Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 Toros FERIA DE SAN ISIDRO MIÉRCOLES 15 5 2002 ABC Desencuentro y reconciliación de Víctor Puerto con Madrid ZABALA DE LA SERNA FICHA Monumental de Las Ventas. Martes, 14 de mayo de 2002. Cuarta corrida. Lleno. Cinco toros de El Ventorrillo, desiguales de presentación; mansearon en los primeros tercios, fueron desiguales en la muleta, bajos de casta pero manejables; destacó el 4 y uno de Criado Holgado (1 manso y basto. Víctor Puerto, de rioja y oro. Media estocada. Aviso (bronca) En el cuarto, pinchazo y media estocada. Aviso (leve petición y saludos) El Califa, de azul marino y oro. Cuatro pinchazos, uno hondo y tres descabellos (silencio) En el quinto, pinchazo y media estocada (silencio) Rafael de Julia, de berenjena y oro. Pinchazo hondo y dos descabellos (silencio) En el sexto, dos pinchazos y estocada corta (silencio) Si al quinto le hubiera dejado la muleta más en la cara, quizá hubiese evitado las continuas fugas para lograr una mayor conjunción. Los arrojados principios de sus obras, con el pase cambiado por la espalda o pendular, perdieron fuelle en el transcurso de las mismas. Aunque cuando ligó los muletazos la electricidad conectó con el personal. Con la espada, no desentonó de la tónica de estos cuatro días isidriles: no se recuerda una estocada como mandan los cánones. Rafael de Julia contó con el peor lote, uno gazapón y otro de vulgaridad supina en las embestidas, circunstancia que justifica sólo en parte una actuación gris y sin chispa. Otro, por cierto, que con el acero naufragó. MADRID. No se sabe a ciencia cierta cómo principió la trifulca. De repente, sin venir a cuento, se oyó un zafio berrido contra Víctor Puerto: Torero de mierda o algo así. Puerto, que iniciaba todavía faena, tiró del toro a punta de muleta hacia debajo de los tendidos de donde provenía tan injustificado alarido. La faena con el manso y basto ejemplar de Criado Holgado que abría plaza no pasó de voluntariosa y correcta. Pero el clima se palpaba crispado, enrarecido, como si existiese una invisible acritud contra el matador. Había ya un cruce de cables generalizado, en el actuante y en el público. Media estocada, el toro se amorcilla, agonizante, y Víctor Puerto que se emperra en no descabellar. No sé si por su seguridad en la efectividad del acero o por tozudez y desplante. El gentío chillaba, ahora con cierta razón, mientras los estertores se hacían convulsiones. Puerto se empecinó en mantenella y no enmendalla. Y la bronca creció y creció, hasta que la muerte aterrizó sobre el cuerpo negro del animal y le robó el alma. Mentar la madre A veces ocurre: te mientan la madre, sueltas la mano y eres un violento y un chulo. Puerto se ofuscó, sí, pero antes le tocaron el orgullo de manera gratuita y paleta: ¿a qué venían tan groseras palabras? Después su tarde consistió en remontar el ambiente a base de torear y punto. Y lo consiguió con el cinqueño cuarto, que manseó, como toda la corrida, pero que rompió en la muleta. Víctor Puerto se esmeró con el capote, por ceñidas chicuelinas en una especie de quite del perdón al tercero, y en el saludo a la verónica a este segundo de su lote. Galleó de Víctor Puerto se recrea en esta trincherilla de cartel de toros nuevo por Chicuelo y quiso luego otra vez lucirse por el mismo palo, aunque acabó en la verónica. Muleta en mano, bordó un prólogo de faena con una trincherilla y un pase de pecho superiores; bajó la mano derecha en redondo en una serie y en otra más honda y ligada aún. Se sentía la reconciliación, que surgió finalmente, aunque la comunión debería haber sido más profunda si evita las absurdas pausas con las que peca habitualmente y si presenta antes la franela en la zurda. La única y solitaria tanda al natural anotada tuvo su Botán aquél, como la faena en conjunto, que exigió además un esfuerzo extra de concentración para abstraerse del ambiente. El epílogo sobró. Un pinchazo y una media estocada propiciaron un saludo desde el tercio como el abrazo de Vergara, pese a las reticencias de los más rencorosos. El Califa, salvo en algunas fases brillantes, anduvo sin brújula por el ruedo: pisó todos los terrenos en sus dos faenas, deslavazadas y sin unidad, a merced de las querencias que marcaban sus mansotes oponentes. ENTREBARRERAS EL PROTAGONISTA DE HOY He disfrutado en el purgatorio al ascender del infierno al cielo ROSARIO PÉREZ Caballero: Sigo empeñado en lograr mi tercera Puerta Grande GONZÁLEZ LINARES MADRID. Víctor Puerto ascendió ayer del infierno al cielo y comentaba que donde más disfrutó fue en el purgatorio. El purgatorio ha sido la faena al cuarto y creo que he estado a la altura- -manifestó- Lo fundamental es lo a gusto que me he encontrado con un toro que, pese a su nobleza, tenía sus dificultades Respecto a la actitud del público, declaró: Es positivo para un torero que le exijan, puesto que es señal de que no pasa inadvertido y de que puede superarse aún más. Creo que los tendidos se han molestado porque no he cogido el descabello en el primero, pero yo veía que el toro estaba muerto. Además, como pitaron a mi cuadrilla por darle vueltas, estimé más oportuno dejarlo solo El Califa, en su reencuentro con la afición venteña, se marchaba satisfecho por su entrega en el ruedo, aunque mi lote, que se ha rajado, ha imposibilitado el éxito En general- -explicó- la corrida ha sido noble, pero le ha faltado raza Rafael de Julia también opinaba que el encierro carecía de la casta necesaria para que una faena cale en la plaza de Madrid MADRID. El día grande, el de la festividad de San Isidro, trae a Las Ventas la ganadería de Baltasar Ibán, que lidiará nuevamente en corridas de toros tras varios años ausente. Rivera Ordóñez, Javier Castaño y en especial Manuel Caballero han apostado por esta divisa; el albaceteño con la esperanza de que se mueva, dé espectáculo y proporcione el triunfo A los diez años de alternativa, Caballero es uno de los toreros ya consolidados, aunque aún le quedan metas por lograr, como la que se ha propuesto esta Feria: Abrir la Puerta Grande por tercera vez como matador, pues llevo tiempo en busca de ello. Vengo a tope de moral, y con una gran regularidad Hoy cumple su primera tarde y toreará una más en la Feria además de la de Beneficencia, mas llama la atención que no esté anunciado con victorinos, los toros que más gloria le han dado en Madrid. Pero Caballero considera que hay que buscar otras alternativas. Este año he podido escoger, y es el momento de estar tres tardes en Madrid. Espero ganar en todas y contar con la aprobación del público, que es lo más grande