Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 10 2002 Opinión 5 CÁNDIDO SIN ALUSIONES ünger escribió que nada hay tan implacable como aquel que, primero, tiene razón, y luego es un bellaco, y da el ejemplo de Shylock, de El mercader de Venecia un judío miserable que en mi parecer irrita a la mayoría no porque sea un bellaco, sino porque tiene razón. J LA PÉRTIGA Aznar, en la UE El diario británico Financial Times ha situado a José María Aznar como uno de los tres candidatos favoritos para una futura presidencia de la Unión Europea. Los otros dos elegidos son los primeros ministros de Gran Bretaña y Finlandia, Tony Blair y Martti Ahtisaari, respectivamente. Antes debe ventilarse el debate entre los que abogan por una europa federalista o los que apuestan por la constitucionalista, pero no deja de sorprender el que mientras aquí algunos siguen dudando de que Aznar no vaya a ser el candidato del PP a la presidencia del Gobierno, incluso entre militantes populares, en Europa se conceda toda la credibilidad al anuncio realizado por el presidente del Gobierno español. Nadie es profeta en su tierra y menos en la aventura política. LA FRASE AP Antonio Romero El Gobierno debe restituir el PER si no quiere una guerra civil en el campo andaluz El portavoz de IU en el Parlamento de Andalucía no fue nunca un ejemplo de mesura. Especialista en el cultivo de la demagogia, Antonio Romero tiene el don de pasarse tres pueblos cuando habla. Ayer fue más lejos y se pasó seis comarcas cuando habló de la guerra civil y otras batallas más propias del abuelo Cebolleta. Romero, que por fortuna llevaba un tiempo callado, cree que la supresión del PER es un atentado irrecuperable y que Teófila Martínez no podrá visitar ningún pueblo de Andalucía El portavoz de Izquierda Unida, al que más valdría dar consejos a su compañero Madrazo, se pasó de frenada. Acostumbrados a oírle como quien oye llover, la guerra civil de Romero, don Antiguo, suena rancia y es más difícil de masticar que un chicle de sílex. El partido de rugby que hace 30 años debió enfrentar en Santiago de Chile al equipo uruguayo de los Old Christians y al chileno de los Old Boys se disputó finalmente ayer. Dieciséis de los jugadores uruguayos que sobrevivieron al accidente aéreo sufrido el 13 de octubre de 1972 cuando volaban hacia Santiago para disputar la Copa de la Amistad regresaron ayer a la capital de Chile para conmemorar la odisea que vivieron y jugar el partido entonces aplazado. En un emotivo y simbólico encuentro que sólo duró cinco minutos, los integrantes de ambos equipos recordaron a los otros 29 jugadores y familiares fallecidos en el accidente y rememoraron, una vez más, los dos meses que permanecieron perdidos en los Andes y cómo lograron sobrevivir. En la imagen, varios de los supervivientes rezan antes de comenzar el partido. 30 años después. EL PARTIDO DE RUGBY QUE NUNCA FUE ALBERTO CHRISTIAN MÁRQUEZ IECISÉIS supervivientes uruguayos de la terrible odisea que monopolizó la atención del mundo hace ahora treinta años jugaron ayer- -en Chile y de forma simbólica- -el partido de rugby que nunca llegaron a disputar. En 1972, el encuentro no empezó: se quedó congelado en los Andes, donde el avión en el que viajaba el equipo de Uruguay se precipitó para dar paso a un épico relato de vida y muerte, de sueños de rugby y pesadillas de hambre y frío. Con el impresionante telón de fondo de los Andes nevados, los representantes del equipo del Old Christians de Montevideo de aquella época- -ya cincuentones largos- -se enfrentaron durante cinco minutos a sus viejos rivales, al equipo de los Old Boys de Chile, el mismo que los esperaba hace ahora treinta años. Antes asistieron, rodilla en tierra, a una misa al aire D libre en recuerdo de los otros 29 jugadores, familiares y tripulación del pequeño bimotor Focker que nunca llegó a su destino. Trece de los dieciséis supervivientes tomaron un vuelo para cruzar los Andes y disputar el partido. Otros tres prefirieron cubrir el trayecto por carretera. No quisieron sobrevolar el escenario en el que durante setenta días de 1972 protagonizaron una agónica pelea contra el hambre, la nieve e incluso la moral, una tragedia que les llevó a alimentarse de sus propios compañeros muertos. Ayer, los héroes volvieron también a abrazar al arriero chileno que encontró a los dos desesperados supervivientes que vagaban por la nieve en busca de ayuda. Fue una jornada de símbolos, de abrazos y de llanto emocionado. Finalmente, la Copa de la Amistad pudo ser disputada.