Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 4 7 2003 ABC Internacional Berlín. El comunicado incluye una sorpresa final: ambas partes coinciden en que, por el interés de Europa, la Conferencia Intergubernamental sobre la Constitución Europea deberá concluir con éxito durante la Presidencia italiana antes del 31 de diciembre y no antes de abril del 2004, objetivo señalado en la cumbre de Salónica y reiterado por el Gobierno italiano. Mediación de Ciampi A lo largo de la jornada, el presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi, se unió a los esfuerzos del presidente del Parlamento Europeo, Pat Cox y de muchas capitales por calmar las aguas y dejar atrás, cuanto antes, el penoso arranque del semestre. Ciampi ofreció una cena de honor en el palacio del Quirinal al Gobierno italiano y la Comisión Europea en pleno, que hoy mantendrán una reunión de trabajo en la que Berlusconi y Prodi tendrán que intercambiar el apretón de manos, el saludo y la palabra que se negaron hace dos días en Estrasburgo. Los chispazos con que arranca el semestre pueden ser una vacuna que evite males mayores si Berlusconi y las diversas capitales deciden poner mayor cuidado para no exportar a Europa la enfermedad de la política italiana: las polémicas innecesarias sobre asuntos menores, que mantienen las instituciones trabajando en vacío durante meses y años, desgastándose inútilmente, sin mejorar las infraestructuras o servir a los ciudadanos. En Italia afloraban ayer los peores instintos y los peores recuerdos. Las tres centrales sindicales, CGIL, CISL y UIL se solidarizaron con el eurodiputado socialdemócrata para fastidiar al Cavaliere lo cual no trae ninguna consecuencia positiva para el país. A su vez, la asociación de supervivientes y familiares de las víctimas de Cefalonia, se solidarizó con Berlusconi para recordar que hace sesenta años, los alemanes asesinaron a casi doce mil soldados italianos en las islas de Corfú y Cefalonia, una tragedia que siguen negando algunos oficiales alemanes. A nosotros, ¿Quién nos pide disculpas? El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, durante una reunión celebrada ayer en Roma EPA Berlusconi se excusa ante Schröder, pero aduce que se han malinterpretado sus palabras Admitió ante sus ministros que tendría que haberme mordido la lengua b La polémica siguió arreciando ayer en Italia, donde partidarios y detractores del primer ministro tuvieron nueva metralla política para su batalla doméstica JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Quizá nunca se llegue a saber qué tipo de excusas ofreció o dejó de ofrecer ayer Silvio Berlusconi a su colega alemán, Gerhard Schröder, pues la filigrana informativa oficial en torno al incidente abierto al tildar de kapo al eurodiputado socialdemócrata Martin Shulz alcanzó niveles de refinamiento florentinos. Al margen de los comunicados un tanto hipócritas, Berlusconi reconoció a puerta cerrada en el Consejo de Ministros de ayer que debería haberme mordido la lengua. Es evidente que habían preparado una provocación y, por desgracia, yo caí en ella a pesar de que mi broma se dirigía tan sólo al provocador. De ninguna manera al pueblo alemán, y muchísimo menos quería faltar al respeto a las víctimas del Holocausto La disputa siguió arreciando ayer en Roma, donde los sindicatos se soli- darizaron con Schulz y los familiares de víctimas del nazismo con Berlusconi, mientras la comunidad judía se esforzaba en pasar página tras un patinazo doloroso. El papel de kapo en un campo de concentración o de exterminio, ejercido precisamente contra los demás prisioneros, es mucho más vil que el de comandante nazi, como erróneamente interpretaron el insulto algunas agencias informativas. Tras la llamada de pacificación a Schröder, el canciller alemán manifestó que Berlusconi me ha expresado su pesar por la elección de palabras y el concepto utilizados en el Parlamento Europeo. El comunicado de la Presidencia del Gobierno italiano, en cambio, no lamentaba ninguna elección de palabras, sino que presentaba una versión diferente. Según la nota: En una conversación telefónica con el canciller alemán, el presidente del Gobierno informó sobre las graves injurias recibidas en el Parlamento Europeo o sea, el envenenado ataque de Schulz sobre el conflicto de intereses, los procesos a Berlusconi y la reciente ley de inmunidad. El brevísimo texto añade que El presidente italiano reiteró todo lo expresado ayer (en Estrasburgo) es de- cir, su pesar por el hecho de que alguno haya podido malinterpretar el sentido de una broma que deseaba ser solamente irónica Ante los italianos, el pesar de Berlusconi se limita al hecho de que alguno haya podido malinterpretar sus palabras, sin lamentar siquiera la eleccion de las mismas mencionada por Reacción de Ana Palacio La ministra española de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, dijo ayer que todos lamentan el incidente protagonizado por el primer ministro Silvio Berlusconi, pero expresó su confianza en la capacidad italiana de conducir con éxito su semestre en la UE, según informa Efe. Preguntada sobre el incidente en Berlín, donde asistió ayer a una conferencia de la Fundación Konrad Adenauer, Palacio contestó que todos piensan que es de lamentar pero que conviene mirar hacia el futuro Por una parte, Berlusconi deberá recordar que la Presidencia de la Unión Europea supone un papel institucional muy importante dijo la ministra pero, por otra, cabe confiar en la larga tradición europea italiana. Italia tiene una larguísima tradición de Presidencias europeas que han sido un éxito dijo Palacio. El insulto de kapo El insulto de kapo (pronunciado kapó en italiano) es mucho peor que el de jefe de un campo de concentración nazi. Aunque, salvo el acento, suena como capo que significa jefe en general, y no sólo los de la mafia, kapo es el triste acrónimo de Kameraden Polizei o vigilante de compañeros en los campos de concentración, una tarea desempeñada por delincuentes comunes o prisioneros judíos que solían superar en sadismo a los soldados alemanes. En Auschwitz, los vigilantes llevaban un brazalete con ese acrónimo, kapo que para la comunidad judía italiana significa el traidor a su raza, el colaborador con los asesinos. No sólo es el peor insulto sino que hurga en los recuerdos más dolorosos.