Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Cultura DOMINGO 14 11 2004 ABC José Luis López Vázquez Agustín González Manuel Alexandre Tanto el teatro como el cine son el espejo de la actualidad, de la marcha de la civilización y del momento La televisión se cotiza y se paga más, mientras el teatro supone mayor esfuerzo, es más duro, y no tiene tantas ventajas Hay una parte de la población que asiste a espectáculos bochornosos que luego son los que mejor funcionan económicamente La degradación y la impunidad ha llegado a tales extremos que el salvajismo al abordar a las personas no tiene límites Yo no soy metrosexual. Soy un perezoso que por no hacer, no me afeito ni para ir trabajar. Sólo un día sí y otro no Cuando me ofrecen premios, que tengo ya muchos, siempre les digo que cambio dos galardones por un buen contrato Esta semana se ha estrenado en el Teatro Reina Victoria de Madrid Tres hombres y un destino una obra que reúne en escena a tres de nuestros grandes actores: Manuel Alexandre, José Luis López Vázquez y Agustín González. ABC ha conversado con ellos sobre la situación actual del teatro, del cine y de la televisión, espejos donde se refleja cómo es la sociedad española hoy Tres (grandes) actores y una vocación: la escena TEXTO: SUSANA GAVIÑA FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ y ABC MADRID. Sube el telón y en escena se puede ver a tres de nuestros grandes actores: Manuel Alexandre, José Luis López Vázquez y Agustín González. Ellos son los protagonistas de lujo de Tres hombres y un destino la obra que desde esta semana ofrece la oportunidad de ver, por primera vez juntos sobre un escenario, a estos tres grandes nombres que han dedicado su vida a la actuación. Bajo la dirección de Esteve Ferrer, suman su talento ahora para participar en una comedia escrita por Luis Lorente, Carlos Asorey Eduardo Galán, sobre una idea de Alain Cornejo y Lluis Lorente. El argumento: tres actores en paro que deciden secuestrar un teatro. ABC ha tenido la oportunidad de conversar con estos intérpretes, y al hilo de la trama argumental- -planteada en clave de humor- abordar la situación de los actores hoy y los problemas que les afectan. De entrada, ninguno de ellos considera que la obra tenga nada de autobiográfico, pues los tres continúan trabajando a buen ritmo, bien sea en teatro, en el cine o la televisión. Ninguno de los tres estamos en una situación calamitosa de trabajo asegura López Vázquez. Lo mismo le sucede a Manuel Alexandre, quien tampo- co se ve reflejado en el argumento, pues sigue trabajando como el primer día: Qué remedio, que están muy caros los vicios bromea sin confesarlos. Idiotización cosmológica Pero, bajo esta comedia ligera, asoma cierta ironía al referirse a algunos problemas que afectan a la realidad de los actores, como es la banalización de la cultura, la influencia de la televisión y la creciente apuesta por montajes provocadores. Eso muchas veces pasa afirma López Vázquez, refiriéndose a las carencias culturales, aunque después matiza que se trata de una exageración, una caricatura, pero algo hay en ello... Es el personaje de Agustín González el que pone el dedo en la llaga al aludir a la idiotización cosmológica En esta especie de fábula hay una crítica muy evidente de la falta de sensibilidad que se ha ido acusando durante muchos años en la sociedad española, aunque no es un fenómeno exclusivo nuestro explica. Un problema que viene de lejos, con la llegada de la transición y la conquista de las libertades Su personaje también culpabiliza a la televisión de estas deficiencias y de su ignorancia a la hora de programar En cuanto a los montajes polémicos -con travestis incluidos- Alexandre no se escandaliza, lo entiende como una consecuencia de la época que se vive actualmente. Es normal que según está hoy día el ambiente, se hable mucho de esas cosas comenta a ABC. Aunque reconoce que no es espectador habitual de teatro, no se sorprende ante tanta diversidad. Él también ha sido testigo en los últimos 60 años de grandes cambios en la escena. Lo que sí es cierto es que ahora se pueden leer títulos que hace 20 años no los hubieras podido imaginar Y menciona, como ejemplo, Los monólogos de la vagina Espectáculos bochornosos Una muestra palpable de que existen temas que aparecen de manera recurrente en las marquesinas de los teatros, de los cines y en la televisión. Después de la represión tan fuerte del franquismo, la respuesta era de esperar y ésa fue el destape Y, aunque han pasado ya treinta años desde la transición, Alexandre apunta que la dictadura duró cuarenta Convirtiendo la cuestión en una compensación temporal. Pues claro bromea el actor. Sobre los montajes atrevidos, López Vázquez considera que se trata de una nueva manera de presentar versiones de Shakespeare y nuestros clásicos pero que, en su opinión, resultan a veces excesivas Ante la existencia de una cierta frivolización a la hora de plantear argumentos, el actor reconoce que tanto el teatro como el cine son el espejo de la actualidad, de la marcha de la civilización y del momento. Todo está permitido- -asegura- Luego, te gusta o no También Agustín González asume que hay una parte de la población que asiste a espectáculos bochornosos que luego son los que mejor funcionan económicamente Pero se lamenta de que el gran teatro, los grandes clásicos, sin embargo, no se representan A lo mejor lo raro es ese tipo de teatro bromea. Telebasura En cuanto al fenómeno de la telebasura, cuya influencia es cada más acusada y ha traspasado los límites de la pequeña pantalla para trascender a otros ámbitos, López Vázquez cree que la televisión, al igual que sucede con el cine o el teatro, debería formar parte de la cultura y ésta brilla por su ausencia Alexandre confiesa abiertamente no ser espectador de este tipo de programas. Sólo veo alguna película y algún