Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Espectáculos MARTES 16 9 2003 ABC Lars von Trier abrirá la 48 Seminci que cerrará Woody Allen F. IGLESIAS VALLADOLID. La Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) abrirá su edición 48 edición, el 24 de octubre, con la última obra del director danés Lars von Trier, titulada Dogville protagonizada por Nicole Kidman, A su vez, cerrará el certamen, el 1 de octubre, con el estreno en España de Todo lo demás la última película del norteamericano Woody Allen. Ambas cintas se proyectarán fuera de concurso. La presencia de la filmografía de Von Trier es habitual en el festival vallisoletano, trampolín en España para el realizador danés. Sin embargo esta próxima edición será la primera ocasión en la que una obra del creador de Manhattan participe en la Seminci. En este sentido, la dirección del Festival Internacional de Cine de San Sebastián aprovechó la reciente presencia del Woody Allen en la capital donostiarra, con motivo de un concierto de su banda de jazz, para gestionar personalmente con el director la proyección de una película suya. Finalmente, la productora de Allen ha optado por Valladolid, frente a San Sebastián. En cuanto a los ciclos ya cerrados de la 48 Seminci, este año están dedicados al desaparecido actor José Luis Ozores, al director Costa Gavras, a las escuelas cinematográficas de Teherán y Madrid y al cine de Bélgica. TEATRO Excusas Autor: Joel Joan y Jordi Sánchez. Dirección: Pep Anton Gómez. Intérpretes: Pepón Nieto, Luis Merlo, Ana Labordeta, Melani Olivares. Teatro Príncipe- Gran Vía. TODO QUEDA EN CASA ALMUDENA GUZMÁN D os parejas de treintañeros protagonizan Excusas la comedia de Joel Joan y Jordi Sánchez que ha llegado a Madrid después del gran éxito que su versión catalana, dirigida por el propio Pep Anton Gómez pero con distintos actores, ha cosechado en la Ciudad Condal. Jesús (Pepón Nieto) y Begoña (Ana Labordeta) son un matrimonio sin grandes aspiraciones profesionales que recibe la visita inesperada de Cristian (Luis Merlo) y Susana (Melani Olivares) sus ambiciosos amigos. Como suele ocurrir en este tipo de reuniones o, al menos, en las más tópicas, los hombres hablan de lo suyo y las mujeres hacen otro tanto, y así lo muestra la obra en sucesivos apartes que van poniendo de manifiesto el nutrido tejemaneje de engaños que se traen los unos con los otros. La tensión que poco a poco va flotando en el ambiente acaba estallando cuando se sientan a la mesa, pero eso no es nada comparado con lo que ocurre un año después, cuando los cuatro, en distintas circunstancias, vuelven a reunirse en la casa de Jesús y Begoña. El texto de Excusas si bien no aporta nada nuevo sobre las relaciones de amistad y de pareja, y suena y resuena a esas mil y una comedietas urbanas que en los últimos tiempos invaden hasta la saciedad tanto el panorama teatral Melani Olivares, Ana Labordeta y Pepón Nieto, en Excusas como cinematográfico- -salvo quizá el desenlace, que remite un poco a esos finales tan súbitamente afilados de Sergi Belbel- está muy bien concebido para la escena, con unos diálogos realmente graciosos y eficaces y, además, Pep Anton Gómez ha sabido realzarlo con una trepidante y bien marcada dirección. Pero, sobre todo, ha tenido la suerte de caer en las manos de Pepón Nieto y Luis Merlo, estupendamente replicados por Ana Labordeta y no tan bien por Melani Olivares, a la que le falta todavía mucha experiencia en las tablas. Pepón Nieto, que ha protagonizado uno de los hit- parade de la cartelera, La cena de los idiotas vuelve a ser en JULIÁN DE DOMINGO Excusas y valga la redundancia, otro idiota ejemplar, con un gran manejo de los recursos histriónicos que lo caracterizan; y en cuanto a Luis Merlo (el mejor Don Juan el de Scaparro, que hemos visto desde hace mucho tiempo) pocos actores de su generación tienen su presencia y su savoir faire en escena, con una capacidad realmente admirable para que el personal se muera de risa sin apenas mover un músculo de la cara. Dos