Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 7 2003 Espectáculos 57 Fallece a los 87 años en Madrid la gran dama de la escena Maruchi Fresno Protagonizó películas como Reina Santa Balarrasa y La laguna negra b Los restos de la actriz madrileña, que fueron incinerados ayer, serán enterrados hoy en el cementerio sacramental de San Justo y San Lorenzo ABC MADRID. La actriz Maruchi Fresno murió el sábado a los 87 años poniendo fin a una vida dedicada al cine y al teatro que le proporcionó prestigiosos galardones, incluido el Premio Nacional de Cinematografía y el de Teatro, y también éxitos de público tanto en la gran pantalla como sobre las tablas. Fresno falleció el sábado, a las nueve de la noche, en la residencia para la tercera edad en la que estaba ingresada, al parecer a causa de un paro cardíaco, según informaron fuentes próximas a la familia. Ayer por la tarde se celebró una misa responso por la actriz, después de la cual se procedió a la incineración de sus restos, informa Efe. ELEGANCIA TRISTE ROCÍO DURCAL Una vida dedicada a la interpretación Nacida en febrero de 1916, la actriz Maruchi Fresno recibió a lo largo de su carrera numerosos galardones, entre ellos el Premio Nacional de Cinematografía, el Premio Nacional de Teatro, la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes en 1951, la Medalla de Plata al Mérito en las Bellas Artes de 1992 y el Premio a la Mejor Interpretación del Circulo de Escritores y Críticos Cinematográficos de Madrid en 1952. En 2001 le fue entregada, de manos del alcalde de Madrid, José María Alvarez del Man- Maruchi Fresno en El agua en el suelo (1934) de Ardavín zano, la Medalla al Mérito Artístico del Ayuntamiento por el trabajo de toda una vida dedicada al cine y al teatro, uno de los premios más importantes de mi vida de actriz según dijo la actriz. Sus dotes interpretativas, su simpatía, su generosidad y su vinculación a esta Villa y Corte la hacen acree- ABC ucho antes de trabajar con ella en La novicia rebelde (1971) llevaba años escuchando hablar maravillas de Maruchi Fresno a Luis Sanz, quien me descubrió. De hecho, el primer contrato de Luis Sanz como representante fue con ella y el motivo por el que él se enganchó al cine. Fue una maravillosa actriz, quizá de las mejores que ha habido en España. Era guapa, de facciones elegantes, educada y culta. Como procedía del teatro, su método era muy estricto. Desde entonces tuve adoración por su trabajo y por ella como persona, ya que me parecía, personalmente, que era alguien que sufría, con un avida interior que nunca expresaba sus sentimientos. Más d e una vez la descubrí con un gesto triste pese a tener una bonita sonrisa y unos preciosos ojos. Hace dos años coincidimos en televisión porque se reponía una película mía, a pesar del paso del tiempo, mantenía esa expresión de elegancia con la que configuraba todos sus papeles. He sentido mucho su muerte porque se va con ella parte de los recuerdos más bonitos de mi época como actriz de cine. No la olvidaré nunca. M dora a este galardón que el Ayuntamiento de Madrid le ha concedido en reconocimiento a su amplísima actividad profesional reconoció Álvarez del Manzano. La prestigiosa actriz era hija del famoso caricaturista y actor Fernando Fresno, se licenció en Ciencias Quími- TODA UNA REINA SANTA ENRIQUE HERREROS aruchi Fresno era hija de Fernando Fresno, uno de los mejores caricaturistas, junto a Xaudaró, de ABC, sobre todo, de los años treinta y parte de los cuarenta. Maruchi había nacido en Madrid en 1916. Pronto dedicó su vida a la Universidad, Ciencias y a la interpretación, debutando muy joven en la película Agua en el suelo de E. Fernández Ardavín. Posiblemente, el mayor éxito de Maruchi en el cine fuese Reina Santa de Rafael Gil. Esta película estaba programada para exhibirla en el Palacio de la Música de Madrid, después de El pecado de Cluny Brown la última película que filmaría Ernst Lubitsch, porque Dragonwyck la dejó sin terminar. Mi padre seleccionaba las películas que se proyectaban en el citado cine y al ver Reina Santa y comprender que iba a empezar la Semana de Pasión, durante la cual los cines y todos los espectáculos se cerraban a cal y can- M to, propuso en Filmófono pedir el oportuno permiso para que la película de Gil con la Fresno en el papel de Isabel de Portugal se estrenara aquel Lunes Santo del año 47. El palacio fue el único local que abrió sus puertas en aquellos días, agotando el papel no sólo durante la llamada semana de recogimiento, sino después en muchas otras de gran éxito. Reina Santa fotografiada por el coloso Alfredo Fraile, estaba producida por Cesáreo González, y trabajaban con Maruchi los incondicionales de Gil como eran los actores Antonio Vilar, Juan Espantaleón, Pepe Nieto, José Prada y otros como una muy joven y bella María Asquerino. Como nota curiosa se debe recordar que el papel de la Reina Isabel estaba destinado en un principio a Madeleine Carroll, la inolvidable intérprete de 39 escalones de Alfred Hitchcock, que ya viejecita vivió y murió en Marbella y creo que debe estar allí enterrada. También la Fresno rodó papeli- tos en el esplendor del cine americano en España, como en Salomón y la reina de Saba de King Vidor y otro en la francesa Les bijoutiers du clair de lune junto a Brigitte Bardot, que BB filmaría en los hoy desparecidos Estudios Cea de Arturo Soria en la Ciudad Lineal de los que sólo queda como referencia El puente de la Cea para ir rumbo a Barajas o a la redacción de ABC. Otra película importante que filmaría Maruchi sería Balarrasa junto a Fernando Fernán Gómez y María Rosa Salgado, la primera mujer de mi amigo Pepe Dominguín. Como contrapunto a su manera de pensar, comportarse y ver la vida también trabajó con el sorprendente Eloy de la Iglesia Algo amargo en la boca La Fresno se casó en 1953 con el realizador de televisión Juan Guerrero Zamora y nunca mejor que utilizar el título de la película de Gil para sugerir que llevó toda una vida de santa. cas en 1939, pero desempeñó su labor profesional como actriz desde 1934, año en que participó en Agua en el Suelo de los hermanos Alvarez Quintero, hasta 1999 en la película de Ramón Barea Pecata Minuta Dentro de su importante labor en el mundo del cine, en que participó en más de 40 películas, destacó a partir de 1940 con títulos como Reina Santa, Isabel de Portugal Catalina de Inglaterra y La Laguna Negra También desarrolló una amplia labor en el mundo del teatro representando obras de Lope de Vega, Shakespeare, Calderón de la Barca, Samuel Becket y Buero Vallejo. Como últimas representaciones, participó en El Auto de las Plantas de Calderón, y El Abanico de Lady Windermere de Oscar Wilde. Filmografía Agua en el suelo (1934) (USA) Vidas rotas (1935) (USA) Leyenda rota (1939) La última falla (1940) (Italia) Famoso Carballeira (1940) Tierro y cielo (1941) Reina Santa (1947) Balarrasa (1951) Catalina de Inglaterra (1951) La laguna negra (1952 Casi jugando (1969) Algo amargo en la boca (1969) La novicia rebelde (1971) La Regenta (1974) Laura, del cielo llega la noche (1987) Pecata minuta (1999)