Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional SÁBADO 17 1 2004 ABC Estimaciones electorales en el País Vasco, 2001- 2003 (en número de escaños) 35 33 30 35 33 33 31 Mayoría absoluta: 38 diputados 33 25 21 20 El electorado que se ha mostrado más confuso es el tradicional de Batasuna, donde podría haber un trasvase hacia otras opciones Aralar lograría un escaño que podría ser clave para dar la mayoría al tripartito, según el Euskobarómetro cuenta que la ilegalizada Batasuna podría arengar a sus simpatizantes más irreductibles para que se abstengan ante la imposibilidad de camuflar plataformas que burlen la ley de Partidos, tal y como lo intentó, infructuosamente, en los últimos comicios municipales. 19 13 7 19 13 7 3 0 Sondeo Noviembre 2001 PP- UA 19 14 18 16 18 17 16- 17 15 10 6 3 0 Sondeo Mayo 2002 PSE- EE 5 3 0 Elecciones Autonómicas 2001 PNV- EA 4 6 4 0 Elecciones Municipales 2003 Aralar 1 3- 4 0 Sondeo Noviembre 2003 (EH) 1 0 0 Sondeo Noviembre 2002 IU- EB La mayoría absoluta en el Parlamento vasco dependería del escaño que disputan PSE e IU La exclusión de Batasuna dejaría a PNV- EA en 33 escaños y al PP en 21 b El Euskobarómetro de noviembre revela que el PSE es la fuerza que más crece con la ausencia de Batasuna y que la participación sería del 70 por ciento ABC MADRID. La coalición PNV- EA no se vería beneficiada por la exclusión de Batasuna si se celebraran ahora las elecciones autonómicas en el País Vasco, ya que con un 44,3 por ciento de los votos repetiría sus actuales 33 escaños, según el último Euskobarómetro, realizado el pasado mes de noviembre. La reedición de la coalición formada por el Partido Popular y Unidad Alavesa se consolidaría en segunda posición, aunque sería el PSE el que experimentaría un mayor avance, con un incremento de tres, e incluso cuatro escaños. De los datos del Euskobarómetro se desprende que PNV- EA volverían a ganar los comicios autonómicos, con un 44,3 por ciento de los votos válidos, pero con problemas para gobernar, ya que no obtendrían la mayoría absoluta. La entente nacionalista mantendría su actual distribución provincial de escaños: 12 en Vizcaya (45,3 por ciento) otros 12 en Guipúzcoa (46,5 por ciento) territorios en los que repetiría como primera fuerza, y 9 en Álava (34,5 por ciento) donde empataría con la coalición PP- UA. Electorado disperso Por otra parte, el 82 por ciento de los entrevistados dice tener definidas ya sus preferencias y sólo un 18 por ciento no expresa una intención clara, sea de votar o de abstenerse o por cualquiera de las opciones electorales. Se da la circunstancia de que el electorado más disperso y confuso es el de la antigua Euskal Herritarrok, la ilegalizada Batasuna actual. Para llevar a cabo el sondeo, el equipo Euskobarómetro, del departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco, dirigido por el profesor Francisco Llera, ha realizado 1.800 entrevistas a personas de más de 18 años, entre los días 3 y 21 de noviembre. Los autores de este estudio reconocen que las especiales dificultades del trabajo de campo, por el rechazo creciente a las entrevistas por parte de un sector de ciudadanos, ha podido producir un sesgo (de al menos 3 puntos) a favor de las opciones de la mayoría gubernamental en el País Vasco. obtendría 5 escaños y un 19,1 por ciento, y donde disputaría la segunda posición con el PSE- En Álava se quedaría con los 9 representantes que ahora tiene (33 por ciento) La llave de Aralar El PSE, según el último Euskobarómetro, podría ser el partido que mejor rendimiento electoral obtuviese, ya que tendría asegurado el incremento de un escaño por cada una de las tres provincias. Además, entraría en disputa con IU- EB para conseguir otro más en Guipúzcoa. Se consolidaría como el tercer partido, con 16 ó 17 escaños, y el 19 por ciento de los votos válidos. Los socialistas obtendrían el mejor resultado en Álava, con 6 escaños, y el 22 por ciento. En Guipúzcoa lograrían 5 representantes, pero con posibilidades de 6, con un 20,4 por ciento, mientras que en Vizcaya, aunque con peores resultados, también conseguirían un escaño más, con un 17,9 por ciento. IU- EB, con un 6,7 por ciento de los votos válidos, podría repetir o mejorar sus posiciones con un segundo escaño en Guipúzcoa, el que se disputaría con los socialistas. La nueva formación Aralar, surgida de una escisión de Batasuna, podría tener por primera vez representación en el Parlamento vasco con un escaño obtenido en Guipúzcoa (5,3 por ciento) que podría ser decisivo en la conformación de la mayoría para gobernar. La participación media estimada se sitúa por encima del 70 por ciento, aunque es más dudoso que este porcentaje se alcance en Guipúzcoa. Un porcentaje más que aceptable si se tiene en ETA recaudó dos millones de euros en ocho meses tras una campaña dirigida a 650 empresarios sensibles N. C. MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dejó ayer en libertad sin medidas cautelares al empresario José Luis Areizaga, detenido el pasado miércoles en Tolosa (Guipúzcoa) y acusado de un presunto delito de colaboración con banda armada. Areizaga entregó 3.005 euros (500.000 pesetas) en efectivo a un enviado de la banda con el que contactó en Francia y, desde el año 2000, facilitó a los presos etarras prendas deportivas por valor de entre 500.000 y 600.000 pesetas (4.207 euros) Fuentes jurídicas indicaron que el nombre de este empresario aparece con la clave de contribución voluntaria en la documentación intervenida al dirigente etarra Francisco Javier Avances populares En efecto, los populares y foralistas se consolidarían como segunda fuerza en el conjunto de la Comunidad autónoma vasca, con 21 representantes en la Cámara, y un 21,1 por ciento de los votos válidos. La razón de estos aceptables resultados estaría en los avances experimentados en Vizcaya- -donde repetiría como segunda fuerza, con un escaño añadido a los 6 que tiene (24,9 por ciento) -y en Guipúzcoa- -donde García Gaztelu, Txapote detenido en febrero de 2001 en Francia. De las investigaciones realizadas se ha podido comprobar que, entre octubre de 2000 y mayo de 2001, ETA consiguió recaudar dos millones de euros en una campaña de envío de cartas a 650 empresarios considerados sensibles a la organización. A esos empresarios, entre los que se encontraría Areizaga, la banda terrorista ofrecía la posibilidad de contribuir a engordar sus arcas bien mediante pagos en efectivo a ETA, bien mediante el suministro de bienes a los presos. En su declaración ante el juez Garzón, Areizaga aseguró ayer que accedió a colaborar con ETA por miedo, puesto que la banda ya había asesinado a amigos suyos como Juan María Jáuregui o Mikel Uribe. Además, temía que su empresa fuera objeto de las acciones de la kale borroka Según explicó, recibió una primera carta, en la que se le exigía el pago de 4 millones de pesetas (24.040 euros) en el año 2000. Acudió a una cita en San Juan de Pie de Port (Francia) y puso en conocimiento de los dos individuos con los que se reunió que no podía pagar. A cambio, explicó, les ofreció entregar a ETA material de tienda de deportes. Cuando volvió a Tolosa, recibió una segunda carta. En esta ocasión, se le citó en la playa de Sokoa (Francia) donde entregó 500.000 pesetas al individuo que le esperaba. El empresario también explicó que, con anterioridad a la recepción de las misivas, una mujer vinculada a Gestoras pro Amnistía- -a la que no quiso identificar- -se había puesto en contacto con él para que pagara a ETA. Por ello, desde 2000 ha hecho tres entregas de material deportivo por valor de entre 500.000 y 600.000 pesetas a los presos etarras.