formas de actuar ajustadamente contrastadas y complementarias por las que vale la pena, si uno es amante de la carcajada, pasarse por el teatro Príncipe y ver esta función. Sin Excusas Los internautas dicen que la SGAE ganará 5 millones con el canon ABC MADRID. La Asociación de Internautas señaló ayer en un comunicado que con la imposición del canon para discos compactos y DVD la SGAE además de resarcirse por las pérdidas por piratería, obtendrá un beneficio adicional en 2004 de 4.975.359 euros informa Efe. El establecimiento de un canon establecido el pasado 1 de septiembre para CD y cintas de DVD en compensación a los autores por las copias privadas que hagan los usuarios es una medida arbitraria unilateral y exagerada y supone pagar un sobreprecio de un 35 por ciento por esos artículos, señala la Asociación. La aplicación de este canon, dicen, es un fraude para los ciudadanos, que pagan a las sociedades de autores las pérdidas originadas por la piratería TEATRO Madre amantísima Autor: Rafael Mendizábal. Dirección: César Diéguez. Escenografía: Mikel Corral. Iluminación: Raúl Alonso. Intérpretes: María Paz Ballesteros, Manuel Gallardo, Marcos Marcell y Jorge Lucas. Lugar: Centro Cultural de la Villa. Madrid. LA NORMALIDAD DE LA DIFERENCIA JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN afael Mendizábal, más frecuentador de los escenarios con obras decididamente cómicas, recurre en su última comparecencia escénica a los eficaces recursos del melodrama para acceder al arcón de los sentimientos y conmover con una historia azotada por los vientos de la vida. Una comedia dramática de padres e hijos en la que el pedernal de lo trágico se presenta con estrías de humor costumbrista y el amor es el cataliza- R dor que hace aflorar la difícil virtud de la tolerancia. El autor ha elaborado Madre Amantísima con retales extraídos de la realidad cotidiana, diálogos de tan decidido apresto doméstico que visitan en ocasiones los dominios del tópico con intención de reforzar la sensación de que el conflicto que hace latir el corazón de la obra no se alimenta de algo excepcional, sino que está tan empapado de normalidad que, precisamente por ello, puede emocionar más. Con una estructura sencilla, transparente y lineal- -sólo se permite un ligero salto al pasado inmediato en una de las escenas- Mendizábal dibuja los caracteres de sus personajes y levanta las vigas de una trama que presenta a unos padres tradicionales, Marta y Elías, conmocionados al enterarse de que Juan, su hijo, es homosexual y padece sida. Traspasada de amor y dolor, la madre, que había manifestado sus deseos de ser abuela, acepta a su hijo tal cual es y hace todo lo posible para que él y Carlos, su pareja, se queden a vivir en la casa familiar en espera del fatal desenlace, venciendo la intransigencia rabiosa del padre. La terrible situación hace aflorar lo mejor que hay en el fondo de los perso- najes y conduce finalmente a Elías a asumir y comprender la normalidad de ese amor diferente. En el minúsculo escenario de la sala 2 del Centro Cultural de la Villa, la comedia adquiere perfiles de teatro de cámara, lo que ha obligado a César Diéguez a concebir un montaje de casi absoluto despojamiento, que hace resaltar la intensa emotividad de muchas de las escenas. María Paz Ballesteros como Marta y Manuel Gallardo como Elías dan a sus interpretaciones el punto de histrionismo trémulo que exige la función en clave de melodrama; y Marcos Marcell y Jorge Lucas, Juan y Carlos respectivamente, desprenden autenticidad en un medido tono de contención. Fórmulas escénicas tradicionales para contar una historia de hoy cuya puesta en escena agradeció el autor sobre el escenario tras el estreno. Mendizábal, cuyas palabras fueron muy aplaudidas, se lamentó de la dificultad para estrenar sus obras que tienen los autores españoles vivos y subrayó la falta de riesgo de empresarios y gestores culturales, antes de denunciar textualmente que se subvencionaran montajes como La tía de Carlos y Arsénico, por favor