Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 23 4 2004 ABC ABC VIERNES 23 4 2004 Espectáculos 58 VIERNES DE ESTRENO HAYDEN CHRISTENSEN Actor El precio de la verdad NOTICIAS Y RODAJES El reportero trolero ANTONIO WEINRICHTER El lado oscuro del periodismo está en el exceso de ego de algunos profesionales TEXTO: ROSETA L. DEL VALLE FOTO: SIGEFREDO Hayden Christensen ha dejado la espada láser de Anakyn Skywalker- -papel en la saga de Star Wars que le lanzó del limbo del anonimato a la fama mundial- -para adentrarse en el otro lado oscuro, el del periodismo. Y es que, una vez más, la realidad supera a la ficción en El precio de la verdad La película narra la historia de Stephen Glass, un joven reportero del The New Republic que con sus artículos se convirtió en una estrella en Estados Unidos. Al ser una historia real y de sobra conocida, no fastidiamos el final al adelantar que las brillantes, ingeniosas y chispeantes crónicas sólo ocurrían en su imaginación y se trataba de un fraude. Algo que para muchos mal llamados profesionales está a la orden del día bajo la premisa de no dejes que la verdad te estropee una buena noticia Christensen visitó recientemente Madrid para contar sus impresiones. Me gusta recrearme en mis personajes y para éste he intentado acercarme al lado oscuro de mi personalidad comenta como si las palabras salieran del propio Anakyn, a quien aún le queda mucho por luchar contra el lado oscuro de su propia personalidad en la próxima entrega de la Guerra de las Galaxias Para este joven actor de aspecto aniñado (tiene 22 años) el lado oscuro del periodismo se encuentra en el exceso de ego de algunos profesionales. Ese fue el talón de aquiles de Glass, que al fin y al cabo, era un enfermo de vanidad, víctima de una patología que no supo controlar y que le convirtieron en un mentiroso compulsivo asegura. A Stephen Glass no le he conocido personalmente, lo intenté pero él no tenía interés de involucrarse en este proyecto. Sin embargo, sí tuve oportunidad de charlar con sus compañeros de trabajo. Me contaron que era un personaje de lo más contradictorio: encantador para unos y repulsivo para otros. Su vida era una dicotomía. Cuando le descubrieron, él negó hasta el último momento que todo fuera mentira Glass admitió todas sus mentiras cuando publicó El fabulador En este libro, que se ha convertido en un best- seller en Estados Unidos, trata de desentrañar las claves de su engaño y de buscar culpables que le rediman de su pecado Así echa sus culpas sobre la espalda de su familia y de la presión de la sociedad en los jóvenes con ansias de triunfo y que se juegan el todo por el todo. Christensen reconoce, no obstante, que a diario en todos los campos se convive con la mentira o al menos con las mentirijillas Y cuenta entre risas su propia experiencia: Cuando vas a un Sabíamos que existía el periodismo americano de investigación (Woodward y Bernstein, los que destaparon el Watergate) el nuevo periodismo de Tom Wolfe y hasta el periodismo gonzo de Hunter Thompson (el de Miedo y asco en Las Vegas Lo que cuenta esta película es que hay también un periodismo trolero, el equivalente a lo que en el cine de no ficción se llama fake o falso documental, con la diferencia de que el fake no quiere engañar a nadie mientras que, Stephen Glass, el protagonista de esta historia real, consiguió engañar a todo el mundo durante (casi) todo el tiempo hasta que le destaparon 27 de sus 41 reportajes publicados en The New Republic (la película silencia el carácter ultraconservador de la revista, cuyo editor incurrió en leso amarillismo contra Clinton) eran completamente inventados, demasiado buenos para ser ciertos: el reportaje no contrastado como género fantástico... y de autopromoción del joven que los firmaba. El precio de la verdad desvela el proceso de ascensión y caída del niño prodigio Glass siguiendo los cánones del cine periodístico de forma un tanto diluida: estamos lejos del potente cinismo de los reporteros de Ben Hecht y Hayden Christensen le da a