Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 11 2004 Los domingos 63 EL PERFIL DE LA SEMANA EN LA ACERA ESCRIBÍ TU NOMBRE FERNADO IWASAKI ALBERTO GONZALES Nominado para Fiscal General de EE. UU. La carrera ascendente de este jurista, ligada a la de George W. Bush, empieza en una humilde familia mexicana y puede acabar en un puesto decisivo en el Tribunal Supremo El hispano que prefiere el inglés emprequeconcedeentrevistas a medios hispanos, Alberto Gonzales insiste en utilizar el inglés. En el colmo de las ironías, parece que le cuesta más hablar en español que a su mentor el presidente Bush, en todo momento dispuesto a exhibir su tentativo bilingüismo electoralista. A cambio simbólicamente de sacrificar una z de su apellido- -letra bastante complicada de pronunciar por hablantes anglosajones que fonéticamente no suelen pasar de la s -este jurista de 49 años se perfila como un histórico pionero del poder hispano en Washington. Esta semana, Alberto Gonzales ha sido nominado por el presidente Bushparaocuparuna delascarteras ministeriales más importantes en el gobierno federal: el Departamento de Justicia. De ser confirmado por el Senado, Gonzales se convertirá en el primer fiscal general de EE. UU. de origen hispano. Un puesto que dentro de la carrera ascendente de este mexicano- americano le podría servir como privilegiado punto de partidaparaocuparenelfuturounadelas previsiblesydecisivasvacantes enel decisivo Tribunal Supremo. Al ser presentado el miércoles en el salón Roosevelt de la Casa Blanca como relevo del ultraconservador John Ashcroft, Gonzales citó sus raíces hispanas al agradecer la nominación, recordando que muchos en su comunidad cada vez más central en la política de EE. UU. solo piden una oportunidad para demostrar lo que valen Una valía que el presidente Bush, desde los tiempos de Texas, ha venido apreciando al poner a su abogado favorito en sucesivos puestos de confianza. Antes de su amistad con Bush, la biografía de Gonzales es una encarnación de toda la mitología del sueño americano. Sus padres, de origen mexicano, Pablo y María, trabajaban como jornaleros en los campos de Texas, con el mérito de sacar adelante una parentela compuesta por ocho hijos. Alberto, gracias en parte a su servicio militar en la Fuerza Aérea, aprovechó la oportunidad de cursar estudios universitarios- -el primero en su familia- -y graduarse en Derecho por Harvard. Frente al fundamentalismo religioso destilado por algunos sectores de la Administración Bush, Gonzales se presenta como una figura relativamente moderada, co- LA PRIMERA COMUNIÓN LAICA n algunos tratados como Lo santo de Rudolf Otto, Fenomenología de la Religión de Gerardus van der Leeuw o Lo sagrado y lo profano de Mircea Elíade, el lector interesado podrá encontrar numerosos ejemplos de fenómenos culturales que demuestran la continuidad y pervivencia de lo sagrado, tanto en el tiempo como en el espacio. El Año Nuevo, por ejemplo, es una celebración originalmente sagrada que actualmente ha perdido su naturaleza ritual hasta quedar reducida a una fiesta más bien profana. La Historia de las Religiones y la Fenomenología de la Religión estudian estas manifestaciones, pero el reciente bautizo laico de un ayuntamiento catalán me ha dejado sin esquemas hermenéuticos. En sociedades religiosas tales fenómenos son corrientes y no sorprenden en absoluto. Es el caso del Japón, donde la gente se casa por el rito católico aunque los contrayentes sean budistas, y no pasa nada porque lo que se busca es la continuidad de lo sagrado. Sin embargo, no entiendo lo que persigue alguien que no es religioso cuando solicita un bautizo civil ¿Será porque en el fondo es más religioso de lo que está dispuesto a reconocer? Laico no es sinónimo de agnóstico, ya que se puede profesar una religión y defender la naturaleza laica de una determinada comunidad. Lo que ocurre es que hay comunidades más civilizadas