Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 11 2002 Nacional 21 El Rey Alfonso XIII con sus hijos los Infantes Jaime, Beatriz, Gonzalo, Alfonso, Cristina y Juan en Santander en 1926 ABC Doña Beatriz, durante su visita a España en 2001 EFE Fallece en Roma a los 93 años la Infanta Doña Beatriz, hija de Alfonso XIII y tía del Rey Los Reyes, el Príncipe de Asturias y las Infantas Cristina, Pilar y Margarita asistirán a los funerales b La Infanta mantenía un contacto estrecho con España y quedó muy emocionada tras su viaje el año pasado a Santander, donde veraneaba antes del exilio JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. La Infanta Doña Beatriz de Borbón y Battenberg, hija de Alfonso XIII y tía de Su Majestad el Rey, falleció ayer a los 93 años en el Palazzo Torlonia, en Roma, donde quedó instalada la capilla ardiente. Su estado de salud se había complicado a lo largo de las últimas semanas, durante las cuales Don Juan Carlos y Doña Sofía han estado en contacto con la Infanta y su familia. Los Reyes, el Príncipe de Asturias y las Infantas Doña Cristina, Doña Pilar y Doña Margarita acudirán el próximo martes en Roma al funeral corpore insepulto que se celebrará en la iglesia española de Santiago y Montserrat, templo en el que descansaron los restos del Rey Alfonso XIII, hasta 1980. Cuando regresen de Roma los Reyes, se oficiarán funerales en España por el eterno descanso de la Infanta. La ceremonia de Roma será presidida por el Cardenal Camarlengo, el español Eduardo Martínez Somalo, acompañado de varios obispos y sacerdotes españoles, así como del cardenal Antonio María Javierre, prefecto emérito de la congregación para el Culto Divino. Al funeral asistierán el embajador de España, José de Carvajal, en representacion del Gobierno, y autoridades italianas. La Infanta recibirá sepultura en el panteón de la familia Torlonia en el cementerio del Verano, donde descansa su marido desde 1986. Doña Beatriz de Borbón y Battenberg, tercera de los cinco hijos de Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg, nació el 22 de junio de 1909 en el Palacio Real de La Granja de San Il- defonso. Tras la proclamación de la II República, el 14 de abril de 1931, abandonó España con la Familia Real y, al renunciar sus hermanos mayores, Don Alfonso y Don Jaime, a los derechos dinásticos en 1933, la Infanta era la segunda en la línea de sucesión, después de Don Juan. No obstante, renunció expresamente al contraer matrimonio morganático en 1935 con Alessan- EXILIADA Y ESTIGMATIZADA RAMÓN PÉREZ- MAURA C on la Infanta Beatriz se extingue la generación de nuestra Familia Real más marcada por el exilio. Todos los Reyes españoles de la Casa de Borbón fueron o vinieron en algún momento- -los más afortunados por ocupar otros tronos- -pero la generación del Conde de Barcelona fue la única que tuvo exilio sin reinar. Doña Beatriz, igual que su hermana la Infanta María Cristina, vivió su juventud estigmatizada por la hemofilia que padecieron sus hermanos Alfonso y Gonzalo y que ella podía portar- -y probablemente transmitió a uno de sus nietos- Tan notorio era su problema que cuando el general Primo de Rivera supo que su hijo Miguel la cortejaba a caballo cerca del Puente de los Franceses despachó a su hijo a América. La enfermedad la marcó indeleblemente: el 12 de agosto de 1934 Beatriz conducía el coche en Klagenfurt cuando al esquivar a un ciclista se estrellaron. Al día siguiente, víctima de una hemorragia interna, moría el Infante Gonzalo en la tristeza de una casa de alquiler austriaca. La víspera de su boda con Alessandro Torlonia- -a la que no asistieron ni su madre ni su hermano Alfonso- -los Reyes de Italia dieron un baile en el que se conocieron Don Juan y Doña María de las Mercedes. Y en su palacio romano en el que ayer falleció vivían los Condes de Barcelona cuando nació Don Juan Carlos. Como tantos españoles del exilio Doña Beatriz rehizo su vida en Italia y escogió vivir allí hasta el fin de sus días, con la añoranza de la patria perdida por la ruptura que había representado el destierro. dro Torlonia, Príncipe de Civitella Cesi. De los cuatro hijos de la Infanta, sobreviven Alejandra Torlonia, nacida en 1936; Marco, sexto Principe de Torlonia, nacido en 1937; y Olimpia, nacida en 1943. La Infanta mantenía un contacto estrecho con España, y había recibido hace pocos meses en su casa de Roma el título de Alcaldesa honoraria de Piélagos, Cantabria, en una ceremonia a la que asistieron el embajador en Italia, José de Carvajal, y el embajador ante la Santa Sede, Carlos Abella y Ramallo. Después de siete décadas de ausencia, la Infanta Doña Beatriz regresó el año pasado a Santander, ciudad en la que veraneó con sus padres y hermanos durante diecisiete años consecutivos. Emocionada, la Infanta visitó su antigua residencia de verano, el Palacio de La Magdalena, así como diversas localidades cántabras, donde fue cálidamente acogida por las autoridades y el pueblo. Nada más conocerse la noticia del fallecimiento, el presidente del Gobierno, José María Aznar, envió desde Praga un telegrama de condolencia al Rey. El Ayuntamiento de la localidad segoviana de La Granja, por su parte, declaró dos días de luto oficial. Doña Beatriz era hija predilecta y esclarecida del municipio segoviano, igual que sus hermanos Don Jaime y Don Juan, que también nacieron en el Palacio de la Granja. La Infanta visitó varias veces esta localidad, en 1998 en compañía de sus familiares.