Glass un carácter melifluo y siempre necesitado de Director: Billy Ray Intérpretes: Hayden Christensen, Peter Sarsgaard, Chloë Sevigny Nacionalidad: EE. UU. Duración: 99 minutos Calificación: aprobación que encaja mal con el manipulador y seductor cuentista que debió ser: le hubiera venido bien un toque, no ya del Cary Grant de Primera plana pero al menos del Di Caprio de Atrápame si puedes El resto del reparto resulta más creíble y hace que la película funcione si bien le falta rematar el escándalo que relata: caído en desgracia, Glass aún cobró una cifra millonaria por contar su historia de mentiras en una autobiografía presuntamente verdadera. Alberto Iglesias, premiado con el Sant Jordi. El compositor Alberto Iglesias, uno de los grandes músicos de cine, ha obtenido el premio Sant Jordi de la Crítica de RNE, otorgado por los informadores de cine. Iglesias ha trabajado con realizadores como Imanol Uribe, Ricardo Franco, Julio Medem o Pedro Almodóvar y ha ganado ya seis Goya a la Mejor Música Original. cásting y te preguntan si sabes esquiar tú respondes que sí, por supuesto Si finalmente te dan el papel, lo primero que haces es ir volando a que alguien te explique qué son unos esquís La película, que se estrena hoy, está producida por Tom Cruise y dirigida por Bill Ray: Tom se involucraba directamente en el proyecto, aunque no podía estar físicamente en la proyección. Cada día le pasábamos el trabajo y él daba sus opiniones o sus correcio- Mentiras y fraude sin sexo ni cintas de vídeo La película El precio de la verdad aborda la historia de fraude periodístico de Stephen Glass, un barbilampiño reportero de la revista The New Republic que con sus artículos se convirtió en una estrella en Estados Unidos. Pero las brillantes, ingeniosas y chispeantes crónicas que pergerñaba sólo se producían en la imaginación del reportero; era puro fraude. Stephen Glass era uno de esos tipos que no dejaba que la realidad le estropeara una excelente historia, un buen titular o una gran portada. nes. Realmente, ha sido un placer trabajar con él Hayden Christensen estrenará en el verano de 2005 la última (y tercera) entrega de la nueva trilogía de La guerra de las galaxias George Lucas me deja contar muy poco sobre cómo será. Sólo puedo adelantar que será la metamorfósis definitiva de Anakyn en Darth Vader. Es una película muy oscura en el que hay un estupendo duelo de espadas. Estuvimos dos meses y medio preparando esa escena. Por lo demás, mi personaje está muy fatigado por su lucha contra el mal Hayden es muy consciente de todo lo que le debe a George Lucas: Es un director muy meticuloso y tengo tanto que agradecerle... No tiene rubor en reconocer que si divirtió como el niño que casi es en el rodaje: Lo que más me gustó fueron las escenas de lucha. La película tiene mucha acción y los enfrentamientos con la espada láser me parecieron lo mejor. Mentiría si dijera lo contrario En su meteórica carrera, a Christensen ya no le falta el trabajo. Actualmente se prepara para rodar un thriller junto a Robert Duvall y Gary Oldman. Por si fuera poco, ha creado su propia productora junto a su hermano, muestra interés por ser guionista- de hecho ya he escrito un guión -y ha adaptado un libro. Ahora estoy centrado en la interpretación. Tengo suerte y puedo elegir. Y todo desde un lugar privilegiado Carmen Calvo, con las gentes del cine. La entrega de los premios José María Forqué de cine (otorgados a la película de Icíar Bollaín Te doy mis ojos y al documental de Julio Médem La pelota vasca fue el primer acto público de Carmen Calvo como nueva ministra de Cultura. En la imagen, aparece junto a Elías Querejeta, galardonado con la medalla Egeda. Los 70 años de Shirley MacLaine. Se define como una adolescente reciclada a pesar de que mañana cumple 70 años. Shirley MacLaine, una de las más grandes estrellas de Hollywood, ha trabajado en más de cuarenta películas (en la imagen aparece junto a Jack Lemmon en El apartamento y próximamente rodará la versión cinematográfica de la serie Embrujada