Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 2 2004 Los domingos 57 SOCIEDAD La varita mágica de las condecoraciones, asentada tradición histórica de las grandes naciones europeas, ha tocado ahora a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que se convertirá en la primera española Dama Comendadora de la Real Orden del Imperio Británico. ¿Qué hay detrás del selecto club de los condecorados? Damas y caballeros gullo sin prejuicios. La tradicional distancia histórica entre las grandes naciones europeas va menguando y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se convertirá el próximo miércoles en la primera española Dame Commander of the British Empire (Dama Comendadora de la Orden del Imperio Británico) Por referencia cercana en el tiempo, la misma distinción (en su versión femenina) que la obtenida por el rolling Mick Jagger hace unos meses, y un honor de mayor rango que el conseguido por el efebo Beckham, a quien Isabel II impuso en junio la medalla de Officer (Oficial) en un solemne acto acuñado en las retinas y en las hemerotecas por el sombrero de su señora spice mezcla de casquete y móvil de Calder. La Embajada británica enuncia sobriamente las razones por las que Aguirre ha merecido la condecoración: Ha contribuido al acercamiento entre las dos naciones, tanto en su etapa como ministra de Cultura como cuando presidía el Senado También ha pesado para tan alto honor la promesa electoral de la presidenta madrileña de ampliar los programas de enseñanza bilingüe en los colegios de la Comunidad de Madrid, tarea para la que precisará de la colaboración del British Council. Pero además hay una trastienda de anglofilia incondicional: fue alumna del Instituto Británico y no escatima elogios hacia el modelo educativo inglés, al que tilda de liberal y nada memorístico Su activa participación en el consejo asesor del British Council y su impulso a las tertulias hispano- británicas han sido otras papeletas a su favor. Or POR BLANCA TORQUEMADA Beckham acaparó flashes al ser condecorado en Buckingham a los que asista en ese país Últimamente se ha nombrado Dames por ejemplo, a Anita Roddick, la fundadora de The Body Shop, y a Jane Goodall, señora de los chimpancés, galardonada con el Premio Príncipe de Asturias. Esperanza Aguirre, anglófila y Dama del Imperio Británico El profesor Carlos Lozano, experto que imparte clases sobre condecoraciones dentro del Curso en Protocolo y Ceremonial de Estado que organiza la Universidad de Oviedo, explica que la Orden del Imperio Británico podría compararse con la española Orden de Isabel la Católica, por su apertura a distintos estamentos de la sociedad. Aclara que, en España, los civiles pueden aspirar a formar parte de las órdenes de Carlos III (la más importante y prácticamente reservada a altos representantes de las instituciones y a relevantes personalidades) la ya mencionada de Isabel la Católica así como la del Mérito Civil, la de inferior rango de entre las que premian méritos generales. Arguye que la equiparación aproximada de las Órdenes de Isabel la Católica y del Imperio Británico es razonable, si bien la española tiene mayor tradición, pues se creó en tiempos de Fernando VII, mientras que la inglesa la estableció en 1917 Jorge V Lozano aclara también por qué hay muchos más españoles agasajados con la Orden de la Legión de Honor francesa que con las distinciones británicas: La diplomacia entre España y Francia ha sido mucho más fluida en las últimas décadas que entre España y el Reino Unido ¿Cambiará la tendencia? Quizá Beckham luzca algún día la efigie de Isabel la Católica en una camiseta de diseño. Plácido Domingo, único precedente El primer y hasta ahora único español que había merecido esta deferencia de Buckingham Palace fue el tenor Plácido Domingo, distinguido con este rango en octubre de 2002. Mientras Espe- La cruz de los caídos Me siento muy honrada- -dice Aguirre a Los domingos de ABC- -porque esta condecoración británica, en un rango tan alto, deriva de unos méritos. He recibido distinciones españolas muy importantes, pero son las que se logran sólo por el hecho de haber ocupado determinados cargos institucionales. Cuando dejé de ser ministra, como a todos los que cesan, me dieron la Gran Cruz de Carlos III, esa que también llaman la cruz de los caídos Sin embargo, mientras otros condecorados de postín, como el líder de los Rolling o la actriz Julie Andrews tienen la potestad de utilizar el título de Sir o Dame la propia Aguirre comenta que a ella le está vedado ese derecho por no ser ciudadana británica: Es un honor que queda, simplemente, para mi currículum. Puedo, eso sí, lucir mi lazo en los actos institucionales ranza Aguirre y otros labran los encajes de filigrana del acercamiento institucional, por arriba, la posh Victoria Beckham, por abajo, desmiente en cuanto puede sus aireadas percepciones olfativas sobre nuestra nación España huele a ajo con un rotundo: Es un gran país y estamos muy a gusto en él Bálsamo para la percepción de lo español por las clases populares inglesas (que beben los vientos por la pareja de iconos Vic- Beck) pese a las insidias de los tabloides ingleses. Son Legión... de Honor La Orden francesa de la Legión de Honor, instituida por Napoleón Bonaparte, ha sido tradicionalmente generosa con ciudadanos españoles, si bien en ella también hay grados, como aclara el profesor Carlos Lozano: En la base están los Caballeros, que vendrían a ser los soldados de la orden, después los Oficiales, y, en los grados más altos se situarían los titulares de la dor Emilio Muñoz, la soprano Victoria de los Ángeles, Nicolás Redondo (padre) el compositor Enrique Granados, el modisto Paco Rabanne, el presidente de Renfe, Miguel Corsini, el escritor José Luis de Vilallonga, el torero Antonio Ordóñez, la directiva de Citroën Magda Salarich y Pedro Almodóvar, con el ecléctico sabor de su cine, entre machego y brie Pedro Almodóvar Encomienda o de la Gran Cruz Han sido condecorados españoles, entre otros, Miguel Induráin (a quien se le concedió en 1993) el investiga-