Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 2 2004 47 Cultura y espectáculos Hoy se clausura la XXIII edición de ARCO con un aumento de visitantes de entre un 10 y un 12 por ciento Condenan a México a devolver 38 cuadros de Remedios Varo a su sobrina y única heredera Beatriz Varo lleva cuatro año pleiteando para que se reconozca su legítimo derecho a este legado b Remedios Varo vivió desde la Guerra Civil en México, donde dejó talento y obras. En el Museo de Arte Moderno de aquel país se exhiben treinta y ocho, que han sido motivo de discordia entre las autoridades mexicanas y la heredera de la gran artista RAQUEL P. EJERIQUE VALENCIA. Beatriz Varo, sobrina de la pintora surrealista Remedios Varo, lleva cuatro años pleiteando con México para que le devuelvan 38 cuadros que se exponen en el Museo de Arte Contemporáneo de ese país, ya que es la única heredera de la artista. Beatriz se decidió a reclamar sus derechos como heredera al ver que el compañero sentimental de la pintora, Walter Gruen, manejaba a su antojo obras y biografías, erigiéndose en viudo y administrador de los cuadros de Remedios Varo, una artista muy respetada en el país azteca, donde vivió desde que comenzara la Guerra Civil española hasta su muerte, en 1963. Según explica su sobrina, siempre tuve la intención de dialogar para llegar a un acuerdo. Comprendo que el lugar natural de los cuadros es un museo y comprendo que México acogió y trató con cariño a mi tía, pero las autoridades mexicanas no quisieron solucionar el conflicto por vía amistosa Durante el proceso judicial, las autoridades mexicanas declararon monumento nacional estas 38 obras Si el recurso de amparo de México no prospera, la dueña de las obras será la valenciana Beatriz Varo res y la indignación de los mexicanos se plasmó en numerosos maltratos verbales hacia la heredera, según señala ella misma. Más tarde, un tribunal revocó la sentencia. Además, la Secretaría de Educación Pública hizo oficial un acuerdo por el que se declaraban monumentos artísticos las 38 obras, considerando que la obra plástica de Remedios Varo forma parte fundamental de la historia del arte mexicano del siglo XX y que su carrera artística se consolidó en México, que acogió a la artista en el seno de su cultura cosmopolita A esto responde su heredera que en ningún momento mi tía se nacionalizó mexicana y murió siendo española Acusación contra la heredera Al bloqueo que supuso esta declaración de monumento nacional se unió una acusación oficial hacia Beatriz: las autoridades adujeron que se trataba de una impostora y que no era su sobrina, acusación que enquistó el proceso judicial hasta que Beatriz demostró con documentación que, efectivamente, era su sobrina: Fue algo inaudito y me dolió mucho, por lo que decidí llegar hasta el final para desmentir todas las calumnias y ejercer mis derechos de heredar, como los de cualquier ciudadano apunta Beatriz. Finalmente fue declarada heredera universal pero siguieron los recursos y apelaciones, ya que México no tenía intención de perder esas 38 obras. Sin embargo, el pasado 14 de enero, la justicia mexicana condenó al Instituto de Bellas Artes a entregar la obra de la pintora a su heredera, lo que supondría que las obras podrían volver a España. Beatriz Varo asegura que su intención no es quitar las obras a ese país, entre otras cosas porque las obras no pueden salir de allí de momento aunque reconoce que le gustaría traer algunas a España para que se conociera más a la pintora. A las autoridades mexicanas sólo les queda el recurso de amparo para dar la vuelta a esta sentencia. Si no prospera, las 38 obras serán de Beatriz Varo. Se abre el caso en el año 2000 En 2000, la Beneficencia mexicana- -entidad que se encarga de administrar bienes que no tienen herederos para llevar a cabo políticas sociales- -abrió el caso de Varo exhibiendo documentación que mostraba que Walter Gruen no tenía derecho sobre la herencia, ya que no pudo demostrar matrimonio ni concubinato. Por eso, México pugnó por esos 38 cuadros de la artista que se exhiben en el Museo de Arte Moderno, no sin antes publicar en la prensa del País Vasco y Cataluña una nota para buscar a un posible heredero de Remedios Varo, tal y como contemplan las leyes mexicanas. Beatriz, que vive en Valencia, se enteró por casualidad del caso y empezó a luchar por recuperar las 38 obras por la vía legal. Quería luchar, aunque sabía que yo era una persona sola contra todo un país reconoce. En 2001 Beatriz ganó un proceso por el que se la reconocía heredera universal de Remedios. La sentencia causó gran revuelo en México, ya que Varo es una de las pintoras más conocidas- -la sala del museo donde se exhiben sus obras es la más visitada- La Prensa se hizo eco de la sentencia con grandes titula- Remedios Varo se exilió en México en 1936, huyendo de la guerra civil El onírico mundo de una bohemia Nació en Cataluña en 1908. Su fuerte carácter y su conciencia feminista contribuyeron a que ingresara en la Academia de San Fernando de Madrid, hasta entonces reservada para hombres. Tras varios viajes por Europa y una vida bohemia, recaló en México en 1936, huyendo de la Guerra Civil española y allí se casó con el poeta surrealista Benjamin Péret. Varo vivió entre ciencia y arte: además de pintar, trabajó para Bayer ilustrando temas como dolor, sueño, reúma o fiebre. El surrealismo en sus obras pasa por fantasías, lo sobrenatural, la alquimia, los sueños y, a veces, por un punto de misticismo- -le impresionaron El Bosco y El Greco- Entra en el grupo de André Breton, los logicofobistas opuestos a la lógica. En su madurez desarrolla un mundo interior muy rico y en 1956 se convirtió en una pintora muy cotizada. En su homenaje póstumo en México se recibieron más de 50.000 visitantes.