Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 10 2004 Internacional 33 Hay paranoicos que dicen que soy de la CIA ¿Es usted el hombre de EE. UU. en el Cáucaso? -Creo que en eso hay algo de vieja paranoia soviética. Hay una película de la Televisión rusa en la que se dice que soy una especie de proyecto norteamericano desde mi nacimiento, que ya habría sido tramado por los norteamericanos, que me habrían enviado después a estudiar a Europa y a EE. UU. que me habrían buscado una esposa europea, y después me habrían enviado de vuelta a Georgiay me habrían hecho presidente. Todo perfectamente tramado para tener una especie de presidente de la CIA. Paranoia. Es verdad que casi todo el Gobierno ha trabajado fuera. Y estamos orgullosos de ello. La corrupción estaba tan arraigada que el ex presidente Eduard Shevardnadze terminó acomodándose la historia no debe repetirse y que no hay futuro en el enfrentamiento. -Rusia quiere acercarse a la OTAN, pero no quiere a la Alianza en el Cáucaso. -Mire lo que ha ocurrido en Afganistán. Hace cinco o seis años habría parecido impensable que Rusia consintiese la presencia de tropas de EE. UU. allí. El mundo evoluciona, y hay que evitar las ideologizaciones. Hay nostálgicos de la URSS, pero la URSS ha desaparecido. Y yo creo que el Gobierno ruso apuesta por el pragmatismo. ¿Cree posible una reanudación de la violencia en Abjasia y Osetia del Sur? -Georgia tuvo que acabar con el contrabando que ocurría en Osetia del Sur. Es nuestro territorio. Es sorprendente que esas zonas tan conectadas con Rusia estuviesen tan fuera de control. Abjasia es otra cuestión: una cuestión muy dolorosa. Pero el objetivo de Georgia es lograr un fuerte desarrollo económico que actúe como un incentivo para que Abjasia se integre. Llevará cierto tiempo hasta que nuestra economía sea lo bastante fuerte, pero tarde o temprano habrá algún tipo de amplia autonomía federal para resolver la cuestión de forma pacífica. -Usted ha prometido la plena soberanía de Georgia sobre Abjasia y Osetia del Sur en un breve periodo. -No he dicho en un periodo breve. He dicho en mi mandato presidencial, que podría durar diez años, es decir dos mandatos de cinco años. La solución de Osetia del Sur es cuestión de meses y no de años. Abjasia va a necesitar mucha paciencia y un gran esfuerzo de desarrollo. Su vuelta vendrá por la vía económica. Lo que tuvimos en 1992 fue, esencialmente, un conflicto con Rusia y no creo que podamos sostener otro conflicto así. Sería un desastre. Aquél tuvo muy graves consecuencias para nuestra economía. ¿Cree que EE. UU. tendrá mayor influencia en el futuro de Georgia? -EE. UU. ya juega un papel muy positivo. Nos han ayudado cuando había más penalidades económicas. Han entrenado nuestras tropas y esperamos seguir contando con su asistencia por muchos años. Por otro lado, Georgia es un país europeo y no renunciamos a nuestras aspiraciones europeas. Creo que ambos objetivos son compatibles. Lo que de ninguna manera queremos ser es un campo de batalla entre superpotencias. Lo que necesitamos es sobrevivir en este complicado lugar. AP Pánico en Japón por una serie de seísmos TOKIO. Al menos quince personas murieron y una decena estaban desaparecidas tras quedar sepultadas- -más de 700 sufrieron heridas- -por la cadena de fortísimos terremotos que sacudió ayer el noroeste de Japón. La agencia de noticias Kyodo informó de que, además de los cuatro grandes terremotos que sacudieron la provincia de Niigata, se registraron durante cinco horas otras 143 réplicas sísmicas en esa zona litoral, situada a unos 250 kilómetros al noroeste de Tokio. El más fuerte de los cuatro grandes terremotos tuvo una magnitud de 6,8 grados en la escala abierta de Richter. En la imagen, el llamado Tren bala aparecía ayer descarrilado cerca de Nagaoka.