del encuentro acepten el de la alianza atlántica. cambio. Por supuesto, costes siempre los hay. Rodríguez Zapatero reN la teoría de los juegos, se hatiró las tropas españolas de Irak, inbla de minimax cuando los comodó al aliado norteamericano, jugadores buscarán maximizar abrazó el eje franco- alemán y picó sus beneficios o bien minimizar en el anzuelo marroquí: esas cosas sus pérdidas. Véase cómo el térmisuceden y luego hay que ir paganno abarca a la vez la tesis del antedo, mientras otros trenes pasan de rior Gobierno sobre la necesaria largo. aproximación a Washington y la Si desea salvaguardar con realispráctica contrapuesta del Gobiermo los intereses nacionales, Zapano actual, de nítida distanciación tero algún día va a tener que ir perinicial. Por eso entraríamos en fase filando su rectificación de rumbo. de pretender la minimización de Es una hipótesis sin más referenpérdidas. Desde luego, esta hipótetes que la pertenencia a la OTAN y sis queda del todo deslegitimada si la capacidad de maniobra de Espaexiste en la política exterior de Zaña en la Unión Europea. Lo hizo el patero un elemento ideológico irrefelipismo con la OTAN y nadie conductible, por razón de su atavismo sideró que perder la virginidad en o de su raigambre moral. En todo estas cuestiones fuese una tara: caso, ideología y política exterior más bien se le llama experiencia. no suelen ser buenos compañeros El hecho de que George W. Bush hade lecho. ya ganado las elecciones tal vez le E REVISTA DE PRENSA grupo dirigido por un ex mando de las Fuerzas Armadas británicas, Simon Mann, acusados de fraguar esa intentona golpista. En agosto, fue detenido en Suráfrica Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, quien actualmente es procesado en el Tribunal Supremo del Cabo de Buena Esperanza. Mark Thatcher, que desde hace años vive en Suráfrica con su familia, está acusado de financiar el supuesto golpe contra Obiang Nguema, lo que contraviene las leyes surafricanas que castigan las actividades mercenarias. Hasta ahora, el Gobierno de Londres había negado conocer los planes para el golpe. La admisión de Straw abre nuevos interrogantes y los partidos de la oposición exigen explicaciones sobre qué se sabía con antelación y qué se hizo para evitar la implicación de ciudadanos británicos, señala The Observer. S. I. Londres estaba informado El Gobierno británico supo en febrero pasado que se tramaba un golpe de Estado para derrocar al presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, según admitió el propio ministro de Exteriores, Jack Straw, en un comunicado al Parlamento. Según el periódico The Observer, Jack Straw admitió la semana pasada, en su respuesta a una pregunta de la oposición, que el Gabinete fue informado de la trama golpista a finales de febrero del año 2004 unas cinco semanas antes de que varios mercenarios fueran detenidos por ese motivo. El 7 de marzo fueron arrestados en Zimbabue los hombres de un Traumas en los soldados de Irak Uno de cada seis soldados estadounidenses que regresan de Irak sufre traumas psicológicos, y el problema tiende a agravarse, informó el diario Los Angeles Times este domingo. Un estudio realizado por un instituto de investigación del Ejército concluyó que el 15,6 por ciento de los infantes de Marina y el 17,1 de los soldados analizados a su regreso desde Irak sufrían depresión, ansiedad generalizada y estrés post- traumático, indicó el Times. El estrés post- traumático es un trastorno que debilita la química cerebral y puede incluir problemas para dormir, pánico, arrebatos violentos y ansiedad. S. I.