Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 MIÉRCOLES 23 6 2004 ABC Deportes Iñaki Sáez no quiso esconderse y dio la cara, aunque sus argumentos no convencieron IGNACIO GIL ATREVIMIENTO Me quedo porque marcharse sería de cobardes dado que los futbolistas me apoyan, y también mis superiores y mi entorno. Irse sería lo más fácil JUGADORES Al equipo le pongo un seis de nota, porque no se puede bajar de un seis a un cuatro sólo porque te hayan eliminado. Hay que puntuar en sentido global ERRORES Sólo cometimos dos fallos, que fueron marcar pocos goles y un error de concentración en el gol ante Grecia. En el último partido nos faltó experiencia FUTURO Si en las elecciones sale un nuevo presidente, no tendré inconveniente alguno en poner mi cargo a disposición de la nueva Directiva que resulte elegida Mi reto, dar la vuelta a la opinión pública Sáez desoye el clamor popular para que dimita, con el argumento de que su entorno le apoya JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Se oía ruido de sables y de cristales rotos según se acercaba uno a la Ciudad del Fútbol. Allí comparecía Iñaki Sáez para hacer balance de la Eurocopa y para decidir su futuro, que es... quedarse. Lo anunció en medio de la estupefacción general. Pocos daban crédito a lo que oían (en realidad no sabe uno por qué, pues en este país el único que dimite es Benito Floro) Se le hizo ver que el juicio de la calle era unánime para que se fuera, se exhibieron ante él hechos incontestables (llegar a la Eurocopa por la repesca y luego no pasar de la primera fase) o encuestas que pedían, en un 88 por ciento, que no siguiera. Pero Sáez hizo oídos sordos y dijo que se queda porque es un reto para mí dar la vuelta a la opinión pública y porque mi entorno me apoya con firmeza y decisión Ese entorno fue un término muy repetido a lo largo de su exposición, tanto que al final dio la clara impresión de que quedarse era un imperativo de arriba, que le habían hecho cambiar de opinión en las últimas horas ante la posibilidad de que, sin él, el entramado se derrumbase de forma caótica. Al respecto dijo que esta mañana he hablado con Villar y sigo estando muy bien aquí, los jugadores me apoyan, y también mis superiores. En estas circunstancias creo que marcharse sería una cobardía. Para mí habría sido más fácil decir que me iba Reconoció que ha cometido errores y que lo sucedido es una decepción, pero no un fracaso. Es el momento del análisis, de ver en qué hemos fallado Respecto al papel de la selección, y si le daba nota, dijo que no suelo hacerlo, pero ya que lo hice el primer día dándo- le un ocho, ahora diré que la nota es de seis... Al preguntarle si era una broma o lo estaba diciendo en serio, frunció el ceño para contestar que no se puede bajar de un ocho a un seis o de un seis a un cuatro sólo porque nos hayan eliminado. Hay que mirar las cosas de forma global Otro presidente en la FEF El seleccionador evitó todo lo que pudo referirse a la opinión pública, pero como todo el mundo aludía a ella al final comentó que la opinión pública, si son mis amigos, me apoyarán; y si son mis enemigos, dirán que me vaya. Lo que a mí me importa es el entorno y no defraudar a los que han confiado en mí Eso sí, dijo que si en las próximas elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol sale elegida otra persona, yo no tendré problema en poner mi cargo a disposición de la nueva Directiva A mayores fueron las cosas cuando se le comentó que algunos jugadores llegaron a decir en petit comité que en el último partido había puesto a los que quería la prensa. Sáez llegó a responder que eso no podía ser, y cuando pidió nombres se citaron los de Puyol y Albelda. Su reacción: Lo que han dicho ellos no tiene nada que ver con que hayamos puesto a los que dice la prensa. Otra cosa es que de vez en cuando mi alineación coincida con la que dais vosotros. Esto es el colmo Más allá se fue cuando se le inquirió por su promesa, ya que cuando renovó dijo que si las cosas no iban bien él sabría muy bien lo que tenía que hacer: Y eso es lo que estoy haciendo, realizando análisis para seguir aprendiendo y ver lo que hemos hecho mal y no