Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional MAREA NEGRA EN GALICIA SÁBADO 30 11 2002 ABC Jugarse la vida para evitar una tragedia mayor 1 La tragedia al minuto 4 Un helicóptero se 2 Ya en cubierta proceden aproxima con el experto a hacerse cargo del de Salvamento barco en medio de las Marítimo y otros cinco reticencias del capitán tripulantes 3 Su misión es poner en marcha las máquinas para que se pueda remolcar el petrolero, que en esos momentos amenaza con estrellarse contra la costa Tiene que superar numerosos problemas para lograr su objetivo, que finalmente consigue. De esta forma comienza el arrastre y se corrige la deriva del Prestige Serafín Díaz técnico de la Capitanía Marítima de La Coruña de 68 años Peso: 81.574 tn Eslora: 243 m Calado: 18,7 m Vía de agua Carga: 77.000 toneladas de fuel Vientos superiores a 60 km h Olas de más de 7 metros de altura Fernando Rubio El capitán del barco no aceptó órdenes: Sólo las recibo de mi armador El jefe de máquinas asegura que había dos diarios de navegación b El capitán marítimo de La Coru- ña precisó que si en el barco se hubiera acatado la primera orden de usar el remolque de emergencia, se habrían ganado cuatro horas y media A. AYCART, P. MUÑOZ SANTIAGO MADRID. El capitán del Prestige Apostolus Mangouras, llegó a negarse tajantemente a obedecer las órdenes de las autoridades marítimas españolas que le conminaban a facilitar el remolque del buque averiado a alta mar al asegurar que sólo recibo órdenes del armador según la declaración del capitán marítimo de La Coruña, Alfonso del Real, respaldada por la transcripción de las conversaciones mantenidas por el control de Salvamento Marítimo de Finisterre. El sumario abierto contra el oficial al mando del petrolero que ha provocado la marea negra que asola las costas gallegas, a cuyo contenido íntegro ha tenido acceso este periódico, revela un cúmulo de contradicciones entre la tripulación que permaneció a bordo- -el capitán, el primer oficial y el jefe de máquinas- -y refleja claramente la falta de colaboración que llevó a la Capitanía Marítima a presentar una demanda penal contra Apostoulus Manguras por desobediencia y presunto delito contra el medio ambiente. pitán que si el resto de los tripulantes abandonaba el buque, él sólo no podría volver a poner en funcionamiento las máquinas para precisar que no me respondió La declaración de Nikolaos, que llega a asegurar que había dos diarios de navegación a bordo, -las Policía Judicial encontró uno en la habitación del hotel que ocupaba el tercer oficial del barco- -cobra especial relevancia al sumarse a los comentarios del capitán marítimo de La Coruña, quien resaltó que cuando el capitán se negó a obedecer la primera orden de utilizar el remolque de emergencia, el helicóptero con su tripulación estaba en el costado del barco, con lo que se podrían haber ganado cuatro horas y media, que habrían minimizado la catástrofe, ya que en aquel momento se encontraba a 20 millas de la costa. En lo que alguno de los letrados de la acusación ha definido como una clara maniobra dilatoria al mostrar su sorpresa porque es como si quisiera encallar La resolución del Juzgado de Instrucción número 4 de la Coruña, el primero que intervino en las diligencias, estima que el capitán hizo caso omiso reiteradamente de las autoridades portuarias, impidiendo de ese modo una eficaz colaboración para reducir los gravísimos riesgos, que hoy son ya un resultado Las contradicciones entre los tripulantes atañen también al obligatorio remolque de emergencia, que no pudo ponerse en ningún momento en funcionamiento. Pese a ello, Mangouras ase- 13 de noviembre. 14: 15 h. Salvamento Marítimo recibe SOS del buque Prestige 14: 33 El Prestige solicita evacuación de la tripulación. 17.15 El capitán comunica que no tiene intención de abandonar el buque. Se le ordena que dé remolque de emergencia. Contesta que sólo obedece órdenes de su armador. 20: 02 El capitán del Prestige informa de que va a dar remolque de emergencia, pero que hace falta gente. 23: 41 El Prestige informa que sólo tiene remolque de emergencia a popa y que no puede maniobrar con él por dificultades meteorológicas. 14 de noviembre 01: 21 Llegan los tripulantes del Erizábal a bordo del Prestige (Se suceden varios intentos fallidos de enganchar el buque) 07: 50 El remolcador Charuca Silveira consigue hacer firme la estacha. 08.23 Se aproxima la fragata Cataluña 08: 33 El helicóptero Pesca 1 detecta una gran mancha de fuel. 09: 00 Delegación del Gobierno pide un helicóptero para llevar a la Guardia Civil. 09: 50 El helicóptero ibercantábrico lleva a bordo a cinco tripulantes y un técnico de la Capitanía de La Coruña 15: 20 Se ponen en marcha las máquinas. El barco se aleja de la costa. 23: 15 Se trasladan los nueve técnicos de la empresa de salvamento Smit 15 de noviembre 00: 01 El Ría de Vigo sospecha que han parado máquinas. 03: 00 El capitán ordena rumbo al sur porque tienen muchos problemas. 06: 30 El Ría de Vigo recibe la orden de evitar que el buque se acerque a menos de 61 millas de la costa. 09: 40 El Prestige para las máquinas. 21: 30 El Aillete comienza a luchar contra la contaminación junto al Prestige guró que el petrolero disponía de un sistema automático, que funcionaba perfectamente, aunque su jefe de máquinas explicó exactamente lo contrario, al matizar que se trataba de un sistema manual. En cualquier caso, el Juzgado de Instrucción de La Coruña estimó que el buque no llevaba remolque de mergencia, y si lo tenía no estaba operativo. Una actuación heroica Serafín Díaz, técnico de la Capitanía Marítima de La Coruña de 68 años, no dudó en jugarse la vida el pasado día 14 para evitar, junto a otros cinco tripulantes, una tragedia mayor. Este hombre decidió asumir el riesgo de subir al petrolero en medio de un fuerte temporal para evitar que acabara estrellándose contra las rocas. Fue a las 9: 50 cuando un helicóptero lo dejó, junto a sus compañeros, sobre la cubierta. El capitán del Prestige el jefe de máquinas y el primer oficial no atendían las órdenes y, además, al haber desalojado a la tripulación no podían en ningún caso hacerse con el control del buque. Tampoco parecían tener mucho interés en hacerlo. El trabajo de Serafín Díaz era poner en marcha los motores para facilitar un remolque hasta entonces imposible, pero comprobó cómo, sospechosamente, los filtros de la máquina estaban sucios y las válvulas casi inutilizadas. El barco estaba entonces a menos de 5 millas de la costa y la situación era angustiosa. Aun así, logró su propósito y se pudo alejar el petrolero con la ayuda de los remolcadores. Su acción, junto a la de sus compañeros, fue vital para evitar una tragedia inmensa. A Gibraltar para órdenes El capitán- -que protestó ante el juez por la mala atención que según él recibió al ser detenido- -y el primer oficial reconocieron que en el itinerario del barco decidido por los fletadores, se encaminaban a Gibraltar para recibir órdenes, si bien aclaró que no era imprescindible entrar en el puerto de la colonia británica. También coinciden los tres implicados en este caso en atribuir a los problemas de entendimiento alguno de los retrasos que se produjeron cuando se intentó hacer firme el remolque, asegurando que la tripulación del remolcador Ría de Vigo no hablaba correctamente inglés. Una cuestión obviamente descartada por el capitán marítimo de La Coruña, quien recordó que el inglés es el idioma universal en el medio marino Desalojo del buque En su declaración ante el juez de instrucción de Corcubión, Javier Collazo, el jefe de máquinas Argyropoulos Nikolaos, reconoce que advirtió al ca-