que otras, donde la defensa de los valores laicos y de la libertad de cultos no conlleva ningún riesgo físico individual. ¿Cuántos directores de cine han sido asesinados en España por ridiculizar a la Iglesia católica en sus películas? Que yo sepa ninguno, pero en Holanda- -que tiene una democracia laica y multicultural muy del gusto de nuestra progresía- -el cineasta Theo van Gogh ha muerto acribillado y apuñalado por un integrista musulmán que no estaba de acuerdo con sus películas y opiniones varias. ¿Alguien cree con sinceridad que en regímenes como los de Irán, Arabia Saudí o Pakistán se podría producir una película que criticara o ridiculizara al Islam y su Profeta? Suscribo muchas iniciativas del actual Gobierno, mas no porque sean laicas o progresistas, sino porque son razonables. Así, la investigación con células madre, la ampliación del matrimonio civil a los homosexuales y la supresión de la asignatura de religión de la enseñanza pública me parecen propuestas razonables, pero no comparto la formulación belicosa, sectaria e histérica de una propuesta razonable, porque así se la descalifica como tal. Menos mal que en medio de la crispación ha aparecido un ayuntamiento progresista que ha celebrado el primer bautizo civil demostrando de paso que el derecho a la diversión existe. Y lo más patético es que Wenceslao Fernández- Flórez pronosticó de coña la aparición de los bautizos civiles en una de las desopilantes crónicas parlamentarias reunidas en Impresiones de un hombre de buena fe Menudo problema tienen algunos padres para explicarle a sus hijos que no hay Reyes pero sí regalitos, y que no existe el pecado original aunque sí los convites. Me pregunto cómo será la primera comunión laica de los ayuntamientos progresistas. ¿Con Bollicao o con galletas María? Si POR PEDRO RODRÍGUEZ E mo tuvo ocasión de probar en su breve destino como magistrado del Tribunal Supremo de Texas. Periodo togado que explica su sobrenombre de el Juez Janet Murguía, directora ejecutiva del Consejo Nacional de la Raza, uno de los más conocidos grupos del lobby hispano con más simpatías hacia Kerry que hacia Bush, ha descrito a Gonzales como un servidor público razonable, atento, y un hombre de palabra Durante los cuatro últimos años Al Gonzales ha sido el abogado jefe de la Casa Blanca. Parte de su trabajo ha consistido en buscar candidatos para cubrir vacantes en la judicatura federal, un proceso que ha producido algunos aspirantes demasiado conservadores para el paladar de los demócratas en el Senado. Otra faceta de su labor ha consistido en proporcionar argumentos jurídicos para sustentar algunas de las decisiones más complicadas de la Administración Bush desde el 11- S. En este sentido, se espera que durante su proceso de confirmación en el Senado salgan a relucir sus pronunciamientos sobre interrogatorios de prisioneros de gue- rra o sobre la obsoleta relevancia de las Convenciones de Ginebra. Según han advertido algunos miembros demócratas de la Cámara Alta, la confirmación de Gonzales va a ser el último fórum para examinar la conducta de la Casa Blanca en el contexto de los escándalos de torturas en Irak y Afganistán. Sin perder de vista la afición de Texas por la pena de muerte y los vínculos de su antiguo despacho de abogados, Vinson Elkins, con empresas tan investigadas como Enron y Halliburton. Con todo, es difícil pensar que Gonzales no logre al final su cartera ministerial, sobre todo después de unas elecciones en las que la oposición demócrata solamente retiene 44 de los cien escaños en el Senado y con la gran dificultad que les supondría explicar un veto colectivo al primer hispano con opción a ser fiscal general. En su tradición de trabajos delicados para Bush, Gonzales tendrá que lograr la renovación parlamentaria de ciertas prerrogativas de la Patriot Act que caducan a finales de 2005. Oportunidades para demostrar su valía no le van a faltar.