Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional SÁBADO 7 12 2002 ABC Juntas del PNV preparan la candidatura de Bergara para enfrentarla a la oficial La ejecutiva de Vizcaya no calculó la oposición del presidente del partido b Detrás de la polémica por las listas electorales se esconde una lucha por la sucesión de Arzalluz, en la que entra Urkullu con apoyos de una nueva generación M. ALONSO BILBAO. Varias juntas locales del PNV de Bilbao tienen previsto presentar como candidato a diputado general de Vizcaya a Josu Bergara, enfrentándose al presidente de la ejecutiva provincial, Íñigo Urkullu, que había propuesto a la dirección del partido la candidatura de José Luis Bilbao. Urkullu no había previsto que Xabier Arzalluz tomara partido contra la propuesta de la dirección provincial. Este error de previsión pone en peligro sus cálculos, según los cuales pensaba contar con una mayoría holgada en el conjunto de las juntas locales de Vizcaya, por lo que se permitió anunciar su candidato a diputado general sin consensuarlo previamente con la dirección del partido. El respaldo de Xabier Arzalluz al llamamiento realizado por Iñaki Anasagasti a los afiliados para que presenten una candidatura alternativa a la propuesta por la dirección provincial ha dado resultados inmediatos. Así, en el partido se da por supuesto que serán varias las juntas, sobre todo de Bilbao, las que presenten la candidatura de Josu Bergara, con lo cual su nombre entrará en el complejo sistema de votaciones del PNV para designar candidatos, donde el respaldo de Arzalluz ha sido hasta el momento suficiente para salir adelante. No obstante, Íñigo Urkullu tiene suficiente fuerza como para echar un pulso al dirigente indiscutido del PNV. Le respalda toda una nueva generación de cargos internos, que domina la poderosa estructura del PNV de Vizcaya y que tiene muy claro que a Xabier Arzalluz sólo le queda un año al frente del partido. Este sector vizcaíno considera además que Urkullu tiene en estos momentos bastantes posibilidades de optar a la sucesión, a pesar de no contar con el apoyo de Arzalluz. En su primer enfrentamiento con el máximo dirigente del PNV, en 1996, Íñigo Urkullu formaba parte de la candidatura de Javier Atutxa a la ejecutiva de Vizcaya, que perdió frente a la liderada por el veterano Luis María Retolaza. A pesar de ello, cuatro años después, él encabezaba, entonces sin oposición de Xabier Arzalluz, la candidatura que se hizo con la dirección del partido en Vizcaya. Desde ahí, Urkullu puede entrar en la batalla por la sucesión de Arzalluz, en la que tendrá que enfrentarse con la anterior generación en su propio territorio, que no está dispuesta a facilitarle las cosas, algo que quedó claro cuan- Fernando Garrido Falla Un magistrado del TC renuncia a su puesto por motivos de salud b La dimisión será comunicada Xabier Arzalluz e Íñigo Urkullu, en una imagen de archivo do el pasado fin de semana Iñaki Anasagasti criticó públicamente su actitud en la designación del candidato de la dirección provincial del partido a diputado general de Vizcaya. TELEPRESS Vizcaínos y guipuzcoanos En Bilbao es donde Urkullu tiene más dificultades para ganar votaciones en las juntas locales del partido, por lo que renunció a un primer intento de sustituir a Iñaki Azkuna como candidato a la alcaldía por la viceconsejera Belén Greaves, si bien en el conjunto de la provincia la nueva generación de cargos internos cuenta con mayorías holgadas. Pero la batalla interna en el PNV no se circunscribe a Vizcaya y todo indica que en el momento de suceder a Arzalluz volverá a repetirse la eterna disputa entre Vizcaya y Guipúzcoa, dos organizaciones a las que les distancia no sólo la lucha por el poder interno, sino también la base ideológica. Joseba Egibar es también uno de los candidatos a suceder a Xabier Arzalluz, aunque no cuenta con respaldo interno suficiente, ya que quienes discuten en Vizcaya el liderazgo de Íñigo Urkullu no comparten ni la cercanía del actual portavoz de la ejecutiva nacionalista con Batasuna, ni sus planteamientos nacionalistas radicales. oficialmente el lunes al Senado, aunque PP y PSOE pactan ya un sustituto, que ocupará el cargo durante cinco años N. C. MADRID. El magistrado del Tribunal Constitucional Fernando Garrido Falla, de 81 años, entregó ayer al presidente de este órgano, Manuel Jiménez de Parga, una carta con su renuncia al cargo por motivos de salud. La dimisión de este magistrado, nombrado a propuesta del Senado en diciembre de 1998, será comunicada oficialmente a la Cámara Alta el lunes con el objeto de que se inicien inmediatamente los trámites para la elección de un sustituto. Fuentes del TC han indicado que sería conveniente que los dos grandes partidos consensúen con prontitud un nombre para que el día a día del Tribunal no se resienta, y así se lo hizo saber ayer, durante la celebración del Día de la Constitución, Jiménez de Parga a los máximos responsables de ambas fuerzas políticas. Fuentes parlamentarias aseguran que PP y PSOE ya han iniciado los contactos y que incluso podrían haber llegado a un acuerdo. Las mismas fuentes explicaron que lo más probable es que el sustituto de Garrido Falla sea un catedrático de Derecho Constitucional y se mencionan ya dos nombres, aunque con todas las cautelas, a la vista de que el Senado no tiene siquiera la comunicación oficial de la dimisión. Se trata de Manuel Aragón, en la actualidad presidente del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid, y Pedro de Vega. Ambos son expertos constitucionalistas. El elegido para ocupar el puesto no permanecerá en el TC los nueve años que dura el mandato de los magistrados, sino los cinco que le restaban a Fernando Garrido Falla.