Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24 8 2004 81 Los veranos ENTREVISTA A ISABEL REY HE DECIDIDO SER UNA TÍA ESTUPENDA PARA EL RESTO DE MIS DÍAS DICE LA SOPRANO Martes 24 de agosto de 2004 REM MILA JOVOVICH EL GRUPO ESTADOUNIDENSE ESTRENA LEAVING NEW YORK ADELANTO DE SU DISCO MÁS COMBATIVO Y POLÍTICO LA MODELO Y ACTRIZ SE ARMA PARA PRESENTAR RESIDENT EVIL: THE APOCALYPSE Ángela Molina, en una escena de la película Piedras Amo al cine más que nunca Treinta años y sesenta y nueve películas avalan el prestigio de la actriz española Ángela Molina, quien a sus 49 años repasa una trayectoria profesional a la que sumará en otoño el filme Florian Road de Jaime de Armiñán TEXTO: BEATRIZ CORTÁZAR FOTOS: ABC A sus 49 años, Ángela Molina puede presumir de llevar treinta en el mundo del cine. Las fechas hablan. Fue en 1974 cuando debutó como actriz en la película No matarás Desde entonces son ya 63 títulos los que lleva a sus espaldas. Muchos trabajos y ninguno del que arrepentirse. Madre de cinco hijos- -la pequeña de apenas 15 meses- hablar de la saga de los Molina suena a historia repetida pero resulta inevitable cuando uno quiere entender la filosofía de vida de esta mujer, que ha hecho siempre lo que ha querido y que nunca se ha vendido al cine comercial por muchos estómagos que tuviera que cuidar. Los Molina son una gran familia, una dinastía de artistas que se cuidan y protegen entre sí y en donde nunca faltará un puchero, ni un abrazo, ni un consejo, ni un reproche. Así nos enseñó y crió nuestro padre asegura la actriz. -Cuando uno lleva treinta años de trabajo ¿recuerda aún la primera vez? -Perfectamente. Estudiaba actuación en el Conservatorio, había terminado mi carrera de danza clásica española y tenía mi primer contrato como bailarina. Iba a estrenar en el Teatro Real con Alain Baldani Romeo y Julieta y justo diez días antes de ese estreno me llamaron para ofrecerme trabajar en la película de Carlos Fernández No ma- tarás Me presenté teñida de rubio platino en la compañía y anuncié que me iba. Con todo el dolor de mi corazón tuve que tomar esa decisión, pero desde la primera escena que rodé me sentí como pez en el agua. Me di cuenta de que era lo mío, me sentía feliz, con to (Pasa a la página siguiente)