Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 10 2003 Nacional 19 ETA usa a sus presos para tomar el pulso al nuevo juez de vigilancia penitenciaria Los 99 reclusos han incumplido el procedimiento para pedir el tercer grado b Cuatro de los presos que solici- Domingo Troitiño De Juana Chaos Eugenio Echebeste tan la progresión de grado están ya en libertad definitiva. Expertos anti- ETA creen que la petición es una maniobra de la banda D. M J. P. MADRID. Expertos en la lucha antiterrorista están convencidos de que la petición del tercer grado penitenciario realizada por 99 presos etarras es una clara maniobra de la dirección de ETA para tomar el pulso al nuevo juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, Javier González Bermúdez. Y también creen que la iniciativa refleja el temor de la cúpula etarra por las consecuencias que para el colectivo de presos tiene la ley orgánica del pasado julio que amplía el cumplimiento de la pena a 40 años y restringe la libertad condicional. La petición de acceso al tercer grado ha sido presentada por 99 presos etarras ante el juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional y ninguna se ha formulado, como exige el procedimiento administrativo, ante la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. Se trata, por tanto, de una irregularidad que puede ser considerada por el magistrado como motivo suficiente para rechazar las solicitudes de progresión de grado, ya que los reclusos, pese a tener derecho a recurrir ante este magistrado, deben exponer las reclamaciones siguiendo el orden que establece la vía administrativa. Es decir, la junta de tratamiento de las cárceles, en primera instancia, es la que evalúa la progresión de grado y en caso de que el recluso esté en desacuerdo con la decisión que adopte puede recurrirla ante la Dirección General de Institu- ciones Penitenciarias. Si la medida que ésta tome tampoco le satisface, el recluso tiene derecho a recurrirla ante el juez de Vigilancia Penitenciaria. Pues bien, en este caso ninguno de los presos etarras ha respetado el orden que establece la vía administrativa y se ha dirigido directamente al magistrado, ignorando los pasos previos exigidos por el reglamento. Es por este motivo por el que expertos en la lucha antiterrorista consideran que las peticiones de los 99 etarras forman parte de una maniobra de la dirección de ETA para ver por dónde respira el juez González Bermúdez. Además de esta irregularidad en cuanto al procedimiento seguido, el listado publicado por el diario Gara con los nombres de los presos solici- tantes del tercer grado cuenta con un error: cuatro de los reclusos incluidos están ya en libertad definitiva. Son Eugenio Irastorza, Joseba Azpitarte, Kepa Nabarte e Iñaki Jato. Las fuentes consultadas, pese a considerar normal el hecho de que fueran dos abogados- -Jon Enparantza e Iñaki Goioaga- -los que presentaron el pasado mes las peticiones de tercer grado, subrayan que en los últimos meses se ha potenciado el ya destacado protagonismo del colectivo de abogados. En este sentido, recuerdan la detención de los letrados Unai Errea e Itziar Larraz que, entre sus misiones, tenían la de servir de correa de transmisión entre los cabecillas etarras encarcelados en Francia y los que viven en la clandestinidad. Algunos de los más sanguinarios Entre los presos de ETA que han solicitado el tercer grado figuran pistoleros que cumplen condenas centenarias por sus numerosos crímenes. Es el caso de Domingo Troitino y Josefina Ernaga, del comando Barcelona que provocó la matanza de Hipercor. En la lista están también los miembros del comando Madrid en una de sus etapas más sanguinarias, Ignacio De Juana Chaos, Antonio Troitiño, Inés del Río Prada, Inmaculada Noble y Juan Tapia, ex concejal de HB. De Juana envió en una ocasión una carta al juez de Vigilancia Penitenciaria de Cádiz, en la que le advertía de que tengo el gusto de comunicarle que todos sus datos están en poder de ETA con el añadido de ejecutable Tampoco falta Jesús María Zabarte Arregui, carnicero de Mondragón que cumple una pena de 300 años y al que se le relaciona con una veintena de asesinatos. Fue jefe del comando Donosti cuyos pistoleros, tras asesinar a tres policías en Rentería, remataron a un cuarto agente tras interceptar la ambulancia que le llevaba malherido al hospital. En otro atentado, Zabarte remató a un policía tras sacarlo, agarrado por los pelos, de entre unos matorrales donde se había refugiado herido por los primeros disparos. Cuando en 1984 la Guardia Civil cercó al comando en Hernani, el jefe se escondió en un armario mientras los otros dos etarras se enfrentaban a los agentes y resultaron muertos. Entre los etarras que buscan el beneficio del tercer grado está también José Antonio López Ruiz, Kubati jefe del comando Goyerri Costa En uno de los muchos juicios ante los que ha tenido que comparecer declaró que había cometido tantos atentados que no se acordaba de los detalles Aprovechó otra vista oral para amenazar a los etarras que se acogieran a las medidas de reinserción. Figuran también los pistoleros del comando Nafarroa Mercedes Galdós, Bitori y Juan José Legorburu. Bitori que asesinó a catorce personas, entre ellas el niño Alfredo Aguirre, cumple una condena de 697 años. Además está Eugenio Echebeste, interlocutor de la banda, que se negó a evitar el asesinato de Miguel Ángel Blanco cuando se acababa el plazo dado por ETA. Holanda confirma la extradición del etarra Rodríguez ABC LA HAYA. Un tribunal de La Haya rechazó ayer el último recurso que quedaba a la defensa del colaborador del comando Barcelona de ETA Ramón Rodríguez, Marc después de que el ministro de Justicia diese luz verde a su extradición a España. Marc ex cantante del grupo kop detenido el 16 de enero de 2001 en Amsterdam, está acusado de informar al comando Barcelona sobre Pedro Varela, responsable de la librería Europa y dirigente de Cedade, y otros sectores de la extrema derecha. Fue el liberado Fernando García Jodrá quien atribuyó a Rodríguez el origen de datos que tenía el comando