Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 14 11 2004 ABC LEGADO DE UN CONFLICTO El próximo martes 16 de noviembre se cumplen quince años del asesinato de Ignacio Ellacuría y sus compañeros jesuitas en la UCA. Algunos de los que los conocieron recuerdan su vida y reclaman el reconocimiento a su martirio Mártires de El Salvador: ¿los grandes olvidados de la Iglesia? 6 de noviembre de 1989, el jesuita Jon Sobrino no estaba en la Universidad Católica Centroamericana (UCA) de El Salvador junto a sus compañeros jesuitas Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín- Baró, Joaquín López, Amando López y Juan Ramón Moreno, ni al lado de Elba y Celina Ramos, todos ellos tiroteados de madrugada, a sangre fría, en uno de los asesinatos más crueles de la reciente historia martirial de la Iglesia en Iberoamérica. Ellacuría y sus compañeros fueron asesinados por ofrecerse a mediar en el conflicto armado, y por denunciar las corruptelas del poder y la opresión al pueblo campesino. No. Casualidades de la vida, Sobrino se encontraba en Hua Hin, un pequeño poblado de Tailandia. Al día siguiente, celebrando una Eucaristía, le preguntaron si quería decir algunas palabras de recuerdo a sus compañeros asesinados. Tengo una mala noticia que darles. Han asesinado a toda mi familia. Y tengo una buena noticia que darles: he tenido el privilegio de vivir con gente buena El 1 POR JESÚS BASTANTE LIÉBANA Camino de piedras hacia la santidad Quince años después de la matanza de la UCA, tras varias Comisiones de la Verdad y cuando algunos de sus autores han sido encarcelados, quedan muchos interrogantes por resolver. Pero, por encima de todo, siete historias de fe hasta la muerte que- -cosas de la Iglesia- -todavía no han sido reconocidas por Roma. Quince años después, Ellacuría y los demás jesuitas asesinados no han iniciado siquiera el camino hacia los altares. Sí lo ha hecho su maestro, monseñor Romero, también asesinado, aunque los pobres caminan más despacio hacia el cielo que otros dice con tristeza Sobrino, quien tomó por costumbre escribir, en cada uno de estos macabros aniversarios, una carta a Ellacu Textos que ahora han visto la luz en forma de libro Cartas a Ellacuría Trotta) Quince años son casi una generación- -cuenta Sobrino en la introducción del volumen- Han pasado muchas cosas, nuevas y muy importantes: la caída del muro de Berlín la víspera de los asesinatos, Afganistán y el Match, el jubileo y la cascada de canonizaciones... Sin embargo, la voz de Ellacuría y de sus compañeros continúa escuchándose en el mundo de hoy, en el que la grieta que separa a ricos y pobres se agranda cada vez más. Bajar de su cruz a los pobres era una de las máximas del jesuita asesinado en El Salvador. Ellacuría era un talento Los jesuitas fueron asesinados de madrugada. Sus cuerpos tiroteados eran la imagen del horror