Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1 11 2002 Cultura 53 Riña en el Mesón del Gallo de Francisco de Goya (hacia 1777) tural, dicen los expertos, es el Prado, junto al cartón de tapiz de la Riña en la Venta Nueva para el que fue boceto preparatorio. Además de la belleza intrínseca del boceto- añaden- sería de gran interés su comparación con el lienzo final, tanto en el cambio de títu- ABC lo, debido al propio artista, como en la introducción de nuevas figuras y en la elección del colorido El cuadro perteneció a Charles Yriarte, persona relacionada con el fabulista y con Bernardo de Iriarte, viceprotector de la Academia de San Fernan- do, nacido en Francia y autor de la primera monografía sobre Goya. El propio Yriarte lo reprodujo en su libro a través de una xilografía de gran fidelidad con el original. Se supone que el cuadro le llegó gracias a sus conexiones familiares, como regalo o adquisión al propio Goya, aunque no se descarta tampoco la posibilidad de que lo adquiriese a través de los herederos del pintor, con quienes estuvo en contacto para escribir su biografía. En el Inventario de 1828 (conocido también como Inventario de Brugada que pudo reflejar los bienes que dejó en la Quinta del Sordo, se registra en el lote número 1 la existencia de diecisiete bocetos pequeños de los tapices. El hecho de que haya muy pocos goyas en manos privadas hace que todos nos debamos felicitar por esta dación (fórmula que, gracias a Hacienda, está permitiendo que nuestros museos se nutran de piezas que, de otra manera, pasarían a coleccionistas privados) Hay quienes piensan que el pintor aragonés ya está suficientemente representado en el Prado y que los esfuerzos financieros deben dirigirse a las no pocas lagunas que tiene la pinacoteca. Pero lo cierto es que siempre es una buena noticia la llegada de un goya al Prado. Lo fue cuando recaló en él la Condesa de Chinchón tras un nada fácil tuya mía entre el Estado y la familia Rúspoli, que deshizo Juan Abelló. En este caso se trata de una obra de mucha menos envergadura que aquélla, pero, como dicen los expertos, muy complementaria con la colección del Prado. El Prado mejora sus servicios y abre, desde hoy, los domingos y festivos por la tarde b El museo no tenía guardarropa, audioguías, ni un sistema de entradas informatizado N. P. MADRID. Por extraño que parezca, el Museo del Prado carecía de puntos de información al visitante adecuados, de guardarropa, de sistema informatizado de entradas y de audioguías. Nuestra principal pinacoteca estaba anclada en el Pleistoceno a nivel de servicios y atención al visitante. Hoy, cualquier museo de provincias cuenta con tales servicios, pero, por increíble que parezca, el Prado no los tenía. Un error que, afortunadamente, ayer quedó subsanado. El museo no podía acometer su ampliación y modernización con estos servicios mínimos Eso sí, llamó la atención que se preparase un acto- un tanto excesivo en su solemnidad- para presentar servicios tan básicos en cualquier museo. Las cámaras de televisión grababan a un sorprendido personal convertido en noticia por un día que ofrecía audioguías, informaba a los visitantes o recogía los abrigos. Entre las novedades más llamativas, la apertura de dos nuevos accesos al museo, quedando finalmente cinco (dos en la Puerta Baja de Goya, otros dos en la Puerta Alta de Goya y uno en la de Murillo) lo que agilizará la entrada de los visitantes y aliviará las colas. Además, se ha recuperado el protagonismo arquitectónico de la rotonda de Goya Alta (buen ejemplo del Neoclasicismo) Pero quizá lo más llamativo sea la apertura del museo los domingos y festivos por la tarde, decisión que se hará efectiva hoy, festividad de todos los santos. La plana mayor del museo (con Eduardo Serra, Miguel Zugaza y Eulalia Boada a la cabeza) presentaron estas mejoras y quisieron rendir un merecido homenaje al personal del museo, representado en el acto en la figura de los dos trabajadores de mantenimiento y vigilancia que llevan más tiempo en el Prado. Vamos cumpliendo lo prometido decía ayer Serra, orgulloso de llevar a cabo estas medidas, capaces de transmitir la voluntad de cambio Zugaza añade que uno de los objetivos, junto con la ampliación, es implicarnos en la mejora de los servicios del museo La presentación se llevó a cabo en una de las cinco nuevas salas de la primera planta que albergarán la pintura italiana y francesa del XVII, con maestros como Caravaggio, Carracci, Gentileschi o Lorena. Estos espacios están cerrados desde que se fueron unos huéspedes tan ilustres como los primitivos italianos, hoy en la planta baja del museo. España compra en subasta un mueble de la colección de Felipe V No acaban en Goya las buenas nuevas para las colecciones españolas. El Estado acaba de adquirir un mueble de gabinete con escudo de armas del Rey Felipe V por 800.000 libras esterlinas (más de 1.266.000 euros) durante una subasta celebrada en la sala Sotheby s de Londres. Atribuida a Henry Van Soest (1659- 1726) uno de los maestros ebanistas de Amberes más importantes de la época, y realizada en 1713, cuando Felipe V ya era Rey de España, la pieza superó el precio estimado, que oscilaba entre 300.000 y 500.000 libras. El motivo, el gran interés que despertó esta pieza, por la que pujaron, además del Estado español, coleccionistas de Francia y Estados Unidos. Hasta 1946, este mueble de gabinete formó parte de la colección de Felipe V. Tras pasar por distintos propietarios, llegó a manos del barón Rothschild, que lo incorporó a su colección en París. Aunque se ignora el lugar definitivo al que irá a parar esta pieza, es probable que recale en el Prado, que posee la pareja. Luis Lafuente, subdirector general de Protección del Patrimonio Histórico de la Dirección General de Bellas Artes, destaca la calidad de esta joya del mobiliario flamenco, que tan ligada está a una parte de nuestra historia. Felipe V ha vuelto a la actualidad gracias a una triple exposición que acaba de inaugurarse en el Prado, el Palacio Real y la Casa de las Alhajas sobre el arte en la Corte del primer Monarca de la Dinastía de los Borbones que reinó en España. En la parte frontal del mueble gabinete aparece la figura triunfal del Monarca, sentado sobre un pedestal, con la corona en la mano izquierda y el bastón de mando en la derecha. A sus pies, aparecen dos prisioneros encadenados y rodean al Rey numerosas armas y estandartes (trofeos militares todos ellos) como símbolo de las conquistas de Felipe V. Completan la escena querubines, que ensalzan la figura triunfal del Rey. El frontal está flanquea- Mueble de gabinete de Felipe V, comprado en subasta en Londres por 800.000 libras esterlinas do, a cada lado, por cuatro cajones ilustrados con escenas de batallas. Este impresionante mueble ABC está realizado en madera de palo de rosa, con marquetería e incrustaciones de carey y cobre.