Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 28 12 2002 Espectáculos 63 Robert Redford y Paul Newman, en una secuencia de Dos hombres y un destino Los dos actores, de nuevo juntos en la gran pantalla en El golpe Muere George Roy Hill, el director que gestó la pareja Newman- Redford Dirigió Dos hombres y un destino y El golpe que le valió un Oscar b Desaparece otro cineasta de la Filmografía Reajuste matrimonial (1962) Juguetes en el ático (1963) El irresistible Henry Orient (1964) Hawaii (1966) Millie, una chica moderna (1967) Dos hombres y un destino (1969) Matadero cinco (1972) El golpe (1973) El carnaval de las águilas (1975) Todo vale (1977) Un pequeño romance (1979) El mundo según Garp (1982) La chica del tambor (1984) Funny Farm (1988) a poner de moda el contagioso ragtime de Scott Joplin que figuraba de forma prominente en su banda sonora. Después, Hill siguió trabajando, ya por separado, con Redford en el drama de aviación El carnaval de las águilas y con Newman en la sátira deportiva El castañazo ambas fracasaron pero la segunda merecería una revisión, pues se adelantó al feísmo que luego cultivaría Hollywood en los noventa. Entremedias de estos vehículos estelares el cineasta siguió adaptando a escritores como Kurt Vonnegut Matadero cinco John Irving El mundo según Garp y John Le Carré La chica del tambor Pero su artesanal talento narrativo, que había gozado poco del aprecio de la crítica quizá debido a sus buenos resultados comerciales, pareció perder también progresivamente el del público. Acabó por dedicarse a dar clases en Yale tras hacer un discreto mutis en 1988 con Funny Farm en donde dirigía a Chevy Chase, miembro de una generación de la televisión (los cómicos de Saturday Night Live muy distinta a aquella de la que procedía George Roy Hill: era un signo de lo mucho que habían cambiado los tiempos y de la degradación del modelo de entretenimiento que había personificado tan dignamente en su carrera de cineasta. generación de la televisión. Retirado hace más de una década, conoció su momento de mayor apogeo en el Hollywood de los años 60 ANTONIO WEINRICHTER MADRID. Justamente una semana después de cumplir los 80 (81, según otras fuentes) el director americano George Roy Hill ha muerto en su apartamento de Manhattan, a causa de complicaciones asociadas al mal de Parkinson que sufría. Su nombre no sonará demasiado a las nuevas generaciones de cinéfilos, debido a que llevaba sin dirigir desde el año 1988. Pero Hill se convirtió en uno de los realizadores más cotizados de Hollywood hace unos treinta años cuando rodó con Paul Newman y Robert Redford sucesivamente Dos hombres y un destino y El golpe dos exitazos que hicieron de él el único director con dos títulos entre los diez más taquilleros de todos los tiempos. Piloto de marines y periodista También contribuyó a lanzar a actrices como Jane Fonda, a quien dirigió al principio de su carrera en la comedia Reajuste matrimonial y Diane Lane, de quien dijo al tenerla a sus órdenes en Un pequeño romance que iba a ser la nueva Grace Kelly. Hill fue piloto de marines, periodista, actor y luego realizador de teleplays en directo antes de ser requerido por Hollywood en 1962, como sus compañeros de la mítica generación de la televisión. Durante su primera década de trabajo alternó adaptacio- El director, tras recibir un Oscar por El golpe en 1974 nes de Tennessee Williams (la citada Reajuste matrimonial y de best- sellers de James Michener (la monumental Hawai con un musical tan delicioso y excéntrico como Millie, una chica moderna que fue un fracaso pese a contar con Julie Andrews, Mary Tyler Moore y Carol Channing. En 1969, en un momento en el que el western se hacía crepuscular presentó a los sex- symbols Redford y New- AP man como un par de simpáticos golfantes, conectando perfectamente con el espíritu cínico y revisionista de la época... y arrasando en la ceremonia de los Oscars. Igual resultado obtuvo cuatro años después reuniendo a la misma pareja estelar en El golpe esta vez revisaba otro género clásico, el de gangsters de la Warner, en una trama retro que anticipaba el cine de timadores de David Mamet y de paso